Aumenta presión para frenar deportaciones

Univision.com* | Jan 30, 2013 | 9:14 PM
‘Paren las deportacio... ‘Paren las deportacio...
3 Pausar Auto Play

Así lo piden las familias inmigrantes al mandatario tras el discurso de ayer en Las Vegas y la promesa de una reforma migratoria.

Mientras se debate la reforma migratoria, sindicato pide al gobierno que no expulse a trabajadores

Tras la presentación de dos propuestas de reforma migratoria, una por parte de un grupo bipartidista del Senado y otra por el presidente Barack Obama, confirman la existencia de un escenario propicio para intentar legalizar a los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.
Ambos planes incluyen un camino hacia la legalización que celebran las organizaciones que luchan por los derechos de los inmigrantes. Pero algunos reiteran que mientras el Congreso debate las propuestas, el gobierno debería revisar su polìtica de deportaciones.
“No cabe duda que es el momento de la reforma migratoria”, dijo a Univision.com Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato de Empelados y Servicios (SEIU). “Las organizaciones están movilizando a la gente para forzarlo. No queremos que después encontremos mil excusas para que lo no hagan” (los legisladores).
Agregó que el actual enfoque “se centra en mover la reforma migratoria hacia adelante, poque eso es lo que va a resolver el problema, no sólo de las deportaciones, sino del futuro de los millones de indocumentados”.
¿Qué opina del pedido para que el gobierno frene las deportaciones mientras el Congreso debate la reforma migratoria? Participe en el Foro de Reforma Migratoria.
No bajan la guardia
“Estamos presionando. El presidente ha dicho que tiene jun programa para deportar a los criminales y no a los trabajadores. Pero creo que no es esto lo que ha estado llevando a cabo el Departamento de Seguridad Nacional (DHS)”, dijo el dirigente.
En los últimos cuatro años el gobierno de Obama ha roto sucesivamente los récords de deportaciones. En el año fiscal 2012 la cifra bordeó los 410 mil y según el DHS la mayoría de ellos tenìa antecedentes criminales.
Grupos nacionales pro inmigrantes y sindicatos, entre ellos la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA), El Foro Nacional de Inmigración (NFI) y el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), han reiterado que entre seis a siete de cada 10 deportados no tenía antecedentes criminales que representaran una amenaza para la seguridad nacional.
Números oficiales
La Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE) dijo que de los 409,849 deportados en el curso del año fiscal 2012 (del 1 de octubre de 2011 al 30 de septiembre del año pasado), 225,390 inmigrantes fueron declarados culpables de delitos graves o delitos menores -casi el doble de los delincuentes deportados en el año fiscal 2008-.
Agregó que esto incluye a 1,215 extranjeros condenados por homicidio, 5,557 extranjeros condenados por delitos sexuales, 40,448 extranjeros condenados por delitos relacionados con las drogas, y 36,166 extranjeros condenados por conducir bajo la influencia de estupefacientes.
Activistas de organizaciones pro inmigrantes estiman que un alto nùmero de deportados pudiera legalizar sus permanencias con la reforma migratoria.
Medina estimó que el DHS interpreta de manera diferente la política de deportaciones a como lo hace el presidente Obama, y que mientras eso sigua ocurriendo “vamos a seguir presionando sobre este punto”.
Redadas digitales
Señaló además que una segunda preocupación lo constituyen las denominadas “redadas electrónicas”, el programa federal de verificación de empleo en las empresas.
“Siguen desarrollándose. Todo aquel que no tenga papeles o que la investigación arroje alguna duda sobre sus documentos, aunque esté legal en el país, hacen que los despidan. Miles de trabajadores están perdiendo sus empleos y esto también nos preocupa y seguimos peleando con el DHS”, dijo Medina.
“Creo que el DHS es el problema”, apuntó. “La directiva del presidente es clara. Él habla de criminales, pero siguen deportando a trabajadores”.
El título de “redadas silenciosas” o “redadas digitales” fue otorgado por las organizaciones pro inmigrantes al programa federal E-Verify, una herramienta de verificación creada como parte de las políticas de respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.
De qué se trata
El sistema consiste en una gigantesca base de datos manejada por la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) interconectada con las bases de datos del FBI y de la Administración del Seguro Social (SSA).
El mecanismo establece que los empleadores acceden al sistema -a través de Internet- e ingresa los datos del trabajador para que el gobierno verifique la identidad, coteje su nombre y números de identidad y certifique que tiene autorización para trabajar legalmente en el país.
Puesta en marcha en noviembre de 2003, el E-Verify permitió en 2009 al gobierno de Obama modificar la estrategia de redadas. En vez de ejecutarlas con ruido y ante la mirada del lente de cámaras de televisión y fotográficas, se volvieron silenciosas. El gobierno, en vez de enviar a una fábrica a decenas de agentes armados para arrestar a indocumentados, verifica en computadoras los nombres de miles de trabajadores para conocer quién tiene o no tiene papeles para trabajar legalmente en Estados Unidos.
Una de las principales dudas planteadas por organizaciones de derechos civiles radica en que el sistema prácticamente convirtió en agentes de inmigración a empleadores en todo el país.
Qué dicen los planes
El plan bipartidista de reforma migratoria recomienda crear un nuevo sistema de verificación de empleo más severo y con severos castidos para los empleadores que contraten a sabiendas a inmigrantes indocumentados. El plan de Obama menciona que el actual sistema será modernizado.
El diario Los Angeles Times dijo en uno de sus editoriales del miércoles que después de años de debate, divisiones y estancamiento en Washington, el nuevo escenario reanima las esperanzas de una reforma migratoria amplia en el curso de 2013.
Mientras el debate se asienta en Washington, una coalición de organizaciones comunitarias anunció una marcha para el 10 de abril en la capital estadounidense en apoyo a la reforma migratoria.
La Alianza por la Ciudadanía y el Movimiento para una Reforma Migratoria Justa convocó para la celebración del "Día nacional de movilización", donde pretenden "ponerle el rostro de millones de trabajadores indocumentados invisibles que desean ser parte de la sociedad estadounidense sin temor a ser deportados".
En 2006 cientos de miles salieron a las calles en las principales ciudades con alta concentración de hispanos para exigir una reforma migratoria, luego que el Congreso canceló un Comité de Conferencia que armonizaba dos proyectos de ley, uno que criminalizaba la estadía indocumentada y otro que ofrecía una vía hacia la ciudadanía.
Las marchas revivieron el movimiento por los derechos civiles encabezados por el Doctor Martin Luther King, Jr, a finales de la década de los años sesenta. En 2013 las organizaciones pretenden contar con el mismo nivel de convocatoria.
©Univision.com*
Commentarios