Grupo hispano asegura que fue Obama quien incumplió la reforma migratoria

Univision.com | Nov 02, 2012 | 8:00 PM

Fustiga las explicaciones del mandatario sobre la ausencia de una vía de legalización para los indocumentados

Un grupo hispano fustigó las explicaciones emitidas por el presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden sobre la reforma migratoria, y aseguró que la historia sobre el tema es otra.
Jennifer Sevilla Korn, directora ejecutiva de la Hispanic Ledership Network (Red de Liderazgo Hispano), comentó en una nota que el presidente Barack Obama había roto su promesa de reforma migratoria hecha durante la campaña 2008, y que la nueva oferta de empujar un proyecto en 2013 -y si reelecto- fue hecha para “complacer a nuestra comunidad”.
En 2008 Obama prometió que empujaría una reforma migratoria –que incluiría una vía de legalización para indocumentados-  durante el primer año de su mandato. Otros debates más importantes como la crisis económica, las guerras en Irak y Afganistán y el debate de la reforma de salud postergaron indefinidamente el compromiso.
Los demócratas argumentan que fueron los republicanos quienes bloquearon el debate en el Congreso y que por ese motivo no hubo reforma migratoria. Pero Sevilla aporta una versión distinta: asegura que en la era moderna solo dos mandatarios han enfrentado el tema de la reforma migratoria, siendo ellos Ronald Reagan y George W. Bush.
“Muchos presidentes liberales han ido y venido, pero fracasaron”, agregó. Dijo que en la campaña de 2008 Obama “aprovechó del tema” para “ganarse el apoyo de los hispanos”, y que ya electo “rompió su promesa, estrellando los sueños de muchos inmigrantes trabajadores”.
¿Qué opina de las posturas migatorias de Barack Obama y Mitt Romney? Participe en el Foro Destino 2012.
Obama reconoce fracaso
El pasado 20 de enero el presidente Obama, durante un encuentro con Univision celebrado en la Universidad de Miami, reconoció que su mayor fracaso, hasta ahora, ha sido que no se haya logrado la reforma migratoria integral, “aunque no ha sido por no tratar o por falta de deseo de hacerlo, y confío en que lo lograremos”, apuntó.
“No he logrado todo lo que quería y por eso estoy buscando un segundo periodo, porque queda trabajo por hacer. Podemos basarnos en el progreso logrado hasta ahora”, añadió el mandatario. “La Acción Diferida (protección temporal de la deportación a los DREAMers) nos da las bases para hacer algo por los Soñadores y de obtener la reforma migratoria amplia”, indicó.
Presionado por los periodistas Jorge Ramos y María Elena Salinas –presentadores del Noticiero Univision- en torno a la promesa incumplida, Obama dijo que “estaba dispuesto a asumir la responsabilidad porque no se haya cumplido la promesa de 2008, pero afirmó que quizá pecó de inocente al no sospechar que la oposición republicana a esa reforma migratoria vendría en bloque incluso de parte de republicanos que la promovieron”, escribió Maribel Hastings, Asesora Ejecutiva de America’s Voice en una columna.
La otra verdad
Sevilla dijo que la verdad sobre la reforma migratoria era otra. Explicó que durante el tiempo en que trabajó en la Casa Blanca para el Presidente George W. Bush, “presencié su dedicación total para lograr un acuerdo de reforma migratoria bipartidista, y su liderazgo en impulsar el mismo, aun no siendo políticamente popular con algunos miembros de su propio partido”.
Comentó que, en contraste, “Obama ni siquiera trató de trabajar con líderes de ambos partidos para intentar componer un sistema de inmigración roto, a pesar de disfrutar de los beneficios de poder trabajar con un Congreso controlado por el partido demócrata durante sus dos primeros años en la Casa Blanca”.
En 2009 los demócratas alcanzaron 57 asientos en el Senado (más dos votos independientes) y tenían la mayoría en la Cámara de Representantes. Para ser aprobada la reforma migratoria necesitaba 218 votos en la Cámara y 60 en el Senado.
Según Sevilla, durante la administración Bush (2001-2009) “llevamos a cabo reuniones semanales con una coalición bipartidista compuesta de varios sectores, inclusive el sector de negocios, agricultura, derechos civiles y comunidades religiosas”. Agregó que “prestamos atención, colectamos sus sugerencias y compartimos ideas con el grupo”, y que el presidente Bush “envió dos secretarios de su gabinete al Capitolio para asistir en el desarrollo de un nuevo proyecto de ley”.
Sin propuesta
Sevilla manifestó Obama “no ha creado una propuesta de ley para la reforma migratoria” y señaló que el mandatario “no impulsa temas importantes dentro del Congreso”.
La Red de Liderazgo Hispano reconoce, además, que la reforma migratoria “es un tema complicado” y que como tal requiere “liderazgo” por parte del Ejecutivo. Y en cuanto a los señalamientos de la campaña demócrata, de que los republicanos no han votado un plan del presidente sobre el tema migratorio, no se puede votar “por una propuesta de ley que simplemente no existe”.
Sevilla sacó a relucir una entrevista hecha al presidente por el Noticiero Univision en mayo de 2008 en la que Obama garantizó un proyecto de ley de inmigración durante el primer año de su mandato si era electo.
La Red de Liderazgo Hispano mencionó que la Acción Diferida –anunciada el 15 de junio y que frena la deportación de entre 800 mil y 1.7 millones de jóvenes indocumentados conocidos como dreamers- y dijo que se trataba de una medida “unilateral” que “puede ser beneficioso para los hijos de inmigrantes no documentados los cuales fueron traídos a este país sin culpa alguna”.
“Sin embargo, si le importara tanto este tema al Presidente Obama, ¿por qué no impulsó una medida permanente hace más de dos años cuando tuvo la oportunidad?”, cuestionó.
Récord de deportaciones
Finalmente, el grupo hispano fustigó la política de deportaciones de Obama que en los años fiscales 2009, 2010 y 2011 rompió récords de expulsiones con más de 1.1 millones.
En los primeros 11 meses del año fiscal 2012 la cifra de deportados supera los 366 mil y todo indica que, al sumarse los expulsados en septiembre, se batirá un cuarto récord consecutivo.
La Red no menciona que en los debates de la reforma migratoria ocurridos en el Congreso durante la Administración Bush, la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos hasta 2006, no apoyó un plan que incluyera una vía de legalización para inmigrantes sin papeles de estadía legal en Estados Unidos.
En diciembre de 2005 la Cámara de Representantes aprobó por amplia mayoría el proyecto republicano de reforma migratoria HR4437, que entre otras recomendaciones criminalizaba la estadía indocumentada, un acto que constituye una falta civil no criminal. En marzo de 2006 el Senado aprobó una versión distinta que permitía legalizar a millones de indocumentados que carecían de antecedentes criminales.
En junio de ese año el entonces liderazgo republicano del Congreso canceló el nombramiento del Comité de Conferencia que armonizaba ambos proyectos. Semanas después la Cámara de Representantes y el Senado aprobaron la construcción de un muro en la frontera con México.
©Univision.com
Comentarios