Dreamer insiste a Obama que frene las deportaciones

Univision.com* | Jan 17, 2013 | 5:21 PM

Erika Andiola pide a otros soñadores que utilicen redes sociales para denunciar sufrimientos causados por expulsiones de ICE

La mañana del 10 de enero quedará grabada para siempre en la memoria de Erika Andiola. Un grupo de agentes de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE) llegó a su casa en Mesa, Arizona, y peguntó por el paradero de su madre, María Arreola. Cuando la identificaron, la esposaron y se la llevaron con rumbo desconocido. Y también a su hermano, Heriberto, dos inmigrantes mexicanos indocumentados que forman parte de los 11 millones que aguardan una reforma migratoria en Estados Unidos.
Andiola dijo que preguntó a los agentes adónde se los llevaban, pero no le dijeron. Sólo de comunicaron que se encontraban ilegalmente en Estados Unidos.
Mientras el gobierno ejecutaba la deportación de los detenidos, Andiola fue a su escritorio, encendió la computadora y grabó un video que luego colgó en Youtube.
“Mi madre y mi hermano fueron llevados por agentes de inmigración”, contó entre lágrimas. “Ellos (los agentes ferales de inmigración) vinieron a mi casa, tocaron a mi puerta. Mi hermano estaba afuera con un vecino. Ellos preguntaron por mi madre y aseguraron que no le iban a hacer nada a ella. Mi madre luego salió y se la llevaron sin explicación ninguna”.
El dramático testimonio de Andiola agrega: “Después me preguntaron si mi hermano estaba relacionado a mí y yo les conteste sí, es mi hermano. Y simplemente se lo llevaron a él también”.
“Se lo llevaron y no me quisieron decir por qué. Sólo me dijeron que se los tenían que llevar a ambos porque ellos estaban aquí ilegalmente”.
¿Qué opina del llamado a denunciar en las redes sociales el sufrimiento de los indocumentados golpeados por las deportaciones? Participe en el Foro de Reforma Migratoria.
Por todas partes
El video se viralizó con la velocidad del rayo. En pocas horas todos sabían del arresto y comenzaron los mensajes de apoyo y las exigencias al gobierno para que detuviera las deportaciones.
“Estoy bajo el amparo de la Acción Diferida”, contó Andiola a Univision.com. “Conozco a mucha gente, a congresistas, activistas, y todos me llamaron para ofrecer ayuda”.
En tiempo récord la noticia del arresto llegó a los medios de comunicación y en menos de 12 la redada en casa de los Andiola-Arreola era noticia nacional.
El mismo día del arresto, la madre de Andiola fue fichada y puesta en proceso de deportación. Por la noche la subieron a un bus con destino a la frontera. Pero cuando todo indicaba que regresaría a México, fue regresada y puesta en libertad. Horas más tarde del 11 de enero, su hermano también recuperó la libertad tras permanecer detenido en una estacón de ICE.
“Ya todo está regresando a la normalidad”, dijo. “Ha sido difícil. Ahora estamos trabajando con nuestro abogado en los siguientes pasos que tenemos que dar con mi mamá y mi hermano para permanecer en Estados Unidos, juntos, como familia. Ambos están libres, pero en proceso de deportación”.
La segunda preocupación de los Andiola-Arreola es conseguir un permiso de trabajo, para sobrevivir y costear los gastos que implica enfrentar un proceso de deportación.
“El abogado está ayudando a mi mamá y a mi hermano a resolver eso”, dijo. “Estamos trabajando duro con eso. Y también seguirnos luchando por conseguir que el Congreso apruebe una reforma migratoria comprensiva, y que el presidente Barack Obama se de cuenta de las deportaciones”.
“Están deportando a familias que no han cometido crímenes. Y el presidente tiene formas para frenar esto”, puntualizó.
Récord de deportaciones
En los últimos cuatro años la Administración Obama ha roto récords sucesivos de deportaciones. En 2012 la cifra alcanzó los 410 mil, frente a 397 mil de 2011. El gobierno asegura que la mayoría de los extranjeros expulsados tenía antecedentes criminales, pero organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes insisten que entre seis o siete de cada 10 deportados no tenía faltas que representaran una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos.
Sobre el debate de la reforma migratoria en el Congreso, Andiola pidió al Congreso que “acabe con los juegos de la política”, y en Arizona están solicitando a los senadores republicanos John McCain y Jeff Flake “que escuchen las historias de las familias que están siendo separadas por las deportaciones”.
Luego agregó: “Les digo a los demás muchachos (dreamers) que tomen mi ejemplo, que usen las redes sociales. Es una forma de parar las deportaciones y también dejarle saber al pueblo estadounidense de nuestras vidas para que frenen las deportaciones”.
“Definitivamente le pedimos a la gente que salga, que denuncie para poder parar las expulsiones y no permitir que sigan separando a las familias”.
Redes sociales
Cuando Andiola colgó el video con la denuncia tras el arresto de su madre y su hermano, también utilizó las redes sociales Twitter y Facebook. La respuesta fue inmediata.
Días después de la pesadilla, Andiola recibió una oferta de trabajo en la oficina de la nueva congresista demócrata de Arizona Krysten Sinema.
Actualmente la joven activista está protegida por la Acción Diferida, un beneficio migratorio decretado por el gobierno de Obama el 15 de junio y activado el 15 de agosto del año pasado para algunos jóvenes indocumentados que ingresaron siendo niños a Estados Unidos y carecen de antecedentes criminales. El amparo frena las órdenes de deportación de manera temporal y les otorga un permiso de trabajo provisorio.
Los Arreola-Andiola ingresaron ilegalmente a Estados Unidos en 1998 y fueron detenidos en la frontera y regresados de inmediato a México. “No me acuerdo mucho, pero creo que volvimos el mismo día”, contó. Tiempo después su madre fue detenida por una infracción de tránsito y conducir sin una licencia de manejar.
El gobierno de Obama ha asegurado que ICE está enfocado en aquellos indocumentados que tienen antecedentes criminales serios y que representan una amenaza grave para la seguridad del país.
Un reciente informe del Migration Policy Institute (MPI) reveló que en 2012 el gobierno de Obama gastó $18 mil millones en ejecutar la política migratoria, principalmente en la frontera con México y el control de la inmigración indocumentada. El monto supera los presupuestos de la DEA, el FBI y el Servicio Secreto juntos.
©Univision.com*
Commentarios