Egipto aprueba Constitución defendida por los islamistas

Univision.com | Dec 23, 2012 | 11:41 AM

Cerca de dos tercios votaron a favor

Cerca de dos tercios de los votantes egipcios aprobaron una Constitución criticada por su tono islamista, anunciaron el domingo los medios oficiales, en un referéndum que estuvo precedido por manifestaciones, en ocasiones violentas, y marcado, según la oposición, por el fraude.
Los resultados oficiales no se esperan hasta el lunes, pero los Hermanos Musulmanes, formación del presidente Mohamed Mursi, y los medios gubernamentales dijeron que el 64 por ciento de los votantes aprobó la Constitución al término de las dos fases del referéndum llevadas a cabo el 15 y el 22 de diciembre, informa la Agencia France Press.
Según los islamistas, la tasa de participación se situó en torno al 32%.
"El pueblo egipcio continúa su camino hacia la finalización de la construcción de un Estado democrático moderno, después de haber pasado la página de la opresión", se felicitaba en un comunicado el Partido de la Libertad y de la Justicia (PLJ), rama política de los Hermanos Musulmanes.
Las elecciones legislativas se celebrarán dos meses después de la adopción de la Constitución.
"Tendemos la mano a todos los partidos políticos y todas las fuerzas nacionales para dibujar juntos las líneas del tiempo venidero y espero que comencemos todos una nueva página", dijo en su cuenta de Twitter el presidente del PLJ, Saad el-Katatni, citó la AFP.
Oposición egipcia denuncia fraude
La victoria del "sí" en el referéndum sobre el proyecto de Constitución, anunciada por los islamistas que apoyan el texto, se debe al "fraude", afirmó la oposición el domingo en un comunicado, el que anunció que recurrirá el resultado de la votación.
"Es seguro que el resultado del referéndum se debe al fraude, a las violaciones y a las irregularidades constatadas", declaró el Frente de Salvación Nacional (FSN), principal coalición de la oposición.
La oposición, compuesta por movimientos en su mayoría de izquierda y liberales, considera que el texto abre la puerta a una interpretación rigurosa del islam y ofrece pocas garantías para algunas libertades.
El Frente, que exigía la anulación del referéndum, intentó presionar a Mursi con masivas manifestaciones antes de lanzar una encarnizada campaña de última hora a favor del "no".
La división del país en dos zonas de votación se llevó a cabo para hacer frente al boicot de los jueces encargados de supervisar el referéndum, enfrentados al presidente Mursi, al que acusan de socavar la independencia de la justicia.
Los resultados oficiosos se basan en las cifras proporcionadas por responsables de las oficinas electorales. La comisión electoral anunciará los resultados el lunes, según el diario gubernamental Al-Ahram.
EEUU: 'Una derrota para el pueblo egipcio'
En Estados Unidos, la republicana Ileana Ros-Lehtinen, presidenta de la comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, calificó la votación de "derrota para el pueblo egipcio".
"No podemos celebrar el hecho de cambiar un régimen autoritario por una dictadura islamista", dijo en un comunicado antes del anuncio de los resultados, detalló AFP.
La prensa egipcia reflejaba el domingo la división del país. "Egipto se dirige hacia la estabilidad", titulaba el diario oficial Al-Akhbar, mientras que el independiente Al-Masri Al-Yom denunciaba "violaciones en masa".
La víspera de la segunda fase del referéndum, nuevos enfrentamientos estallaron en Alejandría (norte) entre partidarios y detractores del proyecto de Constitución, causando más de 60 heridos.
El vicepresidente, Mamud Meki, cuya función no es mencionada en la nueva Constitución, anunció el sábado su dimisión y añadió que había intentado dejar su puesto en noviembre, pero que se vio obligado a continuar debido a la crisis política.
El sábado por la noche, la televisión estatal anunció y luego desmintió la dimisión, sin dar las razones, del gobernador del Banco Central.
Una vez que la Constitución sea ratificada, el Senado dominado por los islamistas recuperará el poder legislativo hasta la elección de una nueva Asamblea. La anterior, en la que los islamistas también eran mayoría, fue disuelta en junio.
El sábado, Mursi nombró 90 nuevos senadores, entre ellos ocho mujeres y 12 cristianos, para más "diálogo nacional", según su portavoz.
Las irregularidades de las elecciones
Por su parte, Efe informa que los egipcios se volcaron el sábado en la segunda ronda del referéndum sobre la nueva Constitución en una jornada plagada de irregularidades.
Las largas colas de votantes en los centros electorales fueron la tónica del día en las 17 provincias en la que se desarrolló el plebiscito.
El arquitecto Mohsen Marai, de 60 años, dijo que él votó por el "no" porque no existe un consenso sobre el texto constitucional y hay artículos con los que discrepa.
"Por ejemplo, el artículo 202 dice que el presidente de la República nombra a todos los organismos independientes e instancias de control. Eso no es adecuado porque normalmente el presidente no debería designar a los miembros de esos órganos", dijo Marai a Efe.
Un punto de vista distinto tenía Mohamed, portero de un edificio, que apoyó el "sí": "La Constitución es buena y honorable porque permite a gente pobre como nosotros que consiga sus derechos", afirmó.
A lo largo del día se multiplicaron las denuncias de supuestas irregularidades durante la votación: Tanto opositores como el Movimiento 6 de Abril y el Frente de Salvación Nacional (FSN), principal agrupación no islamista, como los Hermanos Musulmanes han detectado infracciones.
Las más frecuentes fueron el retraso en la apertura de los colegios y los intentos de partidarios y detractores de la Carta Magna de influir en la voluntad de los votantes.
Los opositores se quejaron, además, de que no se permitió a muchos de sus observadores entrar en los centros de votación.
Nueva Constitución controversial
Tras la segunda y última ronda de un referéndum el sábado, la nueva Constitución egipcia recibió una votación mayoritaria a favor de más del 70%, según los resultados publicados el domingo por la Hermandad Musulmana de Egipto, informó a su vez The Associated Press.
Los resultados, colocados en el sitio de internet de la Hermandad, muestran que ocho de los 25 millones de egipcios elegibles para votar —una participación de aproximadamente 30%— emitieron su sufragio el sábado.
La Hermandad, a la que pertenece el presidente islamista Mohamed Morsi, ha pronosticado anteriormente con precisión resultados electorales al llevar la cuenta de las cifras presentadas por sus representantes en los centros de votación. Los resultados oficiales se anunciarán dentro de varios días.
Hay pocos indicios de que la esperada aprobación de la nueva Carta Magna pondrá fin a la crisis política del país.
Es posible que Morsi, quien es islamista, emerja victorioso de la dura batalla que representó el proyecto de Constitución que él y sus aliados islamistas buscaron, pero al costo de alejar a muchos que lo apoyaron a él, dejando un gobierno que durante mucho tiempo trató de mostrar como incluyente y más confiable que la Hermandad Musulmana y otros islamistas.
El gobierno de Morsi, entretanto, tuvo un nuevo desangramiento el sábado. Horas antes de que cerraran los centros de votación, el vicepresidente Mahmud Mekki anunció su dimisión. Poco después, la televisora anunció que el jefe del banco central, Faruq el-Oqdah, pidió retirarse. Más tarde se informó que el gabinete se lo negó. No se dieron razones de los reportes contradictorios.
La decisión de Mekki ya se esperaba en parte, porque la nueva carta magna eliminaría el puesto de la vicepresidencia, pero Mekki insinuó que su salida apresurada podría estar relacionada con las políticas de Morsi.
En el último mes han renunciado siete de los 17 altos asesores de Morsi y el único cristiano en su equipo de cuatro máximos colaboradores. Al igual que Mekki, dijeron que no fueron consultados por adelantado de ninguna de las decisiones del presidente, como el decreto bajo el cual Morsi se otorgó facultades casi absolutas.
Al igual que en la votación de la semana pasada, activistas de la oposición y en defensa de los derechos humanos reportaron numerosas irregularidades: puestos de votación que abrieron más tarde de lo programado; islamistas que, fuera de las urnas, trataban de convencer a los electores para que votaran a favor y observadores independientes a los que se les impidió el acceso.
©Univision.com
Commentarios