La salud también comienza en el lugar de trabajo

ImpreMedia Digital, LLC | Jan 22, 2013 | 12:12 AM

ACA también apoya el bienestar entre los trabajadores

De acuerdo con el informe publicado en 2008 por el Instituto de Investigación para la Salud del PricewaterhouseCoopers, Identificación de los Despilfarros en los Gastos de los Servicios de Salud, el gasto anual en el tratamiento de enfermedades preventivas oscila entre 303 a 493 mil millones de dólares, ocasionando que el costo de la economía en cuanto a pérdida en la productividad, ausentismo o asistencia al trabajo con alguna enfermedad, sea tres o cuatro veces más alta.
Un estudio llevado a cabo por Gallup encontró que el 86 por ciento de los empleados en Estados Unidos presentan enfermedades crónicas o sobrepeso que los obligan a ausentarse de su trabajo. De acuerdo con el estudio, el número de días de ausentismo asciende a 465 millones, ocasionando una pérdida de productividad anual de aproximadamente 153 millones de dólares.
Otro de los factores que implican pérdida de productividad se relaciona con los trabajadores que asisten enfermos a su trabajo. Un estudio de caso realizado por el Centro de Prevención y Control de Enfermedades destaca que este factor que ocasiona 225 mil millones de dólares en pérdidas anuales, con un promedio de 1,685 dólares por empleado.
"Hace 100 años las primeras causas de muerte eran por problemas de infección. Hoy las causas de mortalidad es la obesidad, diabetes y otras enfermedades que tienen que ver con el estilo de vida", dijo el Dr. Robert K. Ross, presidente y director ejecutivo del California Endowment durante una conferencia realizada recientemente en Silicon Valley denominada "La salud empieza aquí, en nuestro lugar de trabajo". "Con tantas personas en situación de riesgo por la obesidad y las enfermedades relacionadas con la obesidad, necesitamos más líderes como los de Silicon Valley que trabajen para mejorar la salud de nuestras comunidades y sabemos que podemos empezar por hacer de la salud ocurra en el lugar de trabajo".
Una de los fundamentos de la Ley de Salud a Bajo Precio (ACA) es la de crear una cultura de salud y prevención tanto en el lugar de trabajo como en las comunidades. Es por ello que la ley también está promoviendo los programas de salud para los pequeños empresarios y sus empleados a través de subsidios, incentivos, descuentos y asesoramiento para programas de bienestar físico.
"Cuando los trabajadores están saludables son tres veces más productivos y se reduce significativamente la inasistencia al empleo", dijo el Dr. Todd Dray, de Káiser Permanente de la ciudad de Santa Clara, durante la conferencia de Silicon Valley.
Las pequeñas empresas pueden establecer sus propios programas de bienestar físico que incluyan el ofrecimiento de opciones de alimentos saludables en las cafeterías y maquinas expendedoras, la designación de ambientes libres de humo de cigarrillo. Podrían ofrecer también un horario flexible para que los trabajadores tenga acceso a alguna actividad física.
Actualmente los pequeños empresarios pueden ofrecer a sus empleados descuentos en las primas, reembolsos o cualquier otro tipo de gratificación de hasta un 20 por ciento en la cobertura médica. Esto es un factor estimulante para que los pequeños empresarios participen en los programas de bienestar y prevención, ya que los empleados saludables pierden menos días de trabajo y son más productivos. Los altos costos en la cobertura de salud pueden ser reducidos si las pequeñas empresas invierten en programas de bienestar integrales que tomen en cuenta la salud física, mental y social de sus empleados.
La implementación de programas de bienestar en las empresas causaría un efecto positivo en la productividad de la compañía ya que educa a los empleados sobre hábitos alimenticios y la importancia de la actividad física y los ayuda a obtener los chequeos médicos y consultas de seguimiento necesarios. Un estudio publicado por el Harvard Business Review en diciembre de 2010, ¿Cuál es el rendimiento sólido en los programas de bienestar pata empleados?, señala que la implementación de estos programas por algunas empresas contribuyó al ahorro de tres dólares por cada dólar invertido en dichos programas.
Un ejemplo de esta iniciativa es la desarrollada por la compañía Aviat Network, con sede en Santa Clara, la cual ha organizado un programa de bienestar para sus empleados dos veces por semana. El programa se inició el pasado mes de marzo, con caminata de 30 minutos de duración que se llevan a cabo los martes y jueves a las 10 de la mañana en los alrededores de las instalaciones.
"Aunque no todos participan cada vez se han ido incorporando más empleados a esta caminata de 30 minutos", dijo María Ramírez, Administradora de Beneficios de la compañía. Muchos de ellos me han comentado que se sienten emocionalmente bien y se llenan de energía".
De acuerdo con la encuesta del Plan de Beneficios del Empleado de la Fundación Internacional, Programas de bienestar y cuidado de salud basados en costos, publicado en mayo de este año, aproximadamente el 60 por ciento de las compañías estadounidenses han implementado programas de bienestar desde el año 2008. El estudio también señala que el 83 por ciento de las compañías observaron un rendimiento positivo.
"Sin lugar a dudas, los empleados están comenzando a entender la conexión directa que pueden tener las iniciativas de bienestar tanto en la salud de los empleados y el ahorro en los costos de los planes de cobertura de salud", dijo Michael Wilson, director ejecutivo de la fundación internacional en un comunicado de prensa reciente.
La encuesta también señala que el 45.6 por ciento de las compañías indicaron el mejoramiento de la condición física como una de las razones más dominantes para adoptar programas de bienestar. Un 39.8 por ciento mencionaron los costos de los servicios de salud como factor dominante.
Según la encuesta, aproximadamente el 90 por ciento de las compañías encuestadas que poseían programas de bienestar ofrecen también incentivos para incrementar la participación en dichos programas. Certificados y tarjetas de regalo, reducción de las primas en los seguros médicos, rifas y premios o dinero en efectivo eran algunos de los incentivos ofrecidos por ellos
"Una medida del éxito de un programa de bienestar es el índice de participación" ha dicho Julie Stich, especialista de investigación e información de la fundación internacional. "Las organizaciones no se dan cuenta de los beneficios hasta que no se observa suficiente participación".
©ImpreMedia Digital, LLC
Comentarios