Nominado de Obama a la Secretaría de Defensa apoyó la reforma migratoria

Univision.com | Jan 06, 2013 | 5:43 PM

El ex Senador republicano Chuck Hagel propuso en 2007 un plan que incluía ciudadanía para algunos indocumentados

El nominado del presidente Barack Obama para sustituir a León Panetta como Secretario de Defensa, el ex senador republicano Chuck Hagel (Nebraska), podría convertirse en una pieza clave del mandatario en la batalla por la reforma migratoria anunciada para 2013.
Hagel, un moderado que se opuso a la invasión de Irak, en 2006 patrocinó un plan de reforma migratoria cuando en el Congreso se daba por muerto el debate y se abrió la puerta de una ola antiinmigrante que se regó por todos los estados del país.
El ex senador, de 66 años, ex militar condecorado y veterano de la guerra de Vietnam, es visto con recelo por el ala ultra conservadora del Partido Republicano por su rechazo en dos ocasiones a la invasión en Irak y su postura pro inmigrante.
El gran fracaso
El 15 de diciembre de 2005 la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, aprobó un plan de reforma migratoria que criminalizaba la estadía indocumentada, un acto que en el país era considerado una falta civil. Cinco meses más tarde, en Mayo de 2006, el Senado aprobó una versión diferente, proyecto basado en un fuerte componente de seguridad nacional que incluía una vía de legalización para indocumentados que llevaban tiempo en el país y carecían de antecedentes criminales.
Ambos proyectos fueron enviados al Comité de Conferencia para ser armonizados, pero en los primeros días de junio el liderazgo republicano de la época canceló la instancia argumentando razones de seguridad nacional.
El freno al debate y aprobación de una ley que solucionara el problema de los 12 millones de indocumentados encendió el debate antiinmigrante que desencadenó cientos de propuestas de ley contrarias a la presencia de extranjeros sin papeles de estadía legal en por lo menos 40 de los 50 estados.
La oleada alcanzó su punto máximo en abril de 2010, cuando Arizona aprobó la controvertida ley SB 1070, que luego fue seguida por Utah, Texas, Alabama, Carolina del Sur y Georgia, entre otros.
El papel de Hagel
Luego de la cancelación del Comité de Conferencia, el entonces presidente, George W. Bush anunció el envío tropas de la Guardia Nacional a la frontera para colaborar con la Patrulla Fronteriza en el control de la inmigración indocumentada.
En respuesta a los planes de la Casa Blanca, Hagel, junto con el senador Mel Martínez (republicano de Florida), patrocinó en 2007 un plan de reforma migratoria basado en puntos y que, de haber sido aprobado, iba a permitir la legalización de millones de indocumentados.
El proyecto proponía separar a los indocumentados en tres grupos, según su año de llegada a Estados Unidos, y cada uno sería tratado en distinta forma.
La iniciativa Hagel-Martínez era más generosa con los que llevaban más de cinco años en el país pero no ofreció nada a los que llevan indocumentados menos de dos años en Estados Unidos.
A quiénes beneficiaba
El plan incluía un camino a la ciudadanía para sin papeles que se encontraban en Estados Unidos desde antes del 7 de enero de 2004, siempre y cuando reunieran un puntaje de acuerdo a una lista que se incluía en el proyecto.
La iniciativa percibía que aquellos inmigrantes sin papeles que entraron a Estados Unidos después del 7 de enero de 2004, y aquellos "que no están contribuyendo a nuestro país", deberían ser "identificados y deportados".
Detallaba que, además de estar en el país desde antes de una fecha específica, para calificar los extranjeros indocumentados debían pagar impuestos, carecer de antecedentes criminales, hablar inglés y tener conocimiento de la historia de Estados Unidos.
Los favorecidos también deberían pagar una multa de $2,000 y honorarios adicionales al iniciar el proceso de legalización.
La base del plan
El plan se fundamentó en el proyecto de reforma migratoria que el Senado aprobó en mayo de 2006 (que incluyó una enmienda respaldada por Hagel) y que separó a los indocumentados en tres grupos, y a cada uno de ellos los trató de manera diferente:
Grupo 1. Estaba integrado por indocumentados que llevaban cinco años o más en Estados Unidos. Accederían a una residencia temporal de seis años y luego a la residencia permanente. Once años más tarde podrían solicitar la ciudadanía. Se beneficiarían 7.8 millones.
Grupo 2. Estaba integrado por indocumentados que llevaban más de dos años y menos de cinco en el país. Deberían registrarse en un puesto fronterizo y calificarían para un permiso temporal de trabajo hasta que cumplan cinco años de estadía. Cumplidos cinco años, deben cumplir con los requisitos del Grupo 1. Se beneficiarían 3.5 millones.
Grupo 3. Estaba integrado por indocumentados que llevan menos de dos años en Estados Unidos (contados a partir de una fecha determinada por el Senado). No calificarían paran ningún tipo de beneficio y deberían irse del país. Afectaría a 1.4 millón.
El plan Hagel-Martínez subrayaba que los extranjeros favorecidos no podrán iniciar un trámite de ciudadanía sino hasta 13 años después de tener la tarjeta verde.
Los puntos
Sobre el sistema de puntaje, la propuesta indicaba que para conseguir la green card o tarjeta verde, el inmigrante debía recibir por lo menos el 65% de puntuación favorable.
El sistema incluía las siguientes categorías:
   - Servicio militar.   - Habilidad para comunicarse en inglés.   - Conocimiento de la historia de Estados Unidos.   - Trabajos sociales en iglesias o en la comunidad donde vive.   - Antecedentes penales limpios.   - Pago de impuestos.   - Propiedades en Estados Unidos.   - Empresas en Estados Unidos.   - Historial de empleo.   - Educación.   - Familia.
El puntaje
Trabajo: La persona ganaba puntos dependiendo del número de años en un empleo. Se otorgarían 5 puntos máximos por año. El máximo de puntaje en este renglón oscilaba entre 15 y 30 puntos.
Educación: Se asignarían puntos mínimos por estudios primarios y puntos extras por estudios secundarios y superiores. El máximo de puntaje en esta categoría oscilaba entre 15 y 30 puntos.
Familia: Se otorgarían ¡puntos si una persona tenía un hijo ciudadano estadounidense. Habría puntos adicionales si el cónyuge (esposo o esposa) era residente o ciudadano. El máximo de puntaje en esta categoría oscilaba entre 10 y 20 puntos.
Idioma inglés: La tabla recomendaba asignar puntos sobre la base de la habilidad del inmigrante. A mayor conocimiento del idioma, más puntos. La evaluación asignaba entre 5 y 15 puntos.
Civismo: Los inmigrantes podían ganar puntos por servicios a la comunidad, no teniendo ninguna infracción civil o criminal y por el pago en tiempo de los impuestos. En esta categoría el rango oscilaba entre 5 y 15 puntos.
Tiempo de estadía en Estados Unidos: Los puntos se asignaban dependiendo del número de años en el país. Se entregarían hasta 5 puntos máximos por cada año.
Los extranjeros que calificarían al programa necesitaban un mínimo de 65% para poder calificar.
Puntos extras
El Plan Hagel-Martinez también otorgaba puntos adicionales:
   - Servicio militar: 20 puntos.   - Propietario de un negocio: 10 puntos.   - Estudios universitarios: 15 puntos.   - Maestrías y/o doctorados: 15 puntos.   - Propietarios de viviendas: 5 puntos.
 El plan nunca reunió el apoyo suficiente para ser aprobado en ambas cámaras en el Congreso.
Para ser aprobada, la reforma migratoria necesita un mínimo de 60 votos en el Senado (los demócratas suman 53 asientos) y 218 en la Cámara de Representantes (controlada por los republicanos).
Tras los comicios del 6 de noviembre, cuando el presidente Barack Obama fue reelecto para un segundo mandato, tanto demócratas como republicanos anunciaron que en 2013 debatirían una reforma migratoria en el legislativo.
El presidente Obama, quien el 20 de septiembre de 2012 reconoció en un Encuentro con Univision que la falta de una reforma migratoria se había convertido en el mayor fracaso de su Administración, prometió que de ser reelecto para un segundo mandato la empujaría en 2013, promesa que ratificó una semana después de la elección durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca
©Univision.com
Commentarios