Pese a los golpes, Los Zetas siguen siendo un peligro para el norte de México

Univision.com | Nov 18, 2012 | 3:54 PM

Los mineros, en riesgo por todos los frentes

A pesar de que el Gobierno de Felipe Calderón sigue golpeando la estructura criminal de bandas narcotraficantes como el cártel de Los Zetas, gremios como el minero afirman que, además de los riesgos que su labor implica, tienen que enfrentarse a los que les genera el actuar del crimen organizado.
Los mineros de la zona carbonífera de Coahuila, estado mexicano vecino de Estados Unidos ahora lidian con la amenazante presencia de Los Zetas.
La Agencia France Press informa que en los pozos de carbón de la región de Agujita y Barroterán, los mineros trabajan en condiciones precarias, sin protección alguna y en pozos estrechos que carecen de un plan de escape de emergencia.
Rosalío Ayala, de 48 años, perdió el pie derecho y parte de una pierna en marzo pasado después de que una piedra le cayó encima.
"En el carbón ya no puedo trabajar porque ya no es igual sin un miembro. Trabajé 30 años en esa industria y en los pozos no hay ventilación. Hay mucho polveo. Se necesita también andar con gaseo (oxígeno), pero tampoco hay gaseo ahí", explica el minero.
"No había ningún plan de emergencia, sólo la puerta donde entraba y por la misma salía. No había otra salida posible. No hay cómo salir ni donde correr si hay una emergencia", agrega Ayala.
Pero ahora los accidentes no son el único riesgo. La zona minera ha visto ingresar a un nuevo protagonista: el cártel de Los Zetas, una violenta organización que usaba la carretera federal 57, a cuyo alrededor se levantan los pueblos mineros, para llevar cocaína a Estados Unidos.
El más brutal de los cárteles mexicanos
El secretario de Gobierno de México, Alejandro Poiré, reconoció a comienzos de noviembre que hace un año se investiga la incursión en las minas de carbón de Los Zetas, considerado el más brutal de los cárteles que operan en México.
Las denuncias de que Los Zetas se han apropiado de algunas pequeñas minas han crecido, sobre todo después que su máximo jefe Heriberto Lazcano murió al enfrentarse en octubre con militares en Progreso, un pueblo donde aparecía ante los vecinos como explotador de un pozo artesanal.
Lazcano fue abatido en la cancha de béisbol de ese poblado de menos de un millar de habitantes. Su cadáver fue robado después por un comando armado.
La presencia de Los Zetas ha traído una multiplicación de la violencia en Coahuila. Patrullas militares y de la policía federal establecen controles en las carreteras que van hacia Estados Unidos. Pero los habitantes no se sienten seguros.
La Cámara Minera Mexicana, que agrupa a las empresas del sector, denunció en su informe anual 2012 que la inseguridad es el principal desafío que enfrentan.
Abusan de la ausencia gubernamental
"Por tratarse de actividades que se realizan mayormente en zonas apartadas de las ciudades, la explotación minera es uno de los sectores industriales más vulnerables ante el crimen organizado", afirmaron.
Para la organización "Familia Pasta de Conchos", creada por allegados de los 65 mineros que murieron por una explosión en la mina del mismo nombre en 2006, la llegada de narcotraficantes ha sido facilitada por la falta de presencia del estado.
"Al no aceptar responsabilidades por falta de seguridad en las minas que es competencia del gobierno, al no haber sanciones por la muerte de los mineros, cualquiera se mete a sacar carbón", dice un investigador de esa ONG que requirió el anonimato.
"Los pozos no cumplen ninguna norma. Es imposible que cumplan normas. Es totalmente inhumana la situación en estos pozos. Sin embargo, las autoridades los autorizan y no castigan a ningún empresario", señala Raúl Vera, obispo de Saltillo, capital del estado de Coahuila.
"Hay corrupción dentro de las autoridades y los legisladores", denunció el prelado en una entrevista con la AFP.
Para Ayala el carbón ha sido su vida por tres décadas, aunque haya estado a punto de morir por los accidentes. Antes de la caída de piedra que lo dejó sin pierna, el minero sobrevivió milagrosamente cuando se inundó el pozo en el que laboraba.
"Los trabajadores corrían para formarse, para poder salir del pozo. En el bote, sólo podían salir dos personas cada vez. Yo logré salir del pozo después de la tercera subida", relató.
Autoridades anuncian los golpes asestados
Y mientras tanto, la Marina Armada de México desmanteló dos redes de telecomunicaciones compuestas por 24 antenas y 25 repetidoras, que eran utilizadas presuntamente por el crimen organizado en los estados de Coahuila y Veracruz, informó la Secretaría de Marina (Semar).
La dependencia indicó que las acciones para desmantelar la primera red se desarrollaron del 15 de octubre al 7 de noviembre en la ciudad de Piedras Negras y en los municipios de Ramos Arizpe, Acuña y Jiménez en el norteño estado de Coahuila, destaca Efe.
La Semar detalló que esta red comunicaciones estaba integrada por 11 antenas, 11 repetidoras análogas y digitales, dos fotoceldas, diversas fuentes de poder, baterías, controladores, cables y otros instrumentos y equipos, que permitían la cobertura en diversas ciudades de esta zona.
"Con el desmantelamiento de esta red de comunicaciones se debilita el control de actividades ilícitas, redes de vigilancia y alerta de movimientos que realiza el grupo delictivo de "Los Zetas" en contra de las fuerzas federales en el estado de Coahuila", precisó el ministerio.
Además, los infantes de Marina de la Tercera Zona Naval desmantelaron el pasado 15 de noviembre una red de comunicación clandestina en una zona boscosa del volcán Cofre de Perote en el estado de Veracruz, este de México.
La Semar precisó que gracias a un trabajo de inteligencia ubicaron y desmantelaron la red de antenas, repetidoras y radiobases que les permitían comunicarse en un radio hasta de 100 kilómetros a la redonda con transmisión de voz con cobertura en las ciudades de Xalapa (capital del estado), Coatepec, Xico, Perote, Alto Lucero y sus zonas conurbadas.
En estos operativos se decomisaron 14 repetidores, 7 antenas UHF, seis antenas VHF, un regulador de voltaje, un transformador y dos cargadores de baterías, equipos que fueron entregados a la Fiscalía federal.
La Semar indicó que con estas acciones, que forman parte de la operación "Veracruz Seguro", se asestó un golpe a la infraestructura de comunicaciones del crimen organizado.
©Univision.com
Commentarios