México esperará dictamen sobre Boeing 787 para adquirir avión presidencial

EFE | Jan 19, 2013 | 12:16 PM

Buscan garantizar la seguridad del presidente

El Gobierno mexicano dijo que esperará los dictámenes técnicos sobre la seguridad de los aviones Boeing 787 en Estados Unidos para tomar una decisión sobre la adquisición del avión presidencial programada para este año.
"La prioridad del Gobierno mexicano es adoptar todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad del titular del Ejecutivo", precisó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en un comunicado.
La Agencia Federal de Aviación (FAA) de EEUU decidió esta semana suspender todos los vuelos de los modelos Boeing 787 hasta que se demuestre que son seguros, luego de diversas averías registradas en esas aeronaves.
El ministerio mexicano explicó que en estos momentos la investigación se encuentra en "la etapa técnico científica de peritajes".
La SCT indicó que esperará "el dictamen que en su oportunidad emita esta empresa y su correspondiente validación, por parte de la autoridad aeronáutica" de EEUU, país de origen del fabricante, "de acuerdo con lo establecido en el Convenio de Chicago, que fija las reglas y normas de operación de la aviación civil en el mundo" .
En caso necesario, "el Gobierno mexicano acudirá a la opinión de los mejores expertos internacionales para garantizar la aeronavegabilidad sin riesgos de estos equipos", añadió.
El año pasado, las autoridades mexicanas decidieron que se usará una aeronave Boeing 787 para sustituir al actual avión presidencial TP-01 "Benito Juárez", que cumplió 24 años de servicio desde que fue adquirido en 1988, lo que fue criticado por la oposición.
Según medios locales, las autoridades mexicanas habían ratificado su interés en concretar la operación, aunque esta declaración de la SCT lo pone en duda.
El excandidato presidencial de la izquierda Andrés Manuel López Obrador pidió ayer la cancelación de la operación, tras las "fallas de origen" detectadas en ese aparato, cuya adquisición considera un despilfarro.
La SCT aclaró también que por ahora "ninguna de estas aeronaves vuela actualmente en el espacio aéreo nacional", y afirmó que los primeros aviones de estas características, adquiridos por una empresa mexicana, serán entregados a partir del segundo semestre de este año.
Aeroméxico, la línea de bandera de México, ratificó su decisión de incorporar 19 equipos Boeing 787 Dreamliner a su flota, al manifestar que "tiene absoluta confianza" en ese fabricante y en todos sus productos. 
©EFE
Commentarios