México puede apoyar la Reforma Migratoria, coinciden analistas

ImpreMedia Digital, LLC | Jan 30, 2013 | 12:38 PM

SIGUIENTE:

El Presidente de los Estados Unidos presenta su plan de la reforma migratoria del país.

Esperan una próxima Reforma Migratoria

Sociedad civil, familiares, políticos y el gobierno de México jugarán un papel activo “solidario” a favor de indocumentados en Estados Unidos que aspiran a la regularización a través de una Reforma Migratoria que da sus primeros pasos en el legislativo norteamericano con aval del presidente Barack Obama.
De acuerdo con académicos y activistas entrevistados por este diario, las campañas contra la deportación de mexicanos, la demanda de apoyo de actores políticos clave allá y un cambio de políticas migratorias internas ayudarán al buen fin.
“Estoy seguro que los movimientos sociales en México están preparados para exigir lo justo”, dijo Dámaso Morales, analista del tema migratorio en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) quien previó un activo papel
de las organizaciones de oriundos en la Unión Americana y otras asociaciones aquí.
“Los clubes de mexicanos en el exterior han logrado lazos muy sólidas con sus comunidades y podrían llevar la voz de estas familias bilaterales a través de un lobby fuerte con los actores políticos indicados en Estados Unidos”.
El reto principal para los involucrados –observa- es sacar el tema migratorio de la política doméstica estadounidense a un proyecto regional integral.
En México, una veintena de organizaciones de derechos humanos de migrantes comenzó ese camino desde el año pasado en busca de reformar una Ley de Migración local que consideran inadecuada y un mal ejemplo.
“El siguiente paso es analizar la propuesta del legislativo estadounidense para ver si en México podemos pregonar con el ejemplo cambiando nuestras propias leyes que acosan a los inmigrantes centroamericanos”, dijo Jose Jacques, ex diputado y activista del Movimiento Migrante Mesoamericano.
Aunque hasta el momento el flujo de guatemaltecos, salvadoreños y hondureños continúa sin un incremento con relación a otros años, los observadores del desplazamiento en América Central no descartan que las expectativas de posible regularización genere un repunte, una oleada del sueño americano.
En ese mismo camino, los mexicanos podrían repetir la actitud que en 1986 los impulsó a cruzar sin papeles con la esperanza de ser residentes o ciudadanos estadounidenses tras el anuncio de la amnistía.
“Los gobiernos involucrados jugarán un papel muy importante para evitar esto”, resaltó Agustín Escobar, catedrático del Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas).
“Deberá evitar que se corra la voz de que la Reforma Migratoria beneficiará a cualquiera y con una buena comunicación evitar una nueva ola de inmigrantes porque esto vuelve más vulnerables a los que están allá y ya tienen una historia”.
Muchas expectativas
Rodolfo Casillas, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) agrega que evitar esas falsas esperanzas será trabajo conjunto desde Estados Unidos, México y Centroamérica. “Se debe cambiar la mentalidad de los flujos migratorios de manera nacional y verlos como un problema regional que incluya acuerdos de visas de trabajo y desarrollo económico”.
Frente a escenarios positivos de regularización, Rafael Alarcón, investigador del Colegio de la Frontera Norte (Colef) alertó sobre la importancia de frenar las deportaciones de mexicanos que por infracciones menores están perdiendo la posibilidad de ser incluidos en la Reforma.
“Encontramos muchos casos en la frontera sobre expulsiones que por no pagar un ticket o por infracción de tránsito se les frenó la posibilidad de una legalización aún cuando llevaban años y eran ciudadanos ejemplares. Esto es injusto y parece que es una política deliberada”.
Arturo Escobar, de Ciesas, rastreó casos similares en Jalisco: expulsados por gritar dentro de su casa o por caminar a altas horas de la noche.
Organizaciones como M3 consideran que uno de los primeros pasos para apoyar desde México la Reforma Migratoria será exigir al gobierno de EEUU la detención de las deportaciones. “Sería una primera señal de buena voluntad”, dijo Jacques.
©ImpreMedia Digital, LLC
Comentarios