Chavistas ya ven un futuro sin Chávez

Univision.com | Jan 03, 2013 | 9:36 AM

'El pueblo ve a Chávez invencible'

Los chavistas están empezando a perder el miedo a hablar de un futuro sin Hugo Chávez en la presidencia, después de tres semanas de hospitalización en La Habana tras la cuarta operación contra un cáncer, dispuestos a asumir un rol protagónico para llevar adelante los proyectos del mandatario.
"El pueblo de Venezuela seguirá marcando la pauta de esta revolución más allá de que nosotros perdamos un liderazgo", afirma a la AFP Miguel, portavoz de uno de los consejos comunales del popular barrio 23 de enero, bastión del chavismo en Caracas.
"El pueblo, las clases oprimidas van a tomar el mandato" para continuar el camino trazado por Chávez, precisa Miguel en la plaza 4 de febrero, fecha de su golpe de estado fallido en 1992, ubicada en el centro de este barrio donde existen varios grupos armados que defienden a Hugo Chávez.
Pero este archivista en el Poder Judicial, que dedica todas las tardes y fines de semana a atender los problemas de los vecinos y a coordinar actividades en el barrio, niega que Venezuela vaya a quedarse sin Chávez, de 58 años.
"El pueblo ve a Chávez invencible. Chávez volverá. Veremos a nuestro comandante Chávez sano, veremos a nuestro comandante Chávez libre de todo mal y hoy día lo esperamos con mucho entusiasmo", relata con pasión Miguel, de unos 35 años, que lleva una gorra negra con un pin en el centro del Che Guevara.
Miguel está orgulloso de la transformación que ha experimentado el 23 de enero desde que Chávez llegó al poder hace 14 años. Según cuenta, pasó de la suciedad y el tráfico de drogas a ser un barrio ordenado, con escuelas, centros de atención primaria, transporte público y parques.
Destacan en el paisaje urbano los murales pintados en calles y plazas sobre varios líderes revolucionarios mundiales, entre ellos el Che Guevara, el zapatista subcomandante Marcos, el abatido líder libio Muammar Gadafi o el fallecido guerrillero colombiano Manuel Marulanda, fundador y líder de las FARC.
Según él, el "proyecto revolucionario" debe continuar. Por eso declara con voz firme que apoyará la continuidad del chavismo "si la línea es con (el vicepresidente) Nicolás Maduro", a quien el mandatario designó como su sucesor cuando anunció la última recaída del cáncer. "La decisión del comandante Chávez la vamos a respetar", subraya.
Hay más chavismo para rato
De la misma forma piensa Elisabeth Torres, una mujer de unos 50 años que vende golosinas, juguetes y recargas de celulares frente a la plaza 4 de febrero, donde reina el ambiente familiar y la gente se reúne en corrillos para charlar, mientras se oye de fondo la salsa.
"Vamos a seguir como él lo dijo. Vamos a seguir contando con el apoyo de la persona que él deje" al frente del país, asegura. "Así como confiamos en Chávez, tenemos que confiar" en la persona que suceda al presidente, que cuenta con mucho apoyo sobre todo entre las clases más desfavorecidas.
Esta mujer menuda, cuyo rostro refleja una vida de experiencias duras, no puede estar más agradecida con Chávez: hace 10 meses el gobierno le entregó un quiosco para que dejara de vender sus productos en la calle, como hizo durante ocho años, sufriendo las inclemencias del tiempo.
Torres presume de vivir en un barrio rehabilitado, donde "todos somos un grupo", "todo gracias a nuestro presidente". Por eso se emociona al recordar el delicado estado de salud de Chávez.
"Tengo mucho dolor. Todos los días le pido a mi Dios que no me lo vaya a dejar", confiesa, con la voz totalmente quebrada y los ojos en lágrimas.
Pero en el 23 de enero reina la convicción de que Chávez es inmortal y que pronto volverá a Venezuela, repuesto.
"Mi comandante va a regresar nuevamente ahorita, para la toma de posesión, reforzado", asegura Alexander Franco, un asistente social, junto a una pared que sigue conservando los lemas electorales de las presidenciales del 7 de octubre, que Chávez ganó.
De igual forma se expresa Gustavo Márquez, quien reivindica que el optimismo es una de las características del chavismo. "Por eso nosotros no pensamos en que Chávez nos falte. Chávez va a estar siempre con nosotros".
Como describe Miguel, la enfermedad es sólo "una piedra más en el camino". Pero Chávez es el futuro, asegura.

Todos atentos a lo que pasa con Hugo Chávez

Opositores y afines a Hugo Chávez seguían en Venezuela a la expectativa sobre la suerte de su gobernante, hospitalizado en Cuba tras una nueva operación por el cáncer, aunque sin apartarse de la controversia que mantienen ambos bandos.
En las plazas Francia, situada en una zona del acomodado este de Caracas, y Bolívar, en el centro capitalino y considerada corazón del chavismo, la salud del líder de la revolución bolivariana es tema cotidiano, mientras unos y otros siguen a la espera de los informes que desde el Gobierno se difunden con regularidad.
"Quiero que esto ya se acabe. No deseo que muera. Como cristiano no puedo tener ese deseo, pero si el creador le va a dar su muerte, que sea en Cuba, porque aquí culparán a la oposición y habrá una desgracia", dijo a Efe Claudio Cumanés, un jubilado que se encontraba junto a la imagen de Virgen que adorna la Plaza Francia.
Consideró, sin embargo, que "si Chávez debe quedarse en Cuba a terminar de curarse, que se quede allá mucho tiempo y que vuelva sano y cambiado".
"Nuestro presidente ya salió bien de su mal. Ya (el vicepresidente Nicolás) Maduro dijo que el hombre le dio la mano y que se la dio fuerte. Lo tendremos aquí en cualquier momento", vaticinó Fernando Romero, que dijo ser de "un colectivo revolucionario" y se encontraba en el popular centro de Caracas.
Se refirió así a una entrevista que Maduro dio ayer al canal interestatal Telesur y en la que relató que el gobernante, de 58 años, le había apretado la mano con "una fuerza gigantesca" al responder a un saludo durante una conversación que sostuvieron en La Habana.
"Él vendrá a recibir su broma (cargo) aquí en el Congreso, aunque sea en camilla", apuntó, por su parte, Carlos Núñez, quien también se identificó como "activista de la revolución", al aludir al próximo 10 de enero, cuando el jefe de Estado deberá jurar para el periodo 2013-2019 tras su reelección, el pasado 7 de octubre.
"Será una sorpresa muy buena para quienes creen que Chávez ya se acabó. ¡Vamos a tenerlo aquí el 10 de enero y se quedará hasta el dos mil siempre!", exclamó junto a ellos Eduardo Bernal.
Lo dejan en manos de Dios
Mientras que para Mary Beltrán, una ingeniera jubilada asidua a la plaza Francia, también conocida como Altamira, la creencia de un Chávez curado y de regreso en el poder no es otra cosa que "idolatrías de mentes confusas".
"Que Dios le perdone (a Chávez) todas las cosas que hizo mal, pero lo que haces en esta vida, la vida te lo cobra", advirtió. Allí mismo el arquitecto Juan Salabaguer expresó sus dudas sobre si es real el cáncer que le fue diagnosticado a Chávez a mediados de 2011.
"Nunca he creído que esté enfermo", afirmó tajante, y no descartó que sea "una gran comedia" para ganar votos.
También convencido de que "el desenlace está a la vista", el profesor universitario Jesús Rodríguez manifestó que, "muy a pesar nuestro", Maduro "continuará en el poder".
"Siempre he querido que la oposición alcance el poder, pero no a través de un evento fatídico, sino por vía electoral, pero Maduro tiene ahí grandes posibilidades", sostuvo, en alusión a la petición que hizo Chávez antes de viajar a Cuba de que votaran por su vicepresidente en caso de que su salud le impidiera continuar en el poder y se debieran convocar nuevas elecciones.
Cerca de la estatua de Bolívar, en el centro caraqueño, dos ancianos, la colombiana Sara Lola Palacios y un peruano que prefiere ser identificado como "Don Luis" manifestaron que "solo Dios sabe".
"Él y nadie más. Solo Dios sabe cuándo Chávez se va y cuándo se queda. Todavía no, creo yo, porque tiene muchas cosas que hacer todavía", apuntó la mujer.
©Univision.com
Commentarios