Ayuda a tu hijo o hija a combatir el acoso por Internet

Univision.com | Nov 07, 2012 | 11:38 AM

SIGUIENTE:

Noticiero Univision. Blanca Rosa Vílchez nos cuenta su historia y nos explica que el suicidio es la tercera causa de muerte entre jóvenes de 15 a 18 años.

El acoso cibernético es un tema que ha adquirido prominencia en los medios de comunicación y en las redes sociales.
Casos famosos como el de Amanda Todd y Megan Meier han realzado la cruda y terrible realidad del resultado de estos actos malignos.
Y aunque la mayoría de nosotros hemos experimentado cierto grado de acoso en nuestras vidas, es evidente que el acoso cibernético hoy día supera las burlas corrientes.
Sin embargo, antes de poder actuar eficazmente, debemos detectar qué es el acoso cibernético. 
Este fue el tema tratado esta semana por la Dra. Isabel en su programa de radio.
El acoso cibernético es un tema que ha adquirido prominencia en los medios comunicativos y en las redes sociales.
Casos famosos como el de Amanda Todd y Megan Meier han realzado la cruda y terrible realidad del resultado de estos actos malignos.
¿Qué es el ciber-acoso? 
El ciber-acoso consiste en utilizar la tecnología para acosar, amenazar, avergonzar, intimidar o criticar a otra persona. Se produce entre niños y adolescentes, y cuando se involucra un adulto se adapta la definición a ciber-acecho, un delito que puede tener consecuencias legales e implicar condenas de cárcel.
El Consejo Nacional de Prevención Criminal sugiere que las víctimas de acoso cibernético pueden experimentar muchos de los mismos efectos que los niños que son hostigados personalmente: Bajas calificaciones y autoestima, cambio de intereses o depresión son algunos de los efectos del caber-acoso.
Sin embargo, el acoso cibernético puede ser más extremo para sus víctimas por algunos factores:
· Puede ocurrir en el hogar. Ser acosado en casa priva al niño o niña de su seguridad en el lugar donde debería sentirse más seguro.
· Puede ser más cruel. A menudo los niños o niñas dicen cosas por el internet que no dirían en persona, principalmente porque no pueden ver la reacción de la víctima.
· Puede ser de largo alcance. Los niños pueden enviar correos electrónicos a todos sus compañeros o a toda la escuela burlándose de alguien haciendo sólo algunos clics o publicándolos en un sitio web o red social para que todo el mundo vea.
· Puede ser anónimo. Los acosadores cibernéticos a menudo se esconden detrás de nombres de pantalla y cuentas de correos electrónicos que no identifican quienes son. El no saber quién es responsable por los mensajes intimidantes puede añadir inseguridad a la víctima.
· Parece ineludible. Puede parecer fácil escapar el ciber-acoso (hay que simplemente desconectarse). Pero para algunos niños, el no estar conectados remueve uno de los lugares más importantes donde socializan.
Rosa, una radio-oyente del programa de la Dra. Isabel, compartió el caso de su hijo, quien fue arrestado y expulsado de la escuela secundaria por defender a una compañera que era víctima de acoso sexual y cibernético.
La Dra. Isabel aconseja que en casos extremos como este, involucrar a las autoridades es fundamental para resolver el problema, mas aun cuando la escuela se rehúsa a actuar de manera eficiente y profesional.
Sin embargo, como padres y madres hay pasos preventivos que podemos dar para solucionar el problema de raíz y asegurar que el beneficiado siempre sea el niño o niña víctima.
¿Como padres, qué podemos hacer?
· Hablar cuando se noten síntomas de tristeza, frustración, o de ira. Explicarles que los adultos tienen la obligación de protegerlos.
· Hablar con los consejeros, maestros y/o directores de la escuela.
· Exigir que las escuelas tengan una línea especial para el hostigamiento y poderla utilizar si la escuela no da respuestas satisfactorias.
· Conocer las leyes de tu ciudad, país y/o estado, y actuar de manera rápida y eficiente.
· Buscar grupos de apoyo o buscar ayuda psicológica.
· Revisar lo que se envía por las redes sociales
¿Cómo podemos proteger a nuestros niños o niñas del acoso cibernético?
Estos son algunos pasos que tu hijo o hija pueden utilizar en contra del ciber-acoso:
· No asumas que te hablarán del acoso. A menudo sienten culpabilidad, vergüenza o el simple hecho de ser un tema doloroso de divulgar. Asegúrales que no los juzgarás, que sólo quieres su seguridad.
· ¡No respondas! Interactuar con un acosador sólo añade leña al fuego. 
· Desconéctate y bloquea al acosador. Sólo responde a llamadas conocidas en tu celular.
· Cambia de información. Cambia contraseñas, correos electrónicos y reporta perfiles falsos a las compañías que alojan la página web. 
· Guarda todos los mensajes de acoso cibernético y envíalos a tu proveedor de servicio de internet.
©Univision.com
Commentarios

Presentado por

Encuéntranos en