Militares buscan a 20 turistas secuestrados por comando armado en Acapulco

AFP | Oct 03, 2010 | 2:16 PM

Tras la pista de 30 hombres

ACAPULCO, México - Militares realizan patrullajes y revisiones por tierra, mar y aire en el balneario mexicano de Acapulco en la búsqueda de 20 turistas del estado de Michoacán, que fueron secuestrados por un comando armado, constató un periodista de la AFP.
La presencia de elementos del Ejército mexicano en Acapulco se incrementó desde la tarde del sábado, cuando los uniformados realizaron al menos dos cateos en viviendas de zonas populares del balneario.
Interrogado por la AFP sobre el objeto de los recorridos y los cateos en viviendas, un efectivo del Ejército se limitó a responder que investigaban "denuncias".
Los 20 turistas, trabajadores de un taller mecánico, fueron secuestrados por un comando armado cuando llegaban en vehículos particulares al puerto de Acapulco para pasar un fin de semana, confirmó la Procuraduría (fiscalía) del estado de Guerrero.
Los vehículos en los que viajaban los turistas "fueron localizados la tarde del sábado, sin que se obsverbaran restos de sangre o huellas de violencia", dijo a la AFP una fuente de la fiscalía en Chipancingo, capital de Guerrero.
Según la prensa local, los autores del secuestro fueron unos 30 hombres que interceptaron a los paseantes cuando se detuvieron a comprar unos víveres en una zona residencial de Acapulco.
A los turistas "los pusieron de cara contra la pared, los golpearon, los sometieron y se los llevaron", difundió la emisora Formato 21 citando fuentes de la fiscalía.
En Guerrero y Michoacán actúa el cartel de las drogas de La Familia, uno de los siete grupos criminales identificados en México, considerado entre los más sanguinarios y descrito por Estados Unidos como una "sofisticada organización criminal" especializada en la producción y tráfico de anfetaminas.
México contabiliza por lo menos 28.000 muertes en hechos ligados al crimen organizado desde que el presidente Felipe Calderón, al asumir el cargo, lanzó un operativo con más de 50.000 militares en diciembre de 2006.Marchan para pedir seguridad
Un millar de personas marcharon en meses pasados en el puerto mexicano de Acapulco para exigir seguridad, cuando se produjo una balacera en la que murieron siete personas, entre ellas una mujer y sus dos hijos, atrapados en el fuego cruzado.
"Basta de violencia. Queremos paz en Acapulco. En memoria de Laura, Carlitos y Miranda", decían las pancartas que portaron los manifestantes en referencia a la mujer y a sus dos hijos asesinados.
En ese entonces, los asistentes convocados por amigos y familiares de las víctimas mediante las redes sociales de Internet, encendieron velas y caminaron por la principal avenida que recorre la bahía de Acapulco, en la zona turística de puerto, y donde se registró la balacera.
Durante la marcha, los manifestantes colocaron tres cruces de madera, en memoria de los menores fallecidos Monserrat Miranda Delgado, de 8 años, y Carlos Miranda Delgado, de 12 años, y su madre Laura Monserrat Delgado, de 32 años.
"Marcha por la paz", decía la pancarta que encabezó la manifestación a la que acudieron un millar de personas, según la policía local, todos vestidos de blanco.
Marchas similares se han registrado en la industrializada ciudad mexicana de Monterrey (norte), donde los cárteles de la droga protagonizaron enfrentamientos, en una ola de violencia que ha atemorizado a la población.
Una cruenta lucha entre los cárteles de la droga en México ha dejado desde 2006 más de 22,700 muertos, pese al despliegue de cerca de 50 mil militares en diferentes partes del territorio mexicano.
©AFP
Commentarios