Vieques, diez años después

Univision | Dec 08, 2012 | 6:09 PM

SIGUIENTE:

Puertorriqueños dicen que pagan las consecuencias con su salud.

Por: Jorge Viera, Jorge Luis Mota

Ha pasado casi una década desde que la Marina estadounidense cerrara la base naval en la isla de Vieques. Manifestaciones multitudinarias, y arrestos que involucraron a figuras de la política norteamericana y de Hollywood, obligaron al presidente George W. Bush a ordenar la salida.
Una década después, Vieques parece destinada a no olvidar. Encontramos un pueblo que, más allá de sus hermosas playas y pintorescas calles, no se ha podido alejar de su pasado.
La salud de sus habitantes es el tema más importante en esta isla, de una población de alrededor de 10 mil residentes. Según un reciente estudio realizado por la Universidad de Puerto Rico, la incidencia de cáncer en Vieques es un 27 por ciento mayor que en la isla de Puerto Rico, y su tasa de mortalidad es superior un 34 porciento.
Ananinushka Quiñones y su hermana, ambas menores de edad, han pasado la mayoría de sus vidas en hospitales. Ambas sufren de cáncer desde que nacieron. “Mi madre ha sufrido mucho. Apenas tengo 17 años y le doy gracias a Dios que estoy cumpliendo un año más de vida”, dijo.
Su madre responsabiliza de la enfermedad de sus hijas, a la degradación ambiental ocurrida en Vieques producto de los bombardeos y ejercicios militares de la Marina y de la OTAN, realizados por más de 60 años. De acuerdo a esta familia, dichos bombardeos contenían todo tipo de tóxicos.
Por eso ella ahora está demandando al gobierno estadounidense. “Todavía no han dado una compensación por los daños cometidos a nuestro pueblo. Mis hijas son el vivo retrato del daño realizado”, agregó Quiñones.
Además de cáncer, la incidencia de asma es más alta que la media puertorriqueña. La mayor cantidad de casos se reportan entre los niños.
El comisionado residente en Washington, DC, Pedro Pierluisi, reconoció que el gobierno norteamericano debe hacer más por los residentes de Vieques, y dijo estarle dando seguimiento al tema. “El objetivo es que hagan en Vieques lo que han hecho en otras partes de los Estados Unidos donde también ha ocurrido contaminación”, afirmó.
Al mismo tiempo un informe emitido por el gobierno federal indica que, aunque es cierto que existe una mayor incidencia de cáncer en Vieques que en el resto del país, no se ha encontrado prueba de que la enfermedad sea causada por las actividades militares.
'Prohibido olvidar'
Prohibido olvidar en Vieques, ese es el lema de Yabureybo Zenón, líder comunitario que participó en la lucha por la salida de la Marina. Hoy, en las paredes de su pequeño restaurante cuelgan las fotos de algunos de los actos de desobediencia civil que fueron cambiando poco a poco la historia de esta pequeña isla.
“La paz llegó porque el pueblo lo exigió, pero no fue una lucha pacífica... Es prohibido olvidar. Vieques es un pueblo con mucha lucha. Las fotos lo muestran”, dijo señalando las paredes.
Una década después de la partida de la Marina de Vieques, casi la mitad de los residentes no tienen empleo. También, debido a la falta de seguridad, la isla se ha convertido en punto clave para el trasiego de drogas hacia la isla grande de Puerto Rico.
También muchos de los proyectos inmuebles que se pensaban o estaban desarrollándose, fueron abandonados. Por todos lados quedan bunquers vacíos que pertenecían a la Marina, mudos testigos de un pasado que todavía no encuentra futuro.
La pesca, que es el negocio principal de la isla, también ha sufrido. La administración de la isla de Vieques nunca pasó a la jurisdicción de Puerto Rico, sino que un 66 por ciento de la isla quedó bajo el control del Departamento Federal de Pesca y Vida Silvestre que, según los residentes, les limita el acceso a la vida marina.
Erick Torres es uno de los que sufre en carne propia estas limitaciones. “No puedo agarrar un huey. Me dan una multa de 300 dólares y una audiencia en el tribunal federal. Eso en un lugar donde hay unas 60 familias que vivimos de la pesca del huey”, dijo.
En Puerto Rico, el tema vuelve a la mesa de debate, y el nuevo presidente electo de la Cámara de Representantes, Jaime Perello, tiene en su agenda de trabajo el futuro de Vieques. “Tiene que haber un plan entre el gobierno de los Estados Unidos y el gobierno local, a corto, medio y largo plazo, para resolver el problema social y económico de esta isla y sus residentes”, comentó.
El gobierno estadounidense ha informado que ya están limpiando los terrenos de la isla, y que no conocen con exactitud la dimensión de los daños ecológicos que se puedan haber causado tras tantos años de bombardeo.
©Univision
Comentarios