¿Debería haber un cambio en legislación sobre las armas tras matanza en EEUU?

Univision.com | Dec 16, 2012 | 4:28 PM

Senadores piden tomar acción

WASHINGTON, D.C. - Dos senadores pidieron el domingo crear una comisión nacional para examinar las matanzas en Estados Unidos, mientras que un tercero propuso prohibir la venta de armas de tipo militar.
Se trata de las primeras propuestas que se presentan en el Congreso tras el ataque armado del viernes en una escuela primaria de Newtown, Connecticut, informó The Associated Press.
Los activistas a favor de las armas se mantuvieron mayormente callados, y todos excepto uno se negaron a presentarse en programas de entrevistas televisivas el domingo. Mientras tanto, los demócratas dijeron que ya es hora de que los votantes, y no los cabilderos de la industria de las armas, decidan cómo prevenir atrocidades como la de Newtown.
"Ya ha quedado atrás la etapa en la que no podíamos hablar sobre las implicaciones políticas de tragedias como esta", afirmó el representante demócrata Chris Murphy, que ganó una banca en el Senado en las elecciones de noviembre.
Sin presiones
El presidente Barack Obama y los demócratas en la cámara alta no han presionado en busca de nuevos controles de armas desde que asumieron el poder en las elecciones nacionales del 2008.
Los partidarios de leyes más estrictas, incluida la senadora Dianne Feinstein, dicen que se debe a la poderosa influencia de la Asociación Nacional de Portadores de Armas, mejor conocida como NRA por sus siglas en inglés.
Pero los partidarios sostienen que la nueva matanza marca un momento decisivo que podría cambiar de orientación el debate.
Comité nacional
Feinstein, demócrata de California, dijo que se propone crear un comité nacional dedicado a buscar apoyo a la prohibición de la venta de nuevas armas de asalto y que el año próximo propondrá legislación que prohíba dispositivos capaces de alojar más de diez balas.
"Es posible", afirmó el domingo al hablar sobre la reinstauración de la prohibición de 10 años que expiró en el 2004.
El senador Joe Lieberman, independiente de Connecticut que está por retirarse, opinó que debería haber una comisión nacional para estudiar las leyes nacionales sobre armas, el sistema de salud mental y la incidencia de los videojuegos y las películas violentas en dichos ataques.
Solución bipartidista
El senador demócrata Dick Durbin, director de disciplina de la bancada demócrata, estuvo de acuerdo y dijo que es hora de que la nación reflexione sobre el tema.
"Esta conversación ha sido dominada en Washington por —como ustedes saben y yo también— los cabilderos de las armas", afirmó Durbin. "Necesitamos que el pueblo, los estadounidenses, se unan y hagan oír su voz y se sienten a reflexionar".
El Congreso ha apelado frecuentemente a comisiones bipartidistas independientes para tratar de solucionar los problemas nacionales más graves, incluso los ataques terroristas del 2001, la guerra de Irak y la declinación económica. Pero últimamente los legisladores se resisten a actuar en base a recomendaciones de terceros, en especial si temen que puede costarles apoyo en sus estados.
Pero Lieberman justificó la idea de la comisión nacional como único modo de asegurar que "el dolor y la indignación" de la matanza de Connecticut no se vayan disipando con el pasar del tiempo. "Debemos seguir oyendo los gritos de esos niños y viendo su sangre hasta que hagamos algo para impedir que esto vuelva a ocurrir", sentenció.
Rechazaron invitación
David Gregory, conductor del programa "Meet the Press", dijo que NBC invitó a los 31 senadores partidarios de las armas a su programa del domingo y todos se negaron. Por su parte Bob Schieffer, de CBS, dijo que los ocho republicanos en el Comité de Asuntos Jurídicos del Senado no estaban disponibles o se negaron a presentarse en el programa.
El representante republicano Louis Gohmert fue el único partidario de las armas que se presentó en diversos programas de televisión. En una entrevista con Fox News justificó la venta de armas ofensivas y dijo que la directora de la escuela donde ocurrió el ataque debía haber estado armada para enfrentar al atacante.
"Desearía que hubiera tenido un (rifle) M-4 en su oficina, bajo candado, y así cuando escuchó los disparos, sacarlo y no tener que arremeter heroicamente sin nada en las manos, sino abatirlo, darle (al agresor) en la cabeza antes de que pudiera matar a estos niños hermosos", dijo Gohmert.
Críticas a Obama
Por su parte, Notimex informa que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tiene la obligación de dejar a sus compatriotas una estricta legislación sobre armas de fuego, advirtió el diario español El País.
En su editorial del domingo, apuntó que esa legislación debe colocar a Estados Unidos en línea con esas aburridas democracias donde están prohibidas, "por entenderse que el derecho a poseerlas no proviene de Dios ni está inscrito en la naturaleza humana".
Expuso que tras la matanza en la escuela de Connecticut, último episodio de una cadena sin fin, un compungido Obama ha dicho que son necesarias "acciones significativas" para prevenir nuevas tragedias derivadas de la posesión masiva de armas por los estadunidenses.
El presidente anunció algo similar tras el tiroteo contra una congresista y la muerte de seis personas en Tucson, Arizona, el año pasado.
Sin embargo, nada políticamente significativo sucedió entonces a propósito de un tema fuera de control en Estados Unidos, y tampoco había ocurrido después de Columbine o de la masacre de la Universidad de Virginia, en 2007.
El rotativo consideró que si los republicanos nunca legislarán contra una situación conforme a sus más arraigados principios, tampoco lo hacen los demócratas, temerosos de perder votos.
"Obama pasó como sobre ascuas por el control de armas de fuego durante su última campaña electoral, pese a haber prometido cuatro años antes renovar la tímida prohibición de las de asalto, impulsada por Bill Clinton y expirada en 2004", puntualizó.
Precisó que más de un millón de personas han muerto a tiros en Estados Unidos durante los últimos cuarenta años y ese dato hace más explosiva la vacía retórica sobre el tema exprimida hasta la saciedad por los poderes públicos de un país en el que casi cualquiera tiene acceso a las armas más mortíferas.
Resaltó que ni los sucesivos inquilinos de la Casa Blanca ni los líderes del Congreso han mostrado interés en atajar una de las más formidables lacras de la nación que pasa por faro de los derechos humanos.
"Obama ya no tiene ninguna elección que perder si muestra el coraje de trasladar a los hechos su emotivo mensaje del viernes", concluyó.
©Univision.com
Commentarios