Papa critica capitalismo desenfrenado

Univision.com | Jan 01, 2013 | 8:50 AM

Benedicto XVI celebró misa en la Basílica de San Pedro para recibir el Año Nuevo 2013

CIUDAD DEL VATICANO - Al iniciar el Año Nuevo 2013, el Papa Benedicto XVI enumeró los principales obstáculos a la paz mundial, desde una mentalidad egoísta hasta los efectos del capitalismo desenfrenado, pero dijo que los creyentes pueden superar esos flagelos con su fe.
La mañana de este martes Benedicto XVI celebró una misa en la Basílica de San Pedro del Vaticano ante más de cuatro mil fieles, para recibir el 2013 y en la solemnidad católica de María Santísima Madre de Dios, reportó la agencia Notimex.
La ceremonia recordó también la 46 Jornada Mundial de la Paz, que la Iglesia celebra este día en todo el mundo bajo el lema: "Bienaventurados los que trabajan por la paz".
Benedicto XVI dijo estar convencido de que la paz prevalecerá en 2013 pese a la desigualdad, el terrorismo y el "capitalismo sin regulación financiera". Y consideró que esos fenómenos constituyen males que afligen actualmente al mundo.
Focos de tensión
En su sermón, el Sumo Pontífice constató que el mundo está marcado por focos de tensión causados por las "crecientes desigualdades" entre ricos y pobres, del prevalecer de una mentalidad egoísta e individualista expresada por un capitalismo financiero sin reglas, además de diversas formas de terrorismo y de criminalidad.
"(No obstante) estoy convencido que las múltiples obras de paz de las cuales está lleno el mundo, atestiguan la innata vocación de la humanidad a la paz", dijo en italiano.
"En cada persona el deseo de paz es aspiración esencial y coincide, en cierta manera, con el deseo de una vida humana plena, feliz y bien realizada. El hombre está hecho para la paz, que es don de Dios", agregó.
Esfuerzo por la paz
Estableció además que la paz es el "bien por excelencia", que se debe invocar como don de Dios pero, al mismo tiempo, se debe construir con todo esfuerzo.
Según el líder católico, el fundamento de la paz para los católicos es la certeza de contemplar, en Jesucristo, el esplendor del rostro de Dios, y tener así, en el camino de la vida, la misma seguridad que el niño prueba en los brazos de un padre bueno y omnipotente.
"Nada puede quitar a los creyentes esta paz, ni siquiera las dificultades y los sufrimiento de la vida. De hecho, los sufrimientos, las pruebas y la oscuridad no corroen, sino acrecientan nuestra esperanza, una esperanza que no desilusiona", apuntó.
El mal hace demasiado ruido
El lunes, en el Tedeum de despedida del año 2012 el Papa dijo que "el bien está destinado a vencer, gracias a Dios" aunque es difícil entenderlo, ya que "el mal hace más ruido que el bien, un asesinato brutal, las violencias que se extienden y las graves injusticias son noticia".
Por ello, "si queremos entender el mundo y la vida, debemos ser capaces de permanecer en silencio y en meditación, en la reflexión silenciosa y prolongada, debemos saber pararnos y pensar", dijo el Pontífice.
El Papa, de 85 años, ataviado con una capa dorada, zapatos rojos y sujetando el báculo llegó sobre una plataforma móvil hasta el sillón pontificio, donde presidió las Vísperas y la solemne ceremonia del Te Deum en la Basílica de San Pedro. Una tradición habitual cada 31 de diciembre, iniciada por el Papa Pablo VI, reportó la Agencia Española de Noticias (EFE).
Joseph Ratzinger agradeció la presencia den la ceremonia del alcalde romano, Gianni Alemanno.
Llamado a los jóvenes
El Papa hizo alusión a la necesidad de difundir la fe entre los jóvenes en una ciudad en que se registra un "creciente número de creyentes de otras religiones, las parroquias tienen dificultad para atraer a los jóvenes y se difunden estilos de vida marcados por el individualismo y el relativismo moral".
"También Roma es una ciudad donde la fe cristiana debe ser anunciada siempre de nuevo y hay que dar testimonio de una manera creíble".
El papa pidió dar gracias a Dios por el año que termina "fácil o difícil, estéril o fecundo”.
El himno del Te Deum —explicó—, contiene una profunda sabiduría, que nos hace decir que, a pesar de todo, existe el bien en el mundo, y "este bien está destinado a vencer, gracias a Dios".
Difícil de ver
Reconoció que, a veces, es difícil ver esto, ya que "el mal hace más ruido que el bien, un asesinato brutal, la violencias que se extienden, las graves injusticias son noticia" y sin embargo, "los gestos de amor y de servicio, la lucha diaria soportada con fidelidad y paciencia permanecen, a menudo, en la sombra, no emergen".
"Si queremos entender el mundo y la vida, debemos ser capaces de permanecer en silencio y en la meditación, en la reflexión silenciosa y prolongada, debemos saber pararnos y pensar".
De esta manera nuestra mente puede encontrar la curación de "las heridas inevitables de la vida diaria y profundizar en las cosas que suceden en nuestras vidas y en el mundo", dijo el Papa.
Benedicto XVI exclamó Te Deum laudamus (Te alabamos, Señor). Y después se cantó el Te Deum de Acción de Gracias, para finalizar con la Bendición Eucarística.
El Papa fue despedido con el himno navideño Adeste Fidelis.
Benedicto XVI finalizó los actos de 2012 con la visita a un gigantesco pesebre en la ciudad de Matera, donde los guardias suizos hicieron sonar el villancico alemán Stille Nacht (Noche de Paz) mientras el pontífice rezaba.
©Univision.com
Comentarios