Presunto encubridor de ex mayordomo papal es sentado en el banquillo de los acusados

Univision.com | Nov 05, 2012 | 12:08 PM

Se desconoce el tiempo del juicio

El juicio contra el informático Claudio Sciarpelletti, acusado de presunto encubrimiento de Paolo Grabiele, ex mayordomo de papa, en el robo y difusión de documentos reservados del pontífice, Benedicto XVI, comenzó en el Vaticano.
El proceso comenzó en la Oficina Judicial, un sala austera, no muy grande, presidida por un crucifijo, de paredes pintadas en color beige, mesas de maderas oscuras, cuatro grandes lámparas de cristal y una veintena de sillas, ubicada en un edificio del pequeño estado cercano al ábside de la Basílica de San Pedro.
De momento se desconoce el tiempo que durará esta primera audiencia y el juicio.
¿De qué se le acusa?
El presidente del Tribunal, Giuseppe Dalla Torre, manifestó hace varios días que el juicio será "rápido, breve", ya que el delito que se imputa a Sciarpelletti, de 48 años, es "en realidad poca cosa".
Dalla Torre precisó que "más que otra cosas, se trata del hecho de que dando versiones distintas en los interrogatorios a los que fue sometido, el informático obstaculizó "de alguna manera las investigaciones".
Por este caso, conocido como "Vatileaks", Paolo Gabriele, de 46 años, fue condenado el pasado 6 de octubre a 18 meses de cárcel, que cumple desde el 25 de octubre en una celda del Vaticano.
Sciarpelletti, empleado en la Secretaría de Estado, iba a ser juzgado en el mismo juicio contra Gabriele el pasado 29 de septiembre, pero el Tribunal, a petición de Gianluca Benedetti, abogado del informático, separó los dos casos y decidió que fuera juzgado más adelante.
El informático puede ser condenado hasta con un año de cárcel, según la legislación del Estado de la Ciudad del Vaticano.
Gabriele, uno de los asistentes más próximos de la residencia papal, admitió haber filtrado los documentos a la prensa en lo que dijo que fue un intento de revelar la corrupción y el "mal" en la sede del catolicismo, que tiene 1,200 millones de creyentes.
Contradicciones
Cuando la Policía vaticana registró el despacho de Sciarpelletti en la Secretaría de Estado —el centro administrativo de la Santa Sede—, encontró un sobre cerrado dirigido a Gabriele que decía "personal".
En dicho sobre se encontraron documentos de un libro que denuncia la corrupción e intrigas en el Vaticano  y que fue escrito por el periodista italiano Gianluigi Nuzzi, quien habría recibido documentos confidenciales por parte de Gabriele.
Cuando Sciarpelletti fue detenido comenzaron las contradicciones: primero dijo que sólo mantenía una relación de trabajo con Paolo Gabriele, luego dijo que eran amigos, después agregó que sus familias eran unidas y luego que el ex mayordomo del papa había tenido una infancia muy difícil. 
Entre los testigos que se espera que intervengan se encuentran Gabriele; monseñor Carlo Polvani, superior de Sciarpelletti en la Secretaría de Estado; el mayor William Kloter, número dos de la Guardia Suiza; y dos responsables de la seguridad del Vaticano, entre ellos el comandante de la policía, Domenico Giani.

La computadora de Gabriele era intocable

Paolo Gabriele, el mayordomo del papa condenado a 18 meses de cárcel, impidió durante seis años que tocaran su ordenador de trabajo, y el informático Claudio Sciarpelletti no pudo controlarlo ni cambiarlo, a pesar de que ya estaba obsoleto y pretendía asignarle uno más moderno.
Esto es lo que declaró el abogado de Sciarpelletti, de 48 años, Gaianluca Benedetti, en la primera audiencia del segundo juicio por el caso del robo y difusión de documentos reservados de Benedicto XVI conocido como "VatiLeaks", que comenzó en el Vaticano con Sciarpelletti, de 48 años, sentado en el banquillo de los acusados por presunto encubrimiento de Gabriele.
Gabriele, según Benedetti, nunca accedió a que revisaran el ordenador y lo único que pudo cambiar Sciarpelletti fue la impresora.
Benedetti quiso resaltar con ello que Sciarpelletti, al contrario de lo que se ha dicho, nunca fue amigo íntimo de Gabriele ni salían las familias juntas, ya que de ser amigo lo habría dejado tocar el ordenador al tener confianza en él y no temer nada.
El abogado incidió en que no eran amigos para demostrar que Sciarpelletti nunca encubrió a Gabriele, al no unirles nada particular.
En medio de una gran expectación, la primera audiencia se celebró en el Tribunal de Justicia del Vaticano, presidido por Giuseppe Dalla Torre, el mismo tribunal que condenó el 6 de octubre a Gabriele a 18 meses de cárcel por robo con agravantes de documentos reservados del pontífice.
La audiencia estuvo dedica a la presentación de excepciones preliminares por parte de la defensa, que pidió que fuese anulada la imputación de encubrimiento, al considerar que Sciarpelletti siempre colaboró con la Justicia y la acusación no tiene sentido.
El tribunal lo rechazó al considerar que dio tres versiones diferentes respecto al sobre con documentos reservados que fue hallado en su poder, en el que había material que después apareció en el libro "Sua Santita", del periodista Gianlugi Nuzzi, que desvela tramas e intrigas en el pequeño Estado.
Sciarpelletti fue detenido el 25 de mayo, un día después que Gabriele.
Según se supo fue detenido después de que una "llamada anónima", hecha al parecer por un oficial de la Secretaria de Estado de la Santa Sede ("presidencia del Gobierno"), informara (no se especificó a quien) de la supuesta íntima amistad entre Gabriele y Sciarpelletti.
Agentes de la Gendarmería fueron al lugar de trabajo de Sciarpelletti, encargado de la manutención de los ordenadores del Vaticano, y encontraron en un cajón de su despacho un sobre con documentos reservados.
Pasó una noche detenido y fue puesto en libertad provisional al día siguiente.
Las sorpresivas declaraciones
El informático, según se señaló hoy, dio tres versiones. La primera, que el sobre le fue entregado hacía dos años por Gabriele; la segunda, que se lo había dado una persona -identificada en el texto de esa sentencia con la letra "W"- para que los conservase y lo entregase al mayordomo, y la tercera que fue entregado por otra persona, que no fue identificada.
"W" es monseñor Carlo María Polvani, que trabaja en la Secretaria de Estado.
Hoy, su abogado aseguró que los cambios pudieron deberse a un "estado emocional" e insistió en que Sciarpelletti siempre colaboró con la Justicia.
"¿Como iba a echar por la borda un trabajo de 20 años en la Santa Sede para ayudar a una persona a la que raramente veía, que no era su amigo? ¿Por qué iba a obstaculizar a la Justicia?", dijo Benedetti.
A la audiencia asistió Sciarpelletti, vestido con un traje gris y corbata gris oscura, a quien se le vio en algunos momentos tranquilo, sonriendo, y en otros nervioso, tocándose la cabeza.
Por petición del informático, no se permitió la entrada de televisión o fotógrafos. Fue la primera vez que se le vio públicamente tras conocerse su imputación en agosto pasado.
Al juicio asistieron como testigos Paolo Gabriele; monseñor Polvani; William Kloter, vicecomandante de la Guardia Suiza, y el gendarme Gianluca Gauzzi Brocoletti. También estaba llamado Domenico Giani, el jefe de la Gendarmería vaticana, pero no pudo asistir porque participaba en Roma en una reunión de la Interpol.
El tribunal, que convocó la próxima audiencia para el 10 de noviembre, admitió que sean interrogados todos los testigos y Sciarpelletti.
A la audiencia asistió la esposa de Sciarpelletti y la anciana madre de Polvani.
El informático puede ser condenado hasta a un año de cárcel, según la legislación del Estado de la Ciudad del Vaticano.
©Univision.com
Comentarios