Los secretos de la Diva de la Banda

Univision | Dec 16, 2012 | 3:22 PM

Por Raúl Benoit

Una noche llegó Jenni Rivera a la iglesia evangélica de su hermano, el Pastor Pedro Rivera Junior, situada al este de Los Ángeles y espontáneamente comenzó a predicar y a confesar secretos de su vida privada desde que era casi una niña y quedó embarazada sin darse cuenta.
Con una fortaleza singular, la artista habló de cómo su primer marido violó a su hermana y a su hija, confesiones inesperadas, que guardaba como pecados que ella no cometió y que solo su iglesia conoció ese día, revelando una faceta oculta, muy espiritual de la Jenni Rivera humana.
- Ella estuvo en la iglesia y nos dio toda su vida en ese testimonio, doloroso, sí, pero un testimonio bueno que puede ayudar a mucha gente y dijo que le volvió a ella a hacer pensar en el suicidio.
Suicidio que pasó varias veces por su cabeza en los momentos en que creyó que su vida se hallaba en callejones que ella veía sin salida, pero el Pastor Pedro le ayudaba a encontrar la salida y a ver la luz en las peores crisis que enfrentó por ser la popular Diva de la música de banda mexicana.
- En el escándalo del video (pornográfico, difundido en la Internet). En los escándalos del tiempo cuando supo que su primer esposo estaba abusando sexualmente de mi hermana Rosie y de su hija, eso fue traumatizante para ella, en la cual ella pensó en suicidarse.
Agradecida con Dios y con la iglesia “Primera Amor”, cuyo predicador principal es Pedro Rivera, la artista Jenni Rivera compuso una canción inédita llamada “Yo te agradezco”, la cual presentamos en Aquí y Ahora.
- Esa canción, “Yo te agradezco” es algo tremendo que, a pesar de todo lo que le ha pasado, le agradece a Dios, aún en los tiempos malos, en los tiempos difíciles.
Este domingo tendremos eso y mucho más sobre la desaparecida estrella de la música popular mexicana en Aquí y Ahora, a las 7 de la noche, 6 centro, por Univisión. No se pierda esas revelaciones íntimas que muestran la cara humana y sensible de Jenny Rivera.
El confidente
El testimonio espontáneo y franco que hizo Jenni Rivera la noche del 31 de diciembre de 2010 dejó conmovidos a los asistentes al templo.
Las confidencias eran como un desahogo público, revelación que compartió con los otros creyente sy con su propio hermano, Pedro Rivera Jr., de 48 años, quien en 1989 decidió convertirse a la religión evángelica, en oposición a algunos miembros de su familia.
Han pasado casi dos años desde ese momento, que Pedro recuerda como intenso pero mágico.
Los escándalos de su vida también reflejan los dolorosos momentos que pasó Jenni. Y supo afrontarlos con valentía y apoyándose en Dios.
"Éramos confidentes. Yo le confiaba muchas cosas y ella también a mí", cuenta su hermano.
El predicador Pedro siempre estaba cerca de ella para tenderle la mano, no solo como hermano sino como pastor.
"Sí, estábamos cerca. Siempre que necesitaba algo espiritual, algo de Dios, me llamaba, o que necesitaba oración, me llamaba".
"Negocios que tenía que hacer, me llamaba y me decía: “Ora por mí, por eso, porque tengo que hacer este negocio, quiero saber si es la voluntad de Dios o no”.
Pero cuando se trataba de problemas muy íntimos, Pedro cree que, por razones de género, Jenni solo le confiaba ciertos temas a su hermana Roxie.
Pedro habla además de los difíciles momentos que vivió Jenni al divorciarse de Estaban Loaiza, pero afirma que pudo levantarse como siempre lo hacía.
"Ella no es una diva, sino una señora de Dios…"
¿Qué es lo que más falta le hará de su hermana?
"… Su amistad porque una verdadera amiga o un verdadero amigo le dice la verdad y había situaciones en las que Jenni me tenía que confrontar y decirme la verdad de algunas cosas y me decía: “Pedro, yo te lo digo porque te amo, no por estarte regañando, ni amonestándote".
©Univision
Comentarios