Los futuros escenarios del chavismo

EFE | Dec 12, 2012 | 2:05 PM

El presidente Hugo Chávez, quien se recupera de una dificil, compleja y delicada operación, debe asumir un nuevo mandato el 10 de enero

Venezuela se empieza a asomar a un escenario sin el presidente venezolano, Hugo Chávez, un panorama que dejó servido él mismo con el nombramiento del vicepresidente, Nicolás Maduro, como su sucesor antes de ser operado el martes 11 de diciembre de un cáncer que precipita los acontecimientos en el país sudamericano.
Todo se ha vuelto más relevante estos días en Venezuela y hasta las elecciones regionales del domingo, que han dejado una campaña anodina y gris, adquieren una nueva dimensión ante la perspectiva de que se abra la carrera por la candidatura opositora en unas elecciones adelantadas en caso de que Chávez no pueda asumir en enero.
Analistas consultados consideran que la reaparición del cáncer anunciada por Chávez el pasado sábado y la necesidad de prever una solución en el chavismo para el caso de que él no pueda comenzar el 10 de enero el periodo constitucional 2013-2019, dejan al país ante tres escenarios.
Uno sería que Chávez se recuperara para poder continuar con normalidad en el poder; el segundo, que no quede en capacidad para seguir gobernando, y un tercero, en el que el presidente no pueda superar la enfermedad. Los dos últimos obligarían a elecciones, ya que la Constitución prevé comicios en 30 días tanto si el presidente no puede asumir como si fallece en los cuatro primeros años del mandato.
Participe en el Foro de Venezuela.
Las cosas bien atadas
Así las cosas, Chávez viajó el viernes desde La Habana a Caracas para anunciar la recidiva de su enfermedad y nombrar a Maduro, antes de regresar a Cuba para someterse a la cirugía.
"Chávez vino a Caracas explícitamente a validar, consolidar, empoderar un sustituto", indicó a Efe Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanálisis. Para el analista, ese era un factor importante y Chávez "está luchando para dejar todas sus cosas amarradas, él se siente un padre que está arreglando los papeles para los hijos y quién se va a encargar del negocio familiar".
"Tener una cadena de sucesión natural clara minimiza los riesgos de implosión, de la división interna, de los movimientos", agregó.
Sin embargo, contemplar esta posibilidad no significa que vaya a suceder, como señala León y coincide el politólogo Carlos Romero, profesor de la Universidad Central de Venezuela. El analista subrayó la posibilidad de que Chávez regrese y enmarcó la intervención del presidente el sábado en la necesidad de "poner orden" en el país para evitar una competencia por el liderato y la campaña electoral del domingo, donde su condición de salud, puede influir a favor de los candidatos del chavismo.
Con las encuestas favoreciendo al oficialismo, como recordó Romero, está en juego el liderato del excandidato presidencial Henrique Capriles en el seno de la oposición, ya que una derrota en el estado de Miranda ante el aspirante chavista, Elías Jaua, descabezaría a los adversarios al presidente.
"Capriles es el líder natural de la oposición y su mejor carta para enfrentar a Maduro", consideró León, quien coincidió en que con o sin enfermedad el oficialismo "va a ganar la mayoría de las gobernaciones". "Si Capriles consigue rescatar su estado (...) es muy poco probable que alguien pueda retar su poder", señaló.
Una decisión esperada
El chavismo también tiene tarea por delante, aunque todos están expectantes de la situación en que va a quedar el presidente tras la operación en Cuba.
En opinión de Nícmer Evans, profesor de Ciencia Política de la UCV, Chávez adelantó el escenario en el que no esté y evitó el vacío sobre quién debería continuar su trabajo. "Algo que creo que todos los revolucionarios estaban esperando", señaló.
"El presidente ha anticipado un escenario y si lo ha planteado como factible es porque efectivamente tiene algún nivel de probabilidades importante", agregó.
La continuidad del chavismo es para Evans similar a la del peronismo: no tienen que ver con que si Chávez está vivo o no.
En su opinión, la supervivencia del proceso revolucionario estará basado "en la legitimación y legitimidad de quien esté llamado al relevo" y, por otra parte, en "la compresión de que después de Chávez la única manera de mantener el proceso revolucionario es a través de una dirección colectiva".
En todo caso, en este momento, para Evans, "hay un deseo de que suceda un milagro. Creo que es la gran apuesta de la mayoría del pueblo venezolano".
©EFE
Commentarios