¿México abandona la guerra contra las drogas?

Univision.com | Dec 19, 2012 | 8:31 PM
Por Esteban Román @estroman
El cuerpo estaba calcinado, tirado en un terreno baldío en una pequeña localidad en Puebla, México. Señales de un “ejecutado” por el crimen organizado. Dos días después, sin embargo, el 11 de mayo de 2011, la policía local descubrió que el hombre había sido asesinado por su amante, quien estaba furiosa por las golpizas que aquél le propinaba.
Entre 2007 y 2010 el incremento en los homicidios en México ha sido el mayor en el mundo, de acuerdo con un estudio publicado el pasado 30 noviembre por México Evalúa, organización civil que usó los datos de la ONU para elaborar un balance de los seis años de la guerra contra el crimen en el país.
¿Cuántos de esos asesinatos estuvieron directamente relacionados con la lucha entre carteles? Nadie lo sabe, ni siquiera el gobierno federal. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INEGI) 91.6% de los crímenes en México no son reportados a la policía. Además, de los 24 mil 572 homicidios cometidos en 2010 sólo 4 mil 350 serán resueltos en los siguientes seis años, dice México Evalúa.
Algunos medios de comunicación, sin embargo, deciden llamar “ejecuciones” a ciertos asesinatos dependiendo de las escenas del crimen y de la forma en que las personas resultaron muertas. No esperan a las investigaciones judiciales. El 1 de octubre pasado, por ejemplo, dos de los mayores paródicos mexicanos reportaron cifras contradictorias. “Reforma” dijo que Nuevo Leon era el estado con mayor número de ejecuciones, en tanto que “Milenio” dijo que ese estado era Guerrero.
En ese contexto, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, quien asumió el cargo hace apenas tres semanas, detalló el lunes pasado por primera vez, cuál sería su política de seguridad para sus siguientes seis años de gestión.
La estrategia, dijo, se enfocará en reducir la violencia y los crímenes contra la población general, “en particular secuestros, extorsiones y homicidios”. No hizo mención alguna a las palabras “droga” o “cartel”, conceptos que su predecessor, Felipe Calderón, hizo parte del discurso regular de su gobierno. El procurador general, Jesus Murillo Karam, y el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, especificaron tras el discurso del presidente cuáles serían sus planes. Tampoco mencionaron drogas o cárteles.
Peña Nieto resumió en cinco puntos su estrategia: Planeación, Prevención, Protección a los Derechos humanos, Coordinación entre gobierno federal y locales, y Transformación Institucional. Este último eje implica remover al Ejército de las calles para poner en su lugar una organización civil especializada en combate al crimen que, no obstante, pueda ejercer labores policiacas.
Durante su gestión Calderón fue criticado por combatir a los carteles sin analizar las posibles repercusiones en la población. En varias ocasiones el ahora ex presidente tuvo que defenderse y decir que no tuvo otra opción más que iniciar la cruzada.
El número de homicidios en el país ha alcanzado registros sin precedentes en los pasados cinco años. Pasí de 8 mil 867 en 2007 a 27 mil 199 en 2011. Más de 100 mil mexicanos durante la presidencia de Calderón. De acuerdo con el INEGI, 30.6% de los hogares mexicanos han declarado haber sido víctimas del crimen en el último año. Los secuestros, por ejemplo,  se incrementaron de 438 casos en 2007 a mil 327 casos en 2011.
En respuesta al avance de la criminalidad, miles fueron arrestados o asesinados por el gobierno federal. De acuerdo con Calderón, 90% de quienes mueren son criminales. Sin embargo, ya se le han probado la equivocación.
En enero 31 de 2009, 15 jóvenes fueron masacrados en Ciudad Juarez mientras asistían a una fiesta. La primera reacción del presidente fue calificar a las víctimas de “pandilleros”. Después de las investigaciones que concluyeron que los chicos eran estudiantes, Calderón se vio forzado a disculparse cara a cara con las familias.  
Un cambio podría estar en camino, pero hay preocupación entre algunos que el camino de Peña Nieto sea una vuelta al pasado. Durante la campaña el hoy presidente fue acusado de considerar negociar con el crimen organizado en intercambio por impunidad, un arreglo que en el pasado ayudó al hoy partido gobernante a mantener el control del país por 70 años. En 2001 el entonces gobernador del estado de Nuevo León, Sócrates Rizzo, reconoció aquella estrategia en una conversación con estudiantes.
“De alguna manera se tenía resuelto el conflicto del tránsito (de drogas); yo no sé como lo hayan resuelto otros gobiernos, pero había un control y había un estado fuerte y un presidente fuerte y una Procuraduría fuerte y había un control férreo del Ejército y entonces de alguna manera decían ‘tú pasas por aquí, tú por aquí, pero no me toques aquí estos lugares’; algo pasó”. “Todo se decidía desde la capital”.
©Univision.com
Comentarios