Senadores dieron a conocer plan de reforma migratoria con ciudadanía

Univision.com | Jan 28, 2013 | 3:11 PM

SIGUIENTE:

El grupo bipartidista, compuesto de cuatro senadores demócratas y cuatro republicanos, esperan que sus principios se puedan convertir en un proyecto de ley para el mes de marzo del presente año.

Proyecto incluye una dura vía hacia la ciudadanía para inmigrantes indocumentados

Un grupo de senadores integrado por demócratas y republicanos dió a conocer el lunes una declaración de `principios para la elaboración de un plan bipartidista de reforma migratoria que, de ser aprobado por ambas cámaras del Congreso, incluirá un duro camino a la ciudadanía para indocumentados.
La dedclaración fue anunciada en la víspera de un discurso que el presidente Barack Obama hará en Las Vegas, Nevada, este martes después del mediodìa y que podrá verlo en vivo por Univision y Univision.com
El grupo lo integran los demócratas Charles Schumer (Nueva York), Dick Durbin (Illinois), Robert Menéndez (Nueva Jersey) y Michael Bennet (Colorado), y los republicanos John McCain (Arizona), Lindsey Graham (Carolina del Sur), Marco Rubio (Florida) y Jeff Flake (Arizona). Graham, Bennet y Flake no asistieron a la conferencia, pero apoyan la iniciativa.
Agradecimientos mutuos
El senador Schumer fue el primero en tomar la palabra durante la conferencia y agradeció el apoyo bipartidista a la declaración de principios, en particular al senador de Arizona John McCain.
“Queremos agraderles a todos, los cinco que estamos aquí y los ocho en total”, indicó.
El senador de Nueva York dijo que el grupo espera que el proyecto pueda ser aprobado por el Comité Judicial en Marzo y aprobado por ambas cámaras a finales del verano.
Schumer indicó además que el líder del comité judicial del Senado, Patrick Leahy, apoya la iniciativa.
Al definir la declaración de principios, Schumer mencionó los cuatro puntos del plan e insistió en que el camino hacia la ciudadanía será duro y que la seguridad frojnteriza es prioritario.
El Senador Durbin dijo que éste era un momento de gran oportunidad para mejorar el actual sistema migratorio que se encuentra roto y advirtió que no va a ser fácil, pero que el grupo que elabora los principios del acuerdo están convendidos que llegarán a buen término.
El Senador Rubio dijo que era un primer paso, que se trataba de un camino largo, y que se aventura a un buen final en el Congreso.
El senador le dijo a The Associated Press que es "difícil decir" cuánto tiempo tendría que esperar un indocumentado en estatus temporal antes de solicitar su residencia permanente.
"Depende obviamente del trabajo que se haga en la frontera. Vamos a establecer estándares para seguridad fronteriza, y si alguna vez vamos a pasar a estas personas del estatus temporal a la residencia permanente, tomará tiempo", indicó.
Durbin rehusó precisar si el plan contempla una fecha límite para que se certifique la seguridad fronteriza porque "aún lo estamos debatiendo".
El senador republicano John McCain dijo que "aún tenemos trabajo por hacer (para mejorar la seguridad) a lo largo de la frontera (con México). La Oficina de Protección Aduanera y Fronteriza necesita tecnología mejor y nueva para monitorear y detector narcotraficantes y otros ingresos ilegales".
Puntos clave
El anteproyecto se basa en cuatro áreas: seguridad fronteriza, vía de ciudadanía para indocumentados, verificación de empleo e inmigración legal.
El grupo bipartidista lleva trabajando varias semanas en la redacción del proyecto que se basa en cuatro áreas: seguridad fronteriza, verificación de empleo, inmigración legal y ciudadanía.
La vía de legalización del plan bipartidista excluye a los indocumentados que tengan antecedentes criminales y se basa, primero, en un proceso para conseguir un estado migratorio temporal o provisorio. Luego de un tiempo y el pago de multas por la permanencia ilegal en Estados Unidos, el inmigrante podrá iniciar el proceso para obtener la residencia temporal, siempre y cuando se coloque a la cola del proceso que demora años.
Una vez conseguida la residencia legal permanente y tras cinco años ininterrumpidos como residente legal, podrá iniciar los trámites para la obtención de la ciudadanía.
El plan incluye un doble fichaje de indocumentados, el primero para acceder a la residencia temporal y el segundo cuando solicite la residencia permanente, además del pago de multas.
Los otros tres capítulos se refieren a la seguridad en las fronteras, verificación de empleo, mejorar el sistema de inmigración legal y reparar el sistema de visados temporales de trabajo, entre otros.
Debate truncado
En 2006 el Congreso canceló el nombramiento del Comité de Conferencia que armonizaba dos planes de reforma migratoria, uno restrictivo aprobado por la Cámara de Representantes y otro amplio con vía de legalización para indocumentados aprobado por el Senado.
A partir de entonces se generó una ola antiinmigrante que entorpeció al menos tres nuevos debates en el Congreso.
Tras los comicios presidenciales del 6 de noviembre de 2012, que permitieron la reelección de Obama para un nuevo mandato de cuatro años, la reforma migratoria volvió a los primeros lugares de las agendas de la Casa Blanca y el Senado gracias al alto porcentaje de votantes hispanos que se inclinaron por Obama (71% de 12.2 millones).
Tanto los anuncios de este lunes como el del martes del mandatario en Nevada, permitirán dibujar un panorama más claro de la reforma migratoria y las probabilidades de ser aprobada en el Congreso en el curso de 2013.
En Estados Unidos viven 11 millones de inmigrantes indocumentados y la mayoría de ellos es de origen latinoamericano.
Crece optimismo
Activistas a favor de una eforma miratoria expresaron optimismo el lunes por los renovados esfuerzos de Obama y del Congreso sobre la legaización de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.
Cory Smith, directora del Americans for Immigrant Justice en Washington DC. elogió los esfuerzos de los senadores de ambos partidos que acordaron delinear los principios generales de una reforma migratoria. "Nuestro país necesita desesperadamente soluciones sólidas de inmigración", dijo, y señaló que al colocar a los indocumentados en una v-ia de legalización, "gana" Estados Unidos.
"Tenemos una gran esperanza", dijo la monja Simone Campbell, directora de la organización católica NETWORK, que el año pasado recorrió en autobús varios estados del país para protestar contra recortes a programas sociales.
El American Immigration Council dio la bienvenida al anuncio bipartidista de reforma migratoria y dijo el paso no solo era necesario, sino que es posible, en eferencia a la legalización de la mayoría de los 11 millones de indocumentados. Agregó que la conferencia de este lunes "es un gran punto de partida".
Benjamin Johnson, director ejecutivo del Consejo Americano de Inmigración, dijo que el paso dado por los senadores Schumer, McCain, Durbin, Graham, Menéndez, Rubio, Bennett y Flake es un gesto "honesto", y que a pesar de lo difñicil del tema, se avisora un final posible.
Mary Kay Henry, presidenta del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU), que agrupa a un gran número de trabajadores inmigrantes, manifestó que es hora de un acuerdo bipartidista para que "se convierta en realidad una reforma de sentido común".
La directora de la Coalición de Inmigración de Nueva York, Chung-Wha Hong, destacó la importancia de una reforma justa que frente las detenciones y deportaciones de inmigrantes que afectan los "valores familiares" del país.
Los activistas anunciaron un mitin, denominado "Llamado a la acción", el 10 de abril en Washington para pedir a la Casa Blanca y el Congreso acordar el camino a la ciudadanía para unos 11 millones de indocumentados en el país.
La presidenta y directora del Centro de Justicia Asiático-Estadundiense, Mee Moua, manifestó que los grupos participarán activamente en las conversaciones bipartidistas en el Congreso.
Reid complacido
Tras el anuncio, el líder del Senado, Harry Reid (demócrata de Nevada), dijo que “reparar las fallas de nuestro sistema migratorio es una prioridad urgente, así que apoyo plenamente los esfuerzos de este grupo bipartidista de senadores quienes están tratando de resolver este problema".
"Necesitamos una solución integral que incluya un camino arduo pero justo a la ciudadanía para los aproximadamente 11 millones de personas en nuestro país que son indocumentados, y un plan que también mantenga nuestras fronteras seguras. Este marco legal se ajusta a esos criterios, y me alienta mucho ver a este grupo progresando y creando común acuerdo·, dijo.
Reid agregó que "para mí, personalmente, es muy importante que por fin resolvamos este problema. Pero la verdadera prueba de nuestro liderazgo será convertir esto en ley y nada menos que el éxito será aceptable para mí".
"El momento para hacer esto una realidad ha llegado”, concluyó.
©Univision.com
Comentarios