Niños piden freno a las deportaciones

ImpreMedia Digital, LLC | Dec 13, 2012 | 7:50 AM

Escribieron cartas al Congreso y le pidieron a demócratas y republicanos que detengan la separación de familias

WASHINGTON, D.C. - "Me sentí vacía, sola y abandonada". Así describe Eliza Morales, de 19 años, el momento en que su madre la llamó desde Tijuana, México, para decirle que había sido deportada. Tenía sólo 14 años y nada la pudo haber preparado para lo que vivió tras la separación.
Eliza esperó a su madre por dos días, angustiada, sin saber qué ocurrió. Un oficial la había detenido mientras conducía hacia su escuela en Los Ángeles, California. Su regreso a Estados Unidos fue imposible y su hija, en tanto, pasó de un hogar a otro, entre familiares y amigos, en lo que define como el peor periodo de su vida.
"Con el tiempo, cuando me di cuenta que no regresaba, empecé a pensar que ella simplemente me había abandonado. Bajé mis notas, me junté con las personas equivocadas. Me sentía traicionada", recuerda.
¿Qué opina de la campaña lanzada por los niños hijos de padres indocumentados? Participe en el Foro de Inmigración.
Miles en peligro
Eliza es una de los 5 mil jóvenes y niños que esta temporada de fiestas escribieron a miembros del Congreso para demandar el fin de la separación de familias, en el marco de la campaña "Un deseo para Navidad: debemos estar juntos".
La iniciativa fue organizada por National Domestic Workers Alliance, National Asian Pacific American Women Forum, First Focus y Women's Refugee Commission.
Menores de al menos 29 estados en el país enviaron sus misivas, incluyendo 965 de California, 1825 de Nueva York y 525 de Georgia. De acuerdo al reporte de Applied Research Center, 5.5 millones de niños tienen al menos un padre indocumentado.
La tragegia en números
En los primeros seis meses de 2011, se removieron del país a 46 mil padres de ciudadanos estadounidenses. Cerca de 5 mil niños están ahora bajo el sistema de cuidado temporal como resultado.Cifras del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) indican que entre 2000 y 2010 se deportó a 108,434 progenitores de niños ciudadanos.
"Soy una niña que no tiene padres y nadie que me cuide como se hace en una familia. Mi madre se ha ido. Mi padre fue deportado a México. Ahora vivo con la amiga de una tía, a quien mi hermana y yo no le importamos. Usualmente pasamos nuestro tiempo en las calles y casi nunca vamos al colegio. Todo por esto. Mi vida fue arruinada", dice una de las cartas escrita por Curtis desde California.
"Trate de entender lo que nos trae para acá. No nos mande de regreso. Venimos por una nueva vida, para realizar nuestros sueños", especifica una de las misivas correspondientes a Nueva York y firmada como "un futuro votante".
Proyectos estancados
Desde el 2010, se han presentado varios proyectos de ley para prevenir la separación de familias y sus efectos en niños ciudadanos. En 2010, la congresista Lynn Woosley (D-CA) y el senador Al Franken (D-Minn) presentaron proyectos de ley paralelos, titulados HELP.
En ellos se requería que se les diera protecciones especiales a los niños separados de sus padres por procesos de deportación, además de que pudieran mantener el contacto aunque estuvieran detenidos. También pedía una mayor vigilancia para actividades de control de inmigración.
La congresista Lucille Roybal-Allard (demòcrata de California) presentó un nuevo proyecto de ley HELP en esta sesión del Congreso. Con él se modificaría la ley de Seguro Social para que el estatus migratorio de un padre, familiar o guardián legal, no lo descalifique y pueda participar del sistema de cuidado temporal.
También prohibiría a un estado o condado terminar los derechos parentales en casos de cuidado temporal cuando un padre o guardián legal ha sido deportado o está involucrado en un proceso de inmigración.
Gran paso
"Que ustedes estén aquí entregando estas cartas es un gran paso para llamar la atención sobre este tema que hasta ahora ha sido ignorado. Es un mensaje directo a mis colegas que, espero, escuchen", dijo Roybal-Allard a los jóvenes que se aprestaban a distribuir las misivas.
Ninguno de los proyectos ha sido debatido en el Congreso. Este año el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) emitió nuevas directrices administrativas donde especificó que las personas que no han cometido delitos y tienen hijos ciudadanos, corresponden a una baja prioridad para deportación.
Aunque el número de casos ha descendido, grupos pro inmigrantes locales y nacionales insisten en que el problema continúa y ven una reforma migratoria como la única solución para evitar la separación de familias.
Pero mientras eso no ocurra, personas como Eliza no tienen otra alternativa que sobrevivir y aprender a llevar una vida que nunca imaginaron tener. Después de una adolescencia muy difícil, esta joven salió adelante. Ahora es profesora de teatro en Los Ángeles y por lo menos viaja dos veces al mes a ver a su madre en Tijuana, quien tiene una tamalería. "Estamos más cerca que nunca", concluye.
©ImpreMedia Digital, LLC
Commentarios