El último capítulo judicial de Strauss-Kahn

EFE | Dec 10, 2012 | 4:24 PM

Fin al escándalo de Strauss-Kahn

Nueva York - El acuerdo sellado en un tribunal por una demanda civil entre Dominique Strauss-Kahn y Nafissatou Diallo, la mujer que acusó de asalto sexual al entonces director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), cerró hoy definitivamente los problemas legales del expolítico francés en Nueva York.
El acuerdo se cerró en una reunión en el tribunal encargado de la demanda civil interpuesta por Diallo, bajo la presidencia del juez Douglas McKeon, de la Corte Suprema de Justicia del barrio neoyorquino del Bronx.
El juez anunció que se había alcanzado un acuerdo durante una breve sesión, a la que asistió Diallo pero no DSK, como se conoce en los medios al exdirigente del FMI, y en la que no se divulgaron los términos económicos del compromiso.
Los abogados de Strauss-Kahn confirmaron en un comunicado que se alcanzó un pacto y agradecieron al juez Mckeon "su paciencia y tolerancia, que ha permitido que se alcanzara este acuerdo", pero no entraron en detalles.
Fuentes del tribunal eludieron precisar a Efe los términos del acuerdo, al catalogarlos como "confidenciales", pero en algunos medios locales se ha avanzado -basándose en fuentes conocedoras del caso- que podría haber una compensación millonaria de Strauss-Kahn a Diallo.
La semana pasada, el diario parisino Le Monde publicó que las partes habían cerrado un acuerdo por el que Strauss-Kahn se comprometía a pagar seis millones de dólares a Diallo, pero los abogados del ex director gerente del FMI desmintieron que se hubiera cerrado aún un acuerdo y menos aún por esa cantidad.
Diallo nunca perdió la fe
Al salir del tribunal, Diallo manifestó en una breve declaración su agradecimiento "a todos los que me apoyaron". Su abogado, Kenneth Thompson, aseguró que la mujer "nunca perdió la fe en nuestro sistema de justicia", por lo que el resultado de la vista judicial de hoy le permitirá "seguir con su vida".
Diallo también cerró hoy una demanda por difamación contra el periódico sensacionalista New York Post, que había sugerido que la camarera de hotel podía ser una prostituta. Tampoco se conocen los términos de ese acuerdo.
El caso contra el político francés comenzó en mayo del año pasado con su detención dentro de un avión en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York, cuando se disponía a viajar a París, después de que la Policía recibiera una denuncia por asalto sexual de Diallo.
La acusación
La mujer, ahora de 33 años, acusó a Strauss-Kahn de haberla asaltado sexualmente de forma "sádica, intencionada, brutal y violenta" cuando entró a limpiar la habitación del hotel donde se hospedaba el entonces director gerente del FMI.
Su detención dio paso a un largo proceso penal del que finalmente Strauss-Kahn quedó libre de cargos a finales de agosto de 2011, después de que la Fiscalía reconociera que había perdido su confianza en Diallo como persona creíble, tras divulgarse el contenido de una conversación telefónica que tuvo con un hombre preso en Arizona un día después de la supuesta agresión.
Ese mismo mes, los abogados de Diallo recurrieron a la Justicia civil con una querella para buscar una indemnización económica.
Strauss-Kahn, de 63 años, llegó a ser uno de los nombres que más sonaron como candidato socialista para disputar a Nicolás Sarkozy la Presidencia de Francia en las elecciones de mayo de este año, pero el caso forzó su dimisión del Fondo Monetario Internacional y acabó con su carrera política.
El ex director gerente del FMI cierra así su saga judicial en Nueva York, pero todavía tiene abierto otro frente en Francia, donde la justicia gala aplazó el pasado 28 de noviembre su decisión sobre la petición de Strauss-Kahn de anular el juicio por proxenetismo en el que está encausado en la ciudad de Lille, al norte de aquel país.
©EFE
Comentarios