Legalización de marihuana en EEUU: Un problema para México

AFP | Nov 14, 2012 | 11:44 AM

Una laguna entre ambas políticas

Le legalización de la marihuana recreativa en dos estados de Estados Unidos crea un "enorme problema" de opinión pública para la lucha antidrogas, aunque su enfoque no cambia, estimó este miércoles el embajador de México en Washington, Arturo Sarukhan.
La aprobación del uso recreativo de la marihuana en Colorado (oeste) y Washington (noroeste) la semana pasada "ya está modificando la percepción pública y esto es un enorme problema y un enorme reto", dijo Sarukhan, en el centro de análisis Diálogo Interamericano.
"Es muy difícil para la opinión pública en México y para ciertos políticos entender por qué México está dedicando recursos para prevenir el tráfico de marihuana si dos estados ahora legalizaron su uso recreativo", señaló el embajador.
"Inmediatamente inserta una laguna entre la política diseñada por México y entre México, Estados Unidos y otros países para restringir el narcotráfico", expresó.
Pero Sarukhan estimó que no tendrá un impacto en la política antidrogas, porque el tráfico de marihuana no es el principal origen de recursos de los cárteles mexicanos, quienes además tienen una gran capacidad de adaptación y pueden diversificar sus actividades criminales.
Además resta ver cuál será la respuesta del gobierno de Barack Obama, toda vez que a nivel federal la marihuana sigue siendo ilegal, dijo Sarukhan.
Sarukhan descartó adelantar los temas que abordará con Obama el presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, quien visitará Washington el 27 de noviembre, pocos días antes de tomar posesión el 1 de diciembre.
Peña Nieto ha expresado su deseo de estrechar la colaboración con Washington sobre una amplia agenda, no sólo enfocada en la lucha antidroga.
La cooperación entre Estados Unidos y México ha llegado a niveles inéditos durante los gobiernos Obama y el saliente Felipe Calderón, quien lanzó una ofensiva militarizada en diciembre de 2006 contra los cárteles, generando una ola de violencia que dejó hasta ahora más de 60 mil muertos.
Sarukhan afirmó que tras las elecciones en Estados Unidos "hay una oportunidad" para intentar una reforma migratoria integral, en un país donde viven 11.5 millones de indocumentados, dos tercios de ellos mexicanos.
Tras la demostración del peso del voto hispano en las elecciones, el reforzamiento de la seguridad fronteriza y la caída a cero del flujo migratorio neto entre ambos países, "la lógica ventana de oportunidad para que esto ocurra es entre 2013 y 2014", agregó Sarukhan.
©AFP
Comentarios