Unos 233 muertos al incendiarse una discoteca en Brasil

Univision.com | Jan 27, 2013 | 6:41 AM

SIGUIENTE:

Autoridades brasileñas reportan cientos de muertos tras un incendio en una discoteca en la ciudad de Santa Maria. El video muestra equipos de rescate en la escena.

Bomberos revisan los escombros en busca de más víctimas de la tragedia

Fuentes oficiales informaron que el incendio de la discoteca Kiss en la ciudad brasileña de Santa María dejó 233 muertos y no 245 como se había informado inicialmente.
De acuerdo con la agencia de noticias Efe, el Batallón de Operaciones Especiales de la Policía Militarizada del Estado de Río Grande do Sul informó que del total de víctimas fatales, 120 son hombres y 112 mujeres.
El oficial explicó que las tareas de remoción de los escombros de la discoteca fueron concluidas y que todos los cadáveres encontrados en el local fueron trasladados al Centro Deportivo Municipal.
La mayoría de las víctimas son jóvenes. Centenares resultaron heridos tras un incendio desatado en las instalaciones del club nocturno.
El agente Sandro Meinerz, de la Policía civil de la ciudad de Santa María, dijo a medios locales que el fuego ocurrió a eso de las 02:00 AM del domingo durante la presentación de una banda, reportó The Associated Press.
Las causas del siniestro
El uso de un artefacto pirotécnico dentro de una local cerrado, el pánico provocado por la rápida expansión de la humareda y las puertas cerradas por los vigilantes figuran entre las causas de la tragedia.
La conflagración comenzó cuando fue encendido en el escenario un equipo de fuegos pirotécnicos conocido como "Lluvia de plata", cuyas chispas alcanzaron la espuma utilizada como aislante acústico en el techo del establecimiento.
"Todo comenzó porque utilizaron artefactos pirotécnicos en un local cerrado. Eso generó un incendio y un humo muy tóxico que se expandió rápidamente", explicó el comandante del Cuerpo de Bomberos de Río Grande do Sul, coronel Guido de Melo.
"El uso de un equipo no permitido terminó provocando la tragedia", agregó el oficial, quien informó que la licencia de funcionamiento de la discoteca estaba vencida.
Según Ingrid Goldani, una de las empleadas de la discoteca Kiss, la humareda cubrió todo el local en cerca de tres minutos.
"Los integrantes de la banda Gurizada Fandangueira, que tocaban en el momento y encendieron el artefacto que provoca las chispas, intentaron inicialmente apagar las llamas con agua y después con un extintor. No sé si no consiguieron manipular el extintor, pero el fuego y el humo se expandió rápidamente", dijo.
En ese momento se apagaron las luces y todo quedó oscuro, relató el cantante Valterson Wotrich, conocido como "Pimenta" y vocalista de la primera banda en presentarse.
Las llamas y la humareda provocaron pánico entre las personas que estaban en la discoteca, al menos mil según algunas fuentes, y una estampida hacia las puertas de salida, en donde muchos murieron pisoteados.
"Recibimos la información de personas que estaban en el lugar de que los vigilantes de la discoteca inicialmente cerraron las puertas y no permitieron una rápida evacuación. Eso provocó aún más pánico y tumulto", según el comandante del Cuerpo de Bomberos.
Según los testigos, los vigilantes al parecer no sabían lo que había ocurrido y querían impedir que los estudiantes salieran de la discoteca sin pagar la cuenta.
El incendio fue controlado
"Terminamos de controlar el incendio en el lugar y ahora estamos en la retirada de los cuerpos", dijo el coronel del comando de bomberos, Silvia Fuchs, citado por G1.
"No podemos precisar el número exacto de muertos. Ellos entraron en pánico y acabaron pisoteándose unos a otros. La principal causa de muerte fue la asfixia", dijo el comandante de bomberos, Guido de Melo, al diario Estadao.
Unas dos mil personas se encontraban en el establecimiento cuando comenzó el fuego, causado por un espectáculo de pirotecnia en el interior del establecimiento.
El siniestro fue controlado a eso de las 05:30 de la madrugada, pero a eso de las 07:00 horas locales todavía había bomberos en el lugar revisando os escombros.
Según Bastianello, además de los cadáveres que ya llegaron al gimnasio, otros seis están en hospitales a los que fueron conducidos tanto en Santa María como en otras ciudades de Río Grande do Sul, estado del sur de Brasil fronterizo con Argentina y Uruguay.
Los bomberos y la policía aún trabajan en los escombros para tratar de establecer las causas de la tragedia.
Rousseff canceló su agenda en Chile
La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, canceló su agenda en Santiago de Chile, en donde participaba en la Cumbre Celac-UE y anunció su inmediato viaje a Santa María para prestar solidaridad personalmente y ofrecer la ayuda posible.
Rousseff fue informada a primera hora del domingo de la tragedia en su país que cobró la vida de más de 200 personas durante un incendio en una discoteca.
"Quien necesita de mí en este momento es el pueblo brasileño. Le pedí a todos los ministros ayudar en todo lo que puedan y trasladarse allá, y yo también estaré allá", aseguró Rousseff en declaraciones que concedió a medios brasileños en Chile.
En la discoteca escenario de la tragedia se realizaba una fiesta de los estudiantes de diferentes facultades de la Universidad Federal de Santa María con la presentación de bandas musicales.
La policía aún no ha podido establecer cuántas personas estaban en el establecimiento en el momento de la tragedia, pero diferentes versiones indican que el número era entre mil y dos mil.
Tristeza en Brasil
El gobernador del estado austral de Rio Grande do Sul, Tarso Genro, lamentó el incendio en un mensaje en su cuenta de Twitter. "Domingo triste, estamos tomando todas las medidas posibles. Estaré en Santa María al final de la mañana", escribió Genro.
Bomberos en el lugar del fuego revisan los escombros para buscar más victimas. Indicaron que la mayoría de las víctimas falleció por asfixia.
El edificio donde funcionaba la discoteca quedó totalmente destruido a causa del voraz incendio y corre el riesgo de colapsar, dijeron las autoridades.
El coronel Guido de Melo, comandante general del cuerpo de bomberos, dijo a la agencia Reuters en el lugar de la tragedia que había “cundido el pánico” y que “acabaron pisoteándose entre sí”.
Testigos de la tratedia dijeron que el recinto sólo tenía una pequeña puerta y que en las afueras había un montón de gente cuando ocurió el siniestro.
O Globo tambien reportó que los heridos fueron trasladados a hospitales de la Universidad, el Ejército y la Caridad de Salud en el Hogar Santa María.
En el gimnasio del centro deportico de la ciudad fue instalado un comité de gestión de crisis para atender a los familiares de las víctimas.
Sin escapes
Las primeras investigaciones apuntan que el siniestro comenzó luego que un petardo incendió el techo de la discoteca, el que habría sido lanzado por un integrante de una banda de música que actuaba en el lugar. Las chispas golpearon la espuma de aislamiento acústico y de inmediato se propagaron las llamas.
El recinto contaba con una sola salida. Los bomberos abrieron un agujero en una de las paredes del establecimiento para poder ingresar al sitio y socorrer víctimas.
Los heridos estaban siendo atendidos en hospitales públicos de la localidad.
Según la emisora local Radio Gaucha, los centros de salud hicieron un llamado a la población para donar sangre para atender a los heridos, dijo AP. Las autoridades también solicitaron médicos y enfermeras voluntarios para atender a los heridos.
Según el periódico Diario de Santa María, el recinto contaba con solo una puerta de ingreso y salida, y que hubo una estampida en el momento en que se desató el incendio. Gran parte de las víctimas tenía sobre el pecho sus teléfonos celulares y muchos aparatos sonaban sin cesar.
Irregularidades mortales
El comandante del Cuerpo de Bomberos de Santa María, Moisés Fux da Silva, dijo a la radio CBN que el establecimiento estaba con la licencia vencida.
La policía aún no ha podido establecer cuántas personas estaban en el establecimiento en el momento de la tragedia, pero diferentes versiones indican que el número era entre mil y dos mil.
Según el comandante del Cuerpo de Bomberos de Río Grande do Sul, coronel Guido de Melo, algunos testigos dijeron que los guardias del establecimiento inicialmente cerraron las puertas para impedir la salida de personas sin pagar.
La dificultad en la evacuación causó numerosas muertes por asfixia.
"La mayoría terminó muriendo por asfixia, por la inhalación de los gases tóxicos, y muy pocos por quemaduras. Lo que provocó la tragedia fue el uso de un artefacto no autorizado, el pánico, la inhalación de humo tóxico y la puerta cerrada", afirmó el oficial.
©Univision.com
Comentarios