La ley de salud y el mercado laboral

ImpreMedia Digital, LLC | Jan 22, 2013 | 6:39 AM
Desde que el presidente Obama ratificó la Ley de Salud a Bajo Precio (ACA), el 23 de marzo de 2010, se han observado efectos positivos con respecto a la cobertura de las personas que carecían de seguro médico. Sin embargo, poco se ha dicho sobre los efectos de esta ley en la economía, especialmente en una época en que el país atraviesa por una recesión.
El Instituto Económico, organismo independiente de investigación para el Consejo del Área de la Bahía, acaba de publicar el estudio denominado El Impacto Económico de la Ley de Salud a Bajo Precio en California en el que evalúa el impacto de la ley de salud en el mercado laboral y la economía del estado. El informe también destaca el efecto que habría tenido la ley si se hubiera implementado por completo en el año 2010.
"Quisimos traer un a información precisa al debate que se ha suscitado sobre los efectos de la Ley de Salud a Bajo Precio en la economía", dijo Micah Weinberg, uno de los autores del informe, "El Consejo del Área de la Bahía se preocupa profundamente por la economía de California por lo que quisimos asegurarnos de que se comprendieran los hechos reales sobre el efecto de la ley".
Según el informe, una de las consecuencias favorables para la economía de California seria la capacidad que tendrían los trabajadores de poder cambiar de empleo dentro o fuera de su campo profesional, sin temor a no obtener nueva cobertura médica, lo cual significaría una movilización de 376,000 más trabajadores dentro del campo laboral. Antes de la promulgación de la ley, un empleado tendía a permanecer en el mismo lugar de trabajo por temor a perder su cobertura médica, especialmente si tenía una condición médica preexistente. Las disposiciones que se encuentran actualmente en vigencia permiten que un trabajador obtenga seguro médico a través de su empleador o a través de la cobertura de sus padres, si es menor de 26 años. A partir de 2012, podrá obtener cobertura en el mercado de intercambio de seguros. "La reducción de la desventaja en el cambio de empleos ayudará realmente a las personas productivas a buscar mejores empleos", dijo Weinberg.
El impacto en la creación de casi 99,000 nuevos empleos en todo el estado, tanto en el sector salud como fuera de ella, de los cuales 58,000 de estarán ubicados en el sur de California, es otro de los factores que se analizan en el informe. Esto contribuirá a un incremento de productividad de la fuerza laboral por un valor de 563 millones de dólares y generaría un rendimiento de 4,4 mil millones de dólares en el Producto Estatal Bruto (GPS).
"El informe muestra los empleos que se habrían creado y el impacto económico que el estado habría logrado si se hubiera implementado la ley", dijo Weinberg. "Pero también sugiere que, a medida que California y el resto del país continua experimentando una modesta recuperación económica, la implementación de la Ley de Salud a Bajo Precio es una clave importante en ese progreso económico".
El estudio también analiza el incremento de la fuerza laboral por industrias, en donde el sector de asistencia médica y servicios sociales ocupan el primer lugar con la creación de 46,671 nuevos empleos, lo cual constituirá el 47% de nuevos empleos en el mercado laboral. Este sector será seguido por el área de servicios de alojamiento y alimentación, con la creación de 21,089 empleos y el área de comercio al por menor en donde se observarán otros 9,240 puestos de trabajo. Asimismo señalan los sectores en donde se predicen una cifra menor de nuevos empleos, entre los cuales destacan el sector manufacturero, con 3,546 menos puestos de trabajo, y el sector educativo, con 2,064 empleos disponibles.
Asimismo, el informe hace énfasis en el efecto positivo que habría tenido la ley de haberse implementado por completo desde el mismo momento de su promulgación ya que la ley de salud otorga a un trabajador más ventajas para obtener cobertura médica, lo
que tendía un efecto positivo en su salud e incrementaría su participación en el mercado laboral. El estudio sugiere que esta relación habría traído como consecuencia la participación de 47,185 personas que habrían podido formar parte de la fuerza de trabajo a partir del año 2010.
"Si un individuo posee cobertura médica, es algo bueno para su salud y, por lo tanto, bueno para la productividad en general", añadió Weinberg.
©ImpreMedia Digital, LLC
Commentarios