'Macho' Camacho la vida de un campeón

Univision | Nov 24, 2012 | 8:58 PM

Triunfó en los cuadrilateros

Como pugilista nadie puede negar que Héctor “El Macho” Camacho, originario de Bayamón, Puerto Rico, era incomparable, por la forma de pelear y convertir el cuadrilátero en un lugar de espectáculo inigualable. Pero, esa manera de hacer del boxeo una fiesta, también lo reflejó en su vida personal.
Con muchos altibajos, el boxeador enfrentó una lucha difícil para superar su adicción a las drogas y eludir su vida desordenada.
Fue nueve veces campeón y tenía en el boxeo un record que muchos envidiaban: 88 peleas, 79 ganadas, 38 por knock-out. Su estilo era venerado, según recuerda el ex campeón mexicano Carlos Palomino:
- Muhammad Ali, “Sugar” Ray Leonard, fue el mismo estilo de movimiento, entradas, salidas. Utilizar la rapidez de manos y la rapidez de los pies-.Palomino dice que el puertorriqueño era casi un actor adentro del cuadrilátero.
- Porque salía bailando con una batas y calzoncillos brillantes, muy diferente a lo que habíamos visto antes.
Pero cuando abandonaba el ring, se llevaba su fiesta a la casa y se transformaba en el rey de la parranda.
Hace un tiempo, Aquí y Ahora resolvió seguirle la pista al “Macho Camacho”, cuando supimos que, por forzar su entrada a un taller de reparación de computadoras, terminó en la cárcel.
- Me trepé, cuando vi que se me enganchó una pierna, pero me liberé a los cinco minutos-.
Al entrar al local, el boxeador no solo se llevó su computadora. Igualmente guardó en una bolsa muchos aparatos ajenos. Pronto la policía supo que él había sido el responsable del robo y aunque, cuando se le pasó la borrachera, pidió perdón al dueño, fue condenado a siete años.
Lo visitamos en la prisión y entre lágrimas nos confesó los errores de su vida y cómo trataba de huir de esos demonios: la droga, las parrandas y el desorden.
Las mujeres marcaron su vida, pero dos en especial lo convertían en un niño dócil. La primera fue su mamá y la segunda su amor de toda la vida, su esposa Amy, quien lo acompañó en las buenas y en las malas y llegó a sacarlo del abismo muchas veces hasta que se cansó.
A través de Univisión, el “Macho” Camacho le rogó a Amy que lo perdonara y fuimos hasta su casa para mostrarle esas súplicas de un hombre, aparentemente arrepentido. Amy no le creyó y pronosticó que todo volvería a ser igual.
- ¿Esta es la primera vez que lo ve llorar?, le pregunté a Amy.- Sí-.
- ¿Cree que esto encierra algo de sinceridad?-.- No. Lo conozco muy bien. Él necesita más que eso, que una cárcel. Son muchas cosas que Macho necesita cambiar.
Un par de años más tarde volvimos a reencontrarnos con la pareja y tratamos de tenerlos juntos en una entrevista, pero el rompimiento era casi definitivo.
- Yo ya llevo muchos años sola y no soy fea. ¿Cuántos años más yo tengo que estar sola y esperar al “Macho” que cambie?-.
El “Macho” Camacho siguió luchando para abandonar su vida de excesos.
En Aquí y Ahora este domingo a las 7PM, 6 centro, les revelamos los secretos de la vida personal y deportiva de un ídolo que saboreó la fama y la riqueza, levantando los guantes cuando tuvo la gloria, pero también se comió el polvo cuando por azares del destino tuvo que besar la lona por sus errores personales.
©Univision
Commentarios