Presidente y partidos políticos firmaron 'Pacto por México'

Univision.com | Dec 02, 2012 | 5:08 PM

SIGUIENTE:

Noticiero Univision: El nuevo presidente mexicano y los líderes de los tres principales partidos políticos mexicanos han suscrito al Pacto por México, para profundizar en la democratización y mejorar la gobernanza del país.

Buscan unión e impulsar reformas

El presidente Enrique Peña Nieto y los tres principales partidos políticos firmaron el domingo un pacto para impulsar reformas orientadas a fortalecer la democracia, combatir las desigualdades sociales y promover el crecimiento económico de México.
En el segundo día de ejercicio de la presidencia, Peña Nieto(Partido Revolucionario Institucional, PRI), el conservador Partido Acción Nacional (PAN) y el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) suscribieron el denominado "Pacto por México", cuya negociación estuvo a punto de irse por tierra el pasado jueves. Por la mañana, Peña Nieto encabezó la entrega del Premio Nacional del Deporte. 
"La importancia de este pacto es que los partidos, siguiendo sus agendas políticas, han decidido privilegiar coincidencias y ponerlas por escrito (...) el pacto le da estabilidad, certeza y rumbo a México", dijo Peña Nieto en la ceremonia de firma, que describió como un "encuentro inédito" en la política mexicana.
El pacto contempla cinco líneas de acción en los terrenos de derechos y libertades, crecimiento económico y competitividad, seguridad y justicia, transparencia y combate a la corrupción, y gobernabilidad democrática.
El documento fue signado en el histórico castillo de Chapultepec por el presidente y por los líderes del PRI, Cristina Díaz; del PAN, Gustavo Madero, y del PRD, Jesús Zambrano.
"México comienza una nueva etapa de su vida democrática. Ha llegado el momento del encuentro y del acuerdo. Ha llegado el momento de dar el siguiente paso en el perfeccionamiento democrático: transitar del sufragio efectivo al Gobierno eficaz", declaró Peña en su intervención.
El mandatario dijo que su Gobierno ofrece "participar con entusiasmo" para que el pacto, al que calificó de "inédito y trascendental", se materialice en leyes y acciones concretas en beneficio del país.
'Un acuerdo innovador'
Afirmó que se trata de "un acuerdo innovador, que impone metas precisas y plazos concretos para lograrlas", además de que es un documento "realista, que detalla las instancias e instrumentos para llevarlo del papel a los hechos".
Pero lo más importante, dijo, radica en que el acuerdo "alienta la unidad dentro de la pluralidad; en pocas palabras, el Pacto por México es el proyecto de país que todos los aquí presentes compartimos y respaldamos".
"De este tamaño es su importancia, de este tamaño es el compromiso que hoy asumimos con los mexicanos", acotó Peña, y subrayó que "por primera vez se logra un acuerdo que no surge de la necesidad de enfrentar una emergencia sino de la voluntad explícita de transformar al país".
Finalmente, dijo que la siguiente etapa es transformar el pacto político en un "gran acuerdo social", y en nombre de los signatarios invitó a todos los sectores de la sociedad a conocerlo y apoyarlo.
Previamente, al reseñar el contenido del convenio, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que el documento se rige en tres ejes: el fortalecimiento de Estado, la modernización económica y política, y la ampliación y aplicación de derechos sociales.
Añadió que se compone de cinco acuerdos fundamentales relativos a gobernabilidad democrática, transparencia y rendición de cuentas, derechos y libertades, seguridad y justicia, y por último crecimiento económico, empleo y competitividad.
El documento fue suscrito por la presidenta interina del Partido Revolucionario Institucional (PRI, partido de Peña Nieto), Cristina Díaz, y los dirigentes del Partido Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero, y del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano.
Las críticas a la izquierda
La firma del acuerdo, cuya negociación fue dada a conocer por los líderes partidistas el lunes pasado, había quedado en entredicho al salir a la luz las diferencias internas en el izquierdista PRD en cuanto al documento.
La Comisión Política del PRD reconvino en días recientes a Zambrano por no haber consultado con las diferentes instancias del partido las negociaciones del pacto, y le impuso una serie de restricciones para suscribirlo.
El miércoles, Zambrano advirtió que no firmaría acuerdo alguno antes de la toma de posesión de Peña Nieto el 1 de diciembre, y reconoció que hay voces discrepantes al interior del PRD sobre las negociaciones con los otros partidos y el acercamiento con Peña Nieto, cuyo triunfo en las elecciones presidenciales del 1 de julio su agrupación no reconoció.
Pero el sábado, durante el acto de toma de posesión de Peña, el líder del PRD dijo que el acuerdo sería firmado pese a no contar con el aval de la Comisión Política de su partido, y esgrimió el amplio apoyo a sus negociaciones con las demás fuerzas políticas por parte de legisladores, gobernadores y alcaldes de izquierda.
Este domingo, durante su intervención en la ceremonia en el histórico Castillo de Chapultepec, Zambrano admitió que firmar el pacto constituye un riesgo político, pero añadió que "vale la pena asumirlo; son de esos riesgos que vale la pena asumir de frente y afrontarlos".
Desde la elección intermedia en 1997, ningún partido político ha conseguido la mayoría en las dos cámaras del Legislativo mexicano, en las que actualmente el PRI cuenta con la mayoría relativa, el PAN figura como segunda fuerza y el PRD como tercera de un total de siete partidos.
Con tono crítico, Zambrano dijo que el PRD no olvidará su línea de izquierda opositora, principalmente en el terreno social. "Nos duele profundamente la desigualdad y la enorme y casi insultante concentración de la riqueza en los sectores de más altos ingresos", dijo.
La negociación de este pacto desató una pugna al interior del PRD, donde se opusieron a firmarlo corrientes ligadas al ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, quien acusa al PRI de haber ganado la elección comprando millones de votos, algo sin embargo desestimado por el Tribunal Electoral.
"Nos dicen que estamos arriesgando nuestro capital político, que nos estamos desdibujando como izquierda. Sabemos que es un riesgo, pero vale la pena asumirlo", dijo Zambrano.
Peña Nieto, del PRI, asumió la presidencia de México el sábado con un ambicioso plan de gobierno que contempla 13 acciones orientadas principalmente a restablecer la paz en un país golpeado por la violencia del narcotráfico y combatir la pobreza.
©Univision.com
Comentarios