'Prohibir armas no evitará masacres'

Univision.com | Dec 23, 2012 | 11:13 AM

La NRA y sus cuatro millones de afiliados

Durante años se han hecho llamados en Estados Unidos sobre la necesidad de hablar sobre un control de armas. No sólo no prosperaron, sino que las armas siguieron abriéndose camino. Tuvo que ocurrir una matanza en un pequeño poblado de Connecticut para que los centros del poder tomaran el tema y le dieran prioridad política, aunque no hay certeza de que la discusión prospere.
La Asociación del Rifle (NRA por su sigla en inglés) descartó toda posibilidad de apoyar una ley de reglamentación de armas, "construida sobre mentiras", según ella, como preconiza el gobierno tras el sangriento tiroteo de Newtown, declaró el domingo su vicepresidente.
"Es un proyecto de ley mentiroso y por esa razón no creo que vaya a ser aprobado", estimó Wayne LaPierre en la cadena NBC a propósito de la ley propuesta por la senadora demócrata Diane Feinstein sobre la venta de fusiles de asalto y cargadores de gran capacidad, y que el presidente Barack Obama prometió defender cuando se instale el próximo Congreso en enero.
"Está íntegramente elaborada sobre mentiras", dijo, "por lo poco que he sentido, los medios, los políticos no dicen la verdad. Dicen que esas armas son más poderosas, es falso, dicen que hacen grandes agujeros, es falso, dicen que requieren balas más grandes, es falso, dicen que son armas de guerra, es falso", insistió LaPierre, según cita la Agencia France Press.
LaPierre afirmó que restringir el acceso a las armas no impedirá que se produzcan nuevas matanzas, según reproduce la versión digital de El Espectador, citando la entrevista.
"El pueblo estadounidense defiende sus libertades, la NRA no permitirá que esa gente haga desaparecer la Segunda Enmienda (de la Constitución) de este país, que una gran mayoría de estadounidenses apoya", destacó.
"Un arma es una herramienta, el problema son los criminales", dijo LaPierre en una entrevista en el programa "Meet The Press" de la cadena NBC, en la que defendió la propuesta que hizo el viernes de desplegar agentes armados en las escuelas, citó en tanto Efe.
LaPierre se mostró en contra de la legislación propuesta por la senadora demócrata Dianne Feinstein que prohíbe tener armas de asalto a particulares porque a su juicio esas restricciones "no van a hacer que los niños estén más seguros".
"Si es una locura poner policía y seguridad armada en nuestras escuelas para proteger a nuestros niños, entonces llámenme loco", señaló el líder de la asociación que aseguró que "hay estadounidenses que consideran que es una locura no hacerlo".
'Una llamada de atención'
El presidente Barack Obama calificó la tragedia como una "llamada de atención". El vicepresidente Joe Biden se reunió el jueves con el gabinete de Obama y con funcionarios judiciales de todo el país para crear un grupo de trabajo encargado de reducir la violencia con armas de fuego.
Los legisladores que durante mucho tiempo se han resistido al control de armas ahora dicen que debe hacerse algo al respecto.
Tal acción está estimulando a quienes han buscado reducir la violencia urbana con fusiles. Han aumentado las donaciones para tal fin en algunos lugares. Otros líderes han estado trabajando tiempo extra debido a este momento sin precedente.
El momento está ocasionando además que algunos reflexionen sobre el súbito cambio de opinión
¿Por qué ahora? ¿Por qué no hubo tal conmoción para actuar tras el asesinato de tantos otros niños, aunque fuesen uno por uno, en áreas urbanas?
Ciertamente, Newtown es un caso especial: niños de 6 y 7 años de edad abatidos dentro del refugio de un salón de clases.
Aun en una nación donde abunda la violencia, donde han ocurrido otros tres asesinatos colectivos desde julio y millones gozan matando virtualmente a través de videojuegos, la naturaleza de esta tragedia es estremecedora.
Aun así, "se habla mucho ahora de que tenemos que proteger a nuestros niños. Tenemos que protegerlos a todos nuestros niños, no únicamente a los que viven en los suburbios", dijo Tammerlin Drummond, una columnista de Oakland Tribune.
En su columna del lunes, Drummond escribió sobre Heaven Sutton, de 7 años y residente de Chicago, quien estaba de pie junto a su madre vendiendo dulces cuando murió debido al fuego cruzado entre pandillas.
Aumento en la violencia con armas de fuego
También en Chicago, que padece un aumento reciente en la violencia con armas de fuego: Aaliyah Shell, de 6 años, recibió un disparo desde un vehículo en movimiento cuando estaba de pie frente a su pórtico; y Tyquan Tyler, de 13 años, murió cuando alguien desde un auto le disparó a un grupo de jóvenes afuera de una fiesta.
Drummond escribió: "Se ha necesitado los asesinatos de veinte bebés y seis adultos en un barrio de clase media alta en Connecticut para lograr lo que miles de muertes por arma de fuego en comunidades urbanas de todo este país no pudieron lograr".
Así que, nuevamente: ¿Por qué tomó tanto tiempo? Las respuestas son complicadas, por muchos factores: resignación a la violencia urbana, aún entre algunos de quienes viven ahí; la suposición de que las ciudades son peligrosas y los pueblos chicos seguros; la idea de que algunas víctimas urbanas se colocan a sí mismas en situaciones peligrosas.
La poderosa Asociación Nacional del Rifle
Por su parte, Efe destaca que, tras la masacre de Newtown y la reapertura en EEUU del debate sobre el derecho a las armas, la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA), uno de los mayores grupos de presión del país y que cuenta con cuatro millones de afiliados, se ha vuelto a situar en el centro del espacio público.
"La única manera de detener a un tipo malo con una pistola es mediante un tipo bueno con una pistola", señaló en Washington el vicepresidente ejecutivo de la organización, Wayne LaPierre, quien abogó por desplegar agentes armados en las escuelas para evitar que se repitan hechos como los de la escuela primaria de Newtown (Connecticut).
Fundada en 1871 y con sede en Fairfax (Virginia), el máximo objetivo de la NRA es la defensa de la segunda enmienda a la Constitución de EEUU, en la que se establece el derecho de los ciudadanos a poseer y portar armas.
La presión de la NRA
Para ello, la NRA ejerce una gran presión sobre los legisladores tanto de las cámaras estatales como federales, hasta el punto de que en 1999 -el mismo año del tiroteo de Columbine (Colorado), en el que murieron 15 personas-, una encuesta realizada entre funcionarios de la capital la encumbró como "el lobby más poderoso del país".
Alrededor del año 2000, la NRA se asoció inevitablemente a la figura del actor Charlton Heston, presidente de la organización entre 1998 y 2003, aunque siempre ha contado con destacadas figuras que han mostrado públicamente su apoyo como el también actor Chuck Norris y el cantante de rock Ted Nugent.
A diferencia de lo que se tiende a pensar, el éxito de la NRA durante las últimas décadas no se ha sustentado exclusivamente en su gran influencia sobre el Partido Republicano, sino que los activistas proarmas siempre han tratado de atraer a miembros de los dos grandes partidos.
Poder político
En las últimas elecciones presidenciales del 6 de noviembre, por ejemplo, la NRA tomó partido en aproximadamente dos tercios de las carreras libradas para obtener un puesto en el Congreso, apostando tanto por candidatos republicanos como demócratas.
Fue el caso de los representantes electos por el distrito 2 de Utah, Jim Matheson, que recibió 8.705 dólares de la NRA; por el distrito 4 de Arkansas, Mike Ross (6,627 dólares) o por el distrito 4 de Pensilvania, Jason Altmire (9,196 dólares), todos ellos demócratas y ubicados en zonas eminentemente rurales, donde la asociación es muy activa.
Sin embargo, de los 64 candidatos a la Cámara de Representantes por los que apostó la organización en estos últimos comicios, sólo 32 -la mitad- consiguieron el puesto, por 195 de los republicanos, y en muchos de los distritos rurales en los que la NRA había apoyado al candidato demócrata, ganó el republicano.
Este hecho, que además es la tendencia de los últimos años, junto con un público acercamiento de la NRA a las tesis republicanas más allá del derecho a la tenencia de armas, ha derivado en un paulatino alejamiento entre la organización y los demócratas.
Esto explicaría los pronunciamientos públicos de varios políticos del Partido Demócrata desde la tragedia en la escuela de Newtown, que se han mostrado favorables a abrir el debate sobre la restricción a la segunda enmienda sin "temor" a la reacción de la NRA.
©Univision.com
Commentarios