Cómo estas elecciones traerán un nuevo tipo de liderazgo hispano

Univision.com | Nov 06, 2012 | 5:29 PM

Por Enrique Acevedo

Si las elecciones de 1996 marcaron el origen  del electorado hispano de la actualidad, el 2012 será un momento decisivo en el empoderamiento político del segmento de más rápido crecimiento en el electorado del país, a medida que una nueva oleada de líderes hispanos se apresta a volcarse a Washington.
En los comicios de 1996, en un hecho sin precedentes y que sigue siendo un record, 73% de los latinos votó para re-elegir al Presidente Bill Clinton frente al candidato Republicano Bob Dole. Esta ventaja se debió mayormente a la oposición del Presidente a la propuesta electoral anti-inmigrante presentada en California como la Propuesta 187. Si, toda la política es local.
La Propuesta 187 tuvo una repercusión personal para los latinos y la campaña de Clinton entendió esto bien. La inmigración era y sigue siendo un asunto de identidad para los hispanos. La idea de aplicar una ley anti-inmigrante en el estado de mayor población latina de Estados Unidos tuvo consecuencias graves para los partidarios Republicanos. Desde la aprobación de la Propuesta 187 en 1994, Arnold Schwarzenegger  ha sido el único republicano elegido a algún puesto estadal en California. Considerado antes un estado fluctuante en la política presidencial, hoy en día California es considerado un estado sólidamente demócrata. Un bloque electoral nunca antes visto en la historia del país.
En la actualidad se espera que voten 12,2 millones de votantes latinos. Contiendas cruciales en estados como  Florida, Nevada, Colorado y Virginia dependerán de esos votos. Muy pronto bastiones republicanos como Texas pudieran pasar de rojos a azules si el Partido Republicano no hace un mejor trabajo para entender y abrazar la diversidad en sus plataformas. Primero, los candidatos se aprendieron algunas palabras en español, pero ahora los candidatos invierten  millones de dólares y una porción considerable de su tiempo para llegar e esos electores. Ciertamente el camino a la Casa Blanca pasa por El Barrio.
No obstante la representación política sigue deficiente a pesar del  repunte demográfico de los latinos. Hay más de 50 millones de hispanos en Estados Unidos, casi 17 por ciento de la población total. Pero sólo hay dos latinos sirviendo en el Senado y 24 legisladores en la Cámara de Representantes. De los 50 estados, solo nuevo México y Nevada tienen gobernadores hispanos. La única rama del gobierno donde los latinos tienen una representación proporcional es en la Corte suprema, gracias a la jueza Sonia Sotomayor.
Esta vez una nueva camada de  políticos está tratando de cambiar las cosas, y en el proceso, esperan convertirse en el mayor grupo de latinos que haya estado en el Capitolio. Joaquín Castro en Texas, Raúl Ruiz en California y Michelle Luján en Nuevo México están entre esa nueva oleada de  candidatos a educados en  universidades de élite.
Muchos han tenido orígenes modestos. Algunos llegaron a dominar el Inglés solo por necesidad de asimilarse en la sociedad. Aunque no son un producto directo de ello, casi todos tienen algún tipo de conexión con los movimientos pro derechos civiles y de los inmigrantes de donde salieron sus predecesores políticos.
El cierto modo son las Shakiras y los Pitbulls de la política moderna, al mantener un atractivo que trasciende a sus comunidades y resuena con el mercado general, superando las barreras del lenguaje. Ellos representan una fuerza latente de hispanos de segunda y tercera  generación. Hispanos capaces de desenvolverse indistintamente en dos culturas.
Junto a los candidatos como el astronauta José Hernández y el Director General de salud Pública Richard Carmona, este grupo puede representar el mayor bloque hispano que haya servido en el Congreso. A fin de cuentas, el número de latinos en el Senado pudiera duplicarse y el número de Representantes pudiera pasar de 24 hasta unos 31.
Mientras Estados Unidos trata de mover las caderas al animado ritmo del éxito  más reciente de Mr. Worldwide y se sacia con tortillas de harina, otra revolución latina, quizás pudiera añadir que más autentica, se está desarrollando en este país. Una que ya está redefiniendo la política a lo largo y ancho del mapa electoral.
©Univision.com
Commentarios