Congresista pide a Obama reforma migratoria

EFE | Nov 07, 2012 | 4:40 PM

Sin apoyo bipartidista en el Congreso cualquier iniciativa fracasará en el intento

CHICAGO, Illinois - El congresista Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) dijo el miércoles que el presidente Barack Obama debería convocar a una reunión urgente de líderes del Congreso para replantear la reforma migratoria, como agradecimiento al voto latino e inmigrante que le permitió obtener un segundo período en la Casa Blanca.
"Puede ser en la Casa Blanca o durante un fin de semana en Camp David, pero el presidente tiene que tomar las riendas del liderazgo en este tema, hay que arremangarse y trabajar", afirmó en conferencia de prensa.
"El presidente tiene que convencer a las republicanos que está dispuesto a gastar capital político en la reforma y convocar a un foro para escuchar sus ideas", agregó.
Advirtió que la reforma no se podrá lograr "solamente con los demócratas".
¿Habrá reforma migratoria en 2013? Participe en el Foro de Inmigración.
Legislador reelecto
Gutiérrez, que en las elecciones del martes fue reelegido por undécima vez en su escaño de representante del Distrito 4 de Chicago, dijo que los votantes latinos hicieron "un acto de fe" y apoyaron abrumadoramente a un presidente que ha deportado a más de un millón de inmigrantes indocumentados.
Ahora, Obama debería trazar un camino razonable hacia la reforma migratoria "que libere del miedo, la oscuridad y la deportación a millones de indocumentados".
"Estoy muy orgulloso de los votantes latinos y de su apoyo masivo, porque hicieron la diferencia para el presidente Obama y el partido Demócrata", dijo.
En su opinión, mientras se replantea la reforma en el Congreso el presidente debería ampliar la acción diferida para incluir a las familias de los jóvenes que se beneficiarán con documentos y una protección de dos años contra las deportaciones.
"No hay que perder tiempo en celebraciones, Obama tiene que mostrar el mismo entusiasmo, vigor, energía y determinación de los inmigrantes que ayer votaron por él", agregó.
Voto latino
El legislador y miembros de la Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR) analizaron el impacto del voto latino e inmigrante a nivel nacional y local.
"Estamos muy felices porque el voto latino e inmigrante se hizo respetar", dijo Joshua Hoyt, director de estrategia de ICIRR.
"El presidente no estaría festejando la reelección si no fuera por el voto latino, y por el trabajo de motivación que realizaron muchas organizaciones como la nuestra para movilizar a los votantes", afirmó.
Durante la votación anticipada en Illinois, y el día de las elecciones, la coalición movilizó a 1,800 voluntarios en precintos de Chicago y suburbios, al tiempo que fueron visitados casi 94 mil hogares de votantes registrados, se hicieron 8 mil llamadas telefónicas y enviaron 71 mil piezas postales.
"En los suburbios hay cada vez más latinos, asiáticos y árabes, y en algunas ciudades la población inmigrante llega al 55 por ciento", dijo Hoyt.
Año "desastroso"
El activista dijo que 2012 ha sido un "año desastroso" para los republicanos en Illinois, que ayer perdieron 4 escaños en el Congreso, 4 en el Senado estatal y 7 en la Cámara de Representantes.
Tres de los legisladores derrotados eran republicanos pro inmigrantes con un 30 por ciento de constituyentes latinos y asiáticos en sus distritos que se vieron afectados por la retórica de algunos sectores extremistas del partido.
"Para quienes buscan respuestas, es el cambio demográfico combinado con la retórica antiinmigrante de los republicanos", afirmó Hoyt.
La coalición felicitó a Obama por su triunfo y también le pidió que encare inmediatamente la aprobación de la reforma migratoria integral prometida.
"Esperamos que este triunfo resonante, logrado con el apoyo de los inmigrantes y del voto latino, lo impulsen a buscar soluciones inmediatas para las familias que son destruidas todos los días", dijo en un comunicado.
El congresista por Illinois Luis Gutierrez habla el pasado 5 de septiembre en la convención del partido Demócrata en Carolina del Norte.
©EFE
Commentarios