Oleada de iniciativas migratorias dividen al Congreso

AFP | Nov 30, 2012 | 1:47 PM

¿Se acerca la reforma migratoria?

Legisladores republicanos y demócratas rivalizaron esta semana en el Congreso estadounidense a la hora de anunciar iniciativas de reforma migratoria, un tema que cobra renovado interés tras las elecciones pero que sigue mostrando la división política.
Dos senadores republicanos, Kay Bailey Hutchinson de Texas y John Kyl de Arizona, presentaron un proyecto de ley destinado a resolver el caso de los centenares de miles de jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo menores.
La iniciativa fue presentada el mismo día en que el presidente electo mexicano Enrique Peña Nieto era recibido por el mandatario Barack Obama en la Casa Blanca.
"Es una forma de empezar la conversación en un tono mesurado y tranquilo", aseguró el senador Kyl, que ya en el pasado ha estado involucrado en iniciativas de reforma migratoria, y que se retira en un mes, junto a Hutchinson.
La reforma migratoria ha dominado durante años, a menudo con tono envenenado, el discurso político destinado a la comunidad hispana, que representó en las pasadas elecciones el 10% del electorado.
Hace más de una década que el Congreso no consigue ponerse de acuerdo sobre cómo resolver el drama de los indocumentados conocidos como 'dreamers', jóvenes que crecieron en Estados Unidos sin ningún historial delictivo y que quieren estudiar en la universidad, trabajar o enrolarse en las Fuerzas Armadas.
Los 'dreamers' (soñadores) deben su nombre al proyecto conocido como Dream Act, y Kyl y Hutchison hicieron un juego de palabras para bautizar a su proyecto, Achieve Act (Realización).
Pero el Achieve Act no prevé una legalización plena de esos jóvenes, sino solamente una visa especial, de seis años, para permitir a los indocumentados obtener un título universitario o alistarse militarmente.
El caucus hispano en el Congreso, que agrupa a los legisladores demócratas, respondió con críticas este miércoles en una rueda de prensa.
En busca de alternativas
El Achieve Act "no realiza los sueños de esos estudiantes porque no les permite ser residentes permanentes", declaró uno de los líderes del caucus, el senador Robert Menéndez.
"Acepto que es un movimiento, pero se queda corto", dijo.
El caucus presentó nueve principios para una reforma integral que dé solución a la situación de once millones de indocumentados, que incluya una reorganización del sistema de entrada actual para los inmigrantes y que imponga controles a los empresarios.
Tras las elecciones "ahora somos la reina del baile. Bueno, pues ahora toca bailar", declaró el representante también demócrata Luis Gutiérrez.
Pero la música no parece ser la misma para los republicanos.
El viernes la Cámara de Representantes debe examinar otro proyecto republicano conocido como Stem Act, también destinado a los jóvenes inmigrantes pero esta vez legales, estudiantes extranjeros que vienen a cursar carreras en las universidades estadounidenses.
El objetivo es atraer con 55.000 visas al año a los extranjeros que cursen estudios en ciencia, tecnología o ingeniería, reemplazando a un sistema de lotería criticado tanto por republicanos como demócratas.
Pero el proyecto Stem tampoco incluye suficientes garantías para que los estudiantes puedan reunir a sus familias en Estados Unidos, advirtió Menéndez.
"Nos opondremos en la votación del viernes", repuso Gutiérrez.
Tanto republicanos como demócratas aseguraron tras los comicios que el tema migratorio hay que abordarlo de forma integral, pero los proyectos para los jóvenes indocumentados y los extranjeros estudiantes tan sólo cubren una parte muy parcial del tema, sin que haya acuerdo.
©AFP
Commentarios