Santa María trata de recuperarse tras el incendio en discoteca

EFE | Jan 29, 2013 | 11:51 AM

Hay 75 heridos graves

SANTA MARÍA, Brasil - La ciudad brasileña de Santa María, donde 233 personas murieron en el incendio de una discoteca el pasado domingo, trataba de recobrarse anímicamente, a pesar de contar aún con 118 heridos en hospitales, 75 de ellos graves.
El clima en la ciudad era cercano a la normalidad, tan solo algunos crespones negros colgados en balcones recordaban lo ocurrido, mientras que las tiendas volvieron a abrir después de que muchas echaran el candado el lunes en señal de duelo por la mayor tragedia ocurrida en Brasil en más de medio siglo.
Los principales cementerios de este municipio del estado sureño de Río Grande do Sul estaban vacíos, sin rastro de los centenares de automóviles aparcados a sus puertas y miles de personas que acudieron en la víspera para dar sepultura a cerca de cien personas.
El resto de entierros se llevó a cabo en otras localidades de la región y en otros estados brasileños, mientras que hoy había sepelios previstos en Río de Janeiro, Sao Paulo y Paraguay, donde será sepultado Guido Brítez, de 21 años y único extranjero entre los muertos.
La tragedia tan solo se podía palpar a las puertas de la discoteca Kiss, donde se concentraron decenas de curiosos, muchos de los cuales continúan llevando flores y fotografías para recordar a las víctimas, en su gran mayoría estudiantes universitarios.
El dolor se siente en el aire
El repartidor Carlos Souto pasó una hora observando la fachada de la discoteca y dijo a Efe que quería "ver directamente" el lugar donde había ocurrido "algo tan horrible".
"Aquí se siente el dolor, todo Brasil y todo el mundo lo siente", afirmó a Efe a las puertas de la discoteca la enfermera boliviana Isabel Mejía, afincada hace 32 años en Santa María.
Mejía aseguró que su hijo quería haber acudido a la fiesta pero ella no le dejó poniéndole como excusa el dinero y los problemas de espalda que él sufre, según relató.
"Las madres tienen instinto y acerté. Además soy estricta, me educaron así, soy hija de militar", aseguró Mejía, a quien su hijo le agradeció profundamente por haberle prohibido salir aquella fatídica noche.
Varias personas que acudieron a la discoteca opinaron que le costará tiempo a la ciudad recuperarse anímicamente del trauma.
"Las personas se van a acostumbrar con el dolor. Yo no perdí a nadie pero me siento como uno de ellos", comentó a Efe la socorrista Telda Escobar, quien aseguró haber participado en las tareas de identificación de los fallecidos.
Escobar dijo que todos los que participaron en las tareas de rescate e identificación sufrieron mucho con lo que ella definió como "un escenario de guerra".

Hospitales son el punto de concentración

El Centro Deportivo Municipal, el gimnasio que acogió a los muertos y sirvió de velatorio para la mayoría de las familias, estaba prácticamente vacío, con unos pocos obreros limpiando.
Quedaba como testigo un altar creado en plena cancha de baloncesto en torno a una mesa con fotografías, carteles, flores y globos blancos usados la noche del lunes en una manifestación multitudinaria que, según la policía, reunió a 30 mil personas.
Los hospitales eran el punto de concentración de los periodistas que viajaron de todo el mundo y también eran paso obligado para los familiares de las decenas de heridos que permanecen internados.
A primera hora de la mañana el ministro de Salud, Alexandre Padilha, afirmó que 118 heridos permanecen hospitalizados en centros de Santa María y de Porto Alegre, la capital regional, 75 de ellos en estado "crítico".
La mayoría de las víctimas padecen problemas respiratorios producidos por la inhalación de humo tóxico, que han tenido que ser conectados a aparatos de respiración asistida y 20 de ellos sufrieron quemaduras graves.
Padilha alertó que los síntomas de problemas respiratorios pueden evolucionar "rápidamente" y aseguró que algunos pacientes que acudieron entre el domingo y el lunes a los centros médicos con síntomas leves como tos acabaron hospitalizados en unidades de cuidados intensivos.
"Quien estuvo en la discoteca y sienta tos, falta de aire, cansancio, que acuda al médico porque puede evolucionar rápidamente a lo que llamamos una neumonía química", dijo Padilha.
La Unión Nacional de Estudiantes (UNE) expidió un comunicado en el que lamenta la tragedia, de la que dijo "abrió en el corazón de todos los brasileños una herida incurable".
La UNE pidió una investigación "rápida y competente del caso" para esclarecer si hubo fallas en las medidas de seguridad de la discoteca Kiss o negligencia por parte del personal responsable del establecimiento.
©EFE
Comentarios