Alan Gross demanda a EEUU y a empresa que lo contrató para viaje a Cuba

EFE | Nov 20, 2012 | 1:29 PM

Acusan falta de protección

Alan Gross, el contratista estadounidense preso en Cuba desde 2009, y su esposa, Judy, presentaron una demanda contra EEUU y la empresa que lo contrató por no haberle advertido de los riesgos de viajar a Cuba o protegido adecuadamente.
En un comunicado, ambos explicaron que la demanda contra el Gobierno de Estados Unidos y contra la empresa Development Alternatives, Inc. (DAI), es por su "papel en la detención y encarcelamiento" de Gross, "incluyendo su abyecto fracaso para aconsejarle, capacitarle y protegerlo".
En la demanda, ambos alegan que tanto DAI como el Gobierno de EE.UU. "ignoraron las repetidas preocupaciones del señor Gross, por lo que DAI podía continuar generando ingresos significativos y el Gobierno podía continuar utilizándolo como prenda en sus iniciativas de política hacia Cuba", indicó el comunicado.
La demanda, presentada en un tribunal federal en Washington, explica que Gross, de 60 años, fue encarcelado en Cuba mientras trabajaba en un proyecto del Gobierno de Estados Unidos pensado para incrementar el acceso a internet de la comunidad judía en la isla.
Gross fue detenido y encarcelado en diciembre de 2009 y sentenciado a 15 años de prisión bajo cargos de atentar contra la seguridad del Estado.
El comunicado explica que, debido a la naturaleza de su trabajo, Gross tuvo que realizar viajes múltiples a Cuba durante un corto período de tiempo, y fue "arrestado y detenido indebidamente" en el quinto viaje.
No le advirtieron de los riesgos 
Ambos demandantes alegan que tanto DAI como el Gobierno de Washington "no le informaron adecuadamente al señor Gross, antes o después de que comenzara a viajar a Cuba, de los riesgos materiales que afrontaba debido a su participación en el proyecto", indica el comunicado.
No tomaron las medidas adecuadas para proteger a Gross, ni le dieron la "educación y la capacitación necesarias para minimizar el riesgo" de sufrir daños; tampoco le pidieron que saliera de Cuba o le impidieron que regresara a la isla, ni postergaron el proyecto hasta que bajaran los riesgos, alegan en la demanda.
Según la familia Gross, estas medidas preventivas hubiesen frustrado que DAI completara el proyecto en Cuba con prontitud, como parte de un contrato "más amplio y muy lucrativo con el Gobierno de Estados Unidos", agregó la nota.
Desde su encarcelamiento, Gross ha sido sometido a un "abuso psicológico extremo en intensos interrogatorios"; comparte una pequeña habitación con otros dos reos, ha perdido casi 43 kilos, y tiene problemas de artritis crónica y lo que parece ser un tumor canceroso en un hombro, indicó.
Además, su negocio y su carrera han quedo destruidos y su familia "ha sido privada de su principal" fuente de salario. Gross tampoco ha podido ver a su madre que tiene cáncer pulmonar terminal, o a su hija, que tiene cáncer del seno, continuó.
Fuentes con conocimiento del caso indicaron a Efe que el Departamento de Estado prevé emitir hoy mismo una declaración en respuesta a la demanda.
Sin embargo, consultado por Efe, el portavoz del Departamento de Estado William Ostick dijo que al ser un asunto legal el responsable de tramitarlo es el Departamento de Justicia.
En paralelo, los Gross también presentaron una segunda demanda ante un tribunal federal en Maryland contra la Federal Insurance Company, que emitió un seguro a DAI, por no cumplir con sus obligaciones "para cubrir ciertos gastos" y otras pérdidas en conexión con el arresto del estadounidense en Cuba.
La aseguradora, afirma la familia Gross, "ha negado indebidamente los beneficios bajo la póliza, y ha actuado de mala fe durante toda esta dura prueba". 
©EFE
Comentarios