ONU denunció ambiente de xenofobia en Arizona

AFP | Oct 05, 2010 | 2:45 PM

Registran abusos a pesar de suspensiones a la SB1070

MADRID - El "ambiente de xenofobia" presente en varias zonas de Estados Unidos propicia "abusos" a inmigrantes a pesar de la suspensión de la ley de Arizona SB1070, denunció el martes el relator especial de la ONU para los derechos humanos de los inmigrantes, el mexicano Jorge Bustamante.
Aunque los puntos más controvertidos de la nueva ley migratoria aprobada por el estado de Arizona (sur) están suspendidos por una jueza federal, esa legislación "ha tenido consecuencias sociales", declaró a la AFP Bustamante en Madrid, donde acudió para dar una conferencia al respecto.
"En el ínterin están ocurriendo situaciones que se derivan de ese ambiente de xenofobia, ese sentimiento antiinmigrante que predomina en el estado de Arizona y en otras partes de Estados Unidos y que conduce a condiciones de vulnerabilidad de parte de los inmigrantes y conduce a abusos", explicó.Ley "racista"
Bustamante tachó de "racista" la ley por dar derecho a la policía a detener y expulsar personas "a partir de sus apariencias, y la principal apariencia es el color de la piel", criticó.
Además recordó que la aprobación de esta ley, que sigue a otras tomadas en el pasado en Arizona y en California (suroeste) "constituye una violación a lo que establece la constitución de Estados Unidos", que estipula que sólo puede legislarse sobre inmigración a nivel federal y no estatal.
En julio, una juez federal estadounidense bloqueó las partes controvertidas de la ley antiinmigrantes de Arizona, un día antes de su entrada en vigor, después de que la impugnara el gobierno de Barack Obama.
Respeto a la soberanía
Pero Bustamante defendió el "respeto a la soberanía de las naciones y al derecho soberano que tiene cada país de decidir sobre sus leyes de inmigración", y estimó "prácticamente imposible" llevar a la práctica el concepto de ciudadanía universal.
Por otro lado indicó que "ha aumentado el número de expulsiones" de inmigrantes ilegales en Estados Unidos debido a "una mayor rigurosidad en la aplicación de la legislación" por parte de las autoridades, "muy impulsada por grupos antiinmigrantes con los que el gobierno de Obama ha querido congratularse".
©AFP
Commentarios