'Un ojo no es nada': joven herido durante toma de posesión en México

Univision.com | Dec 07, 2012 | 2:01 PM

Documentan detenciones arbitrarias y tortura

Uriel Sandoval Díaz, el joven que perdió un ojo durante los disturbios en Ciudad de México el 1 de diciembre durante la toma de posesión de Enrique Peña Nieto como presidente del país, dijo al ser dado de alta que seguirá luchando contra las injusticias en su nación.
De acuerdo a lo que publica el viernes la versión digital del diario mexicano Reforma, el joven hizo varios llamados a las autoridades al ser entrevistado a las afueras del Hospital General de México.
“Pido liberación de los compañeros que injustamente fueron presos, esta lucha no terminará hasta que la miseria termine. Un ojo no es nada, muchos seres humanos no tienen qué comer todos los días, los obreros tienen que ir a las fábricas agachando la cabeza para darle de comer a sus hijos, los campesinos pierden sus tierras y nadie hace nada. Ahora pasa algo mediático y salen”, dijo Sandoval.
En una silla de ruedas, con lentes oscuros y en compañía de su madre y abogado, el joven dijo que “hay muchas injusticias en el país que están sucediendo y no las podemos olvidar. Reivindico todas las formas de lucha, todas son válidas porque tienen un mismo fin, que es la búsqueda de un mundo diferente, de un mundo honesto”, sostuvo.
Sus abogados confirmaron que ya entablaron una denuncia en la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía general), por los delitos de tentativa de homicidio y abuso de autoridad. Dijeron que la herida que le costó el ojo al joven fue de una bala de goma disparada por la Policía Federal.
Al menos 22 detenciones arbitrarias
Por otro lado, la versión web del diario español El Mundo informa que al menos 22 personas fueron detenidas arbitrariamente, mientras cuatro más fueron torturadas durante el operativo policial del 1 de diciembre.
La cifra la basa en lo dado a conocer por un informe de la Comisión de Derechos Humanos de Ciudad de México, cuyo titular, Luis González Plascencia, dijo que investiga de manera autónoma los casos de violaciones a los derechos humanos.
“Estamos hablando de un 30 por ciento de las personas que fueron detenidas”, dijo al presentar las conclusiones de un informe preliminar en una entrevista con la emisora MVS radio.
“Desde luego sabemos que hay personas que están involucradas en los hechos, están filmadas. Lo importante aquí es que la autoridad pueda dar certeza de que quienes van a ser sancionados efectivamente participaron en los hechos y no que se vuelva a criminalizar a personas que simplemente estaban protestando de manera pacífica o bien ni siquiera participando”, citó El Mundo a González Plascencia.
A las personas que se les detuvo se les acusa de ataques a la paz pública en pandilla, entre otros delitos, por lo que podrían alcanzar penas aproximadas de entre cinco a 30 años de prisión.
Sin embargo, existe una serie de videos que muestra casos de manifestantes que fueron detenidos sin que se observe que hayan incurrido en ningún acto violento.
González Plascencia citó varios casos, como el de un grupo de personas que estaban leyendo poemas y que fueron detenidas sin que hubiera “ninguna conducta que ameritara su arresto”.
Otros casos son los de dos periodistas y un joven que se dedicaba a limpiar zapatos en la zona centro de la capital mexicana, al que los manifestantes le quitaron su material de trabajo para atacar a la policía. Los agentes detuvieron al agraviado.
Por otra parte, la versión digital de la revista mexicana Proceso informa –también de acuerdo al reporte de la Comisión de Derechos Humanos local—que tres manifestantes sufrieron choques eléctricos, y uno más fue víctima de “tormentos físicos graves”.
Golpes y toques en los genitales, choques eléctricos en las piernas, golpes en las costillas, cadera, tobillos y más fueron algunos de los ataques que habrían sufrido los detenidos; al menos uno de ellos fue escupido por un grupo de policías.
Animal Político, a su vez, indica que un joven de 26 años “fue amagado con el arma, lo golpearon en los genitales y le dieron choques eléctricos en una de sus piernas. Antes de ponerlo a disposición del Ministerio Público, la patrulla se detuvo, lo desnudaron, le tomaron fotos desnudo y lo golpearon en las costillas”, dijo el medio citando también el informe.
Alcalde Mancera ofrece dar seguimiento
Por su parte, el alcalde Miguel Ángel Mancera –que recién asumió el cargo el 5 de diciembre--, dijo que hará puntual seguimiento de las observaciones hechas por el organismo de derechos humanos.
En conferencia de prensa, según cita la web de Excélsior, Mancera sostuvo que “la instrucción que he dado es que la Procuraduría dé un seguimiento puntual a esta etapa de proceso, que es una etapa donde resolverá el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, y que acompañe a aquellos casos donde se determine que no hay probable responsabilidad. La Procuraduría se mantendrá con esa resolución del tribunal y no vamos a ir a ninguna impugnación”.

El ‘Bloque Negro’ niega participación en disturbios… de alguna manera

Por su parte, la señalada Alianza Anarquista Revolucionaria negó contar “con la capacidad para articular, organizar o conspirar una protesta de la envergadura del 1 de diciembre”.
Formada por las organizaciones Bloque Negro, Colectivo Autónomo Magonista, Coordinadora Estudiantil Anarquista, Escarlata Revoltosa, Grupo Anarco Comunista, Grupo Bandera Negra, Juventud Libertaria y la Llama de la Libertad, la alianza admitió su participación en protestas el 1 de diciembre en Ciudad de México, pero dijo que las confrontaciones con la policía fueron un “legítimo ejercicio de autodefensa” que instrumentó el “proletariado mexicano, que manifestó enérgicamente su descontento con el regreso del PRI (Partido Revolucionario Institucional, del que proviene Enrique Peña Nieto) y lo que eso representa”.
Animal Político citó el comunicado difundido por la Alianza a través de su perfil de Facebook, en que la organización además afirma que “las declaraciones del gobierno del DF (Ciudad de México), que señala abiertamente responsable al movimiento anarquista en general, y a ciertas organizaciones en particular, no corresponden a la realidad con la que se desarrollaron los hechos”, con el objetivo de “criminalizar” a dichas agrupaciones.
Aunque las acciones de destrucción, confrontación y saqueo “en ningún momento fueron premeditadas por los anarquistas (…) fueron legítimas medidas de defensa que se desarrollaron en el curso de la manifestación de manera espontánea” en supuesta respuesta a las agresiones de los cuerpos de seguridad pública que desde el inicio lanzaron “proyectiles metálicos de gas lacrimógeno y balas de goma que apuntaban directamente a los manifestantes.
“Fue ante estas agresiones que los sectores sociales ahí convocados comenzaron a desplegar tácticas de legítima autodefensa, al ir en aumento la tensión, la rabia, la impotencia y el descontento generalizado”, se defienden.
El movimiento de Javier Sicilia
Por su parte, el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, encabezado por el poeta y periodista mexicano Javier Sicilia, se dijo además solidario con la exigencia de liberar a todas las personas detenidas durante la protesta, ante las denuncias de que se trató de “detenciones arbitrarias cometidas no solo contra muchos ciudadanos que se manifestaban pacíficamente, sino también de otros que nada tenían qué ver con la protesta”.
Formado por víctimas de violencia en todo México, el movimiento pidió investigar la presunta participación de “grupos de choque parapoliciales” en los disturbios, además de que sentenció: “no estamos dispuestos a permitir esas prácticas represivas que tanto lesionaron a nuestra sociedad en años pasados”.
“Nosotros y nosotras conocemos bien el dolor, la rabia y la impotencia que causa la injusticia y la impunidad. Por eso, hoy abrazamos y caminamos con los y las detenidas, con las personas que resultaron heridas y con sus familiares”.
Las autoridades se defienden
Por su parte, el encargado del Despacho de la Secretaría de Seguridad Pública federal, Manuel Mondragón y Kalb, negó que el 1 de diciembre las fuerzas federales hayan aplicado técnicas de “encapsulamiento” para detener a grupos de jóvenes, además de que descartó el uso de balas de gomas.
“Las fuerzas federales no sacaron ninguna arma de goma, no, de armas de goma, lo que tienen son proyectiles de gases”, citó la web del diario de México El Universal.
El funcionario dijo que las personas que resultaron gravemente lesionadas durante las protestas podrían haber sido víctimas de los propios grupos beligerantes que se manifestaron mientras se realizaba la toma de posesión de Enrique Peña Nieto como presidente de México para el periodo 2012-2018.
©Univision.com
Commentarios