Más buscado del FBI viajó por distintos países

ImpreMedia Digital, LLC | Nov 27, 2012 | 9:27 AM

SIGUIENTE:

Fue capturado en México y deportado a LA, donde enfrenta varias acusaciones de asesinato y otros delitos graves.

Ligado a un cártel de droga mexicano

Antes de ser incluido en la lista de los diez fugitivos más buscados por el FBI, José Luis Sáenz, capturado el jueves en Guadalajara, viajó sin problemas de Centroamérica a Canadá por unos diez años, amparado por uno de los cárteles de la droga más fuertes de México, revelaron autoridades.
Pero en los últimos años, ya con su fotografía al lado del exlíder de la red terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden, Sáenz se escondió en un apartamento de la ciudad tapatía, borró los tatuajes en sus brazos y sus huellas dactilares, subió de peso y trató de pasar como un mexicano normal.
Asesinato y venta de droga
Así vivió hasta la tarde del jueves, cuando un comando de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de México lo arrestó sin incidentes en su vivienda. Tras el operativo no le decomisaron armas, ni droga.
"Este fue un plan bien preparado que realizó un equipo de tácticas especiales para la seguridad de los agentes y de los ciudadanos alrededor", dijo Bill Lewis, director asistente de la oficina local del FBI.
A Sáenz se le acusa de haber matado a dos pandilleros rivales en 1998 y luego a su novia y madre de su hija, supuestamente para que no lo delatara a las autoridades. Y en 2008, en Whittier, habría asesinado a otro individuo al que le decomisaron más de 600,000 dólares, producto de la venta de droga.
Desde 2009, la agencia decidió colocar a Sáenz en la lista de las diez personas más buscadas por los cuatro homicidios que cometió en 1998 y 2008 en el área de Los Ángeles, su estrecha relación con un cártel del narcotráfico de México (cuyo nombre no ha sido revelado) y su alta peligrosidad.
"Smiley", como era conocido desde que fue parte de la pandilla Cuatro Flags de Boyle Heights, advirtió que no dudaría en matar al agente que tratara de detenerlo. La semana pasada, sin embargo, lo sorprendieron varios policías mexicanos, coordinados por el FBI.
No fue fácil encontrarlo
Desde el 2011, la corporación federal seguía cada uno de sus pasos en Guadalajara. Quien delató a Sáenz recibió la recompensa ofrecida de 100,000 dólares un día después de la captura.
No fue tan fácil dar con su paradero. Le buscaron por 14 años en México y Estados Unidos. "La razón principal por la que fue difícil capturarlo era porque solía cambiar de domicilio, en Centroamérica y Norteamérica; estuvo en Canadá, salía y entraba a Estados Unidos a través de México", precisó Scott Garriola, el agente del FBI encargado del operativo de captura.
"Teníamos la determinación de encontrarlo, pero cuando tienes muchos aliados y tanto dinero en conexión y te mueves constantemente es más complicado", comentó Garriola, quien ha estado tras el arrestado de tres fugitivos en la lista más importante del FBI.
Por el momento, se desconoce si Sáenz cometió algún asesinato en México, aunque lo han identificado como un asesino a sueldo del crimen organizado en ese país. Desde antes de su último homicidio, en 2008, relacionado con una deuda por drogas, él se dedicó al trasiego de narcóticos en EEUU y entregaba las ganancias al cártel mexicano.
No se ha revelado el nombre del grupo criminal, dijo un agente del FBI, porque hay otra investigación.
Para el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), la detención de Sáenz, quien fue presentado en una corte de Pomona por los dos homicidios que cometió en este condado y el miércoles o jueves comparecerá en un tribunal del centro de LA por los asesinatos ocurridos en esta ciudad, libera al municipio de una pesada carga.
"Los Ángeles es un lugar más seguro hoy que como lo era hace una semana", expresó Michel Moore, subjefe del LAPD. "Esto representa otro paso para la justicia, no sólo por la captura de este individuo, por sus acusaciones de violencia, sino para las familias de las víctimas", añadió.
©ImpreMedia Digital, LLC
Commentarios