Falsa alarma sobre alud en Oaxaca desató emergencia nacional en México

Univision.com | Sep 29, 2010 | 2:06 PM

¿Quién es el culpable?

 
OAXACA, México - Lo que parecía una espantosa tragedia, tras anunciarse que un alud sepultó 300  casas en una comunidad indígena de Oaxaca y habría al menos mil muertos, terminó en una falsa alarma que hoy llama al cuestionamiento de las autoridades mexicanas.
La voz de alerta corrió desde las primeras horas de la mañana del martes, y durante 15 horas el país y el mundo estuvieron en vilo. De inmediato hubo movilizaciones de todo tipo y en todos los niveles: los medios de comunicación lanzaron 'breaking news', Oaxaca aparecía en las redes sociales y en los motores de búsqueda como una tendencia para los usuarios ávidos de información sobre el desastre; se prepararon comitivas de ayuda para los pobladores de la zona y las autoridades pusieron en marcha el Plan Marina y el DNIII del Ejército para salvar a los sobrevivientes.
La noticia crecía y al mediodía se hablaba de miles de muertos. Se sabía que una tormenta tropical alimentada con un frente frío cubría con mantos de agua la zona de la Sierra Mixe, donde está Tlahuitoltepec.
El gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, confirmó que un millar de personas podrían estar atrapadas tras el desgajamiento de un cerro, al parecer a consecuencia de las lluvias en la población indígena.
"Estamos muy consternados por esta tragedia, muy tristes", alcanzó a declarar Felipe Calderón en una improvisada rueda de prensa antes de sobrevolar la zona y sin conocer aún el desenlace de la historia. Calderón también mencionó en su página de Twitter la gravedad de los hechos. Pero al final del final del día, autoridades federales y estatales dieron marcha atrás al operativo.
La tragedia no fue.
¿Se apresuraron a dar cifras sin confirmar los hechos? ¿Quién emitió la emergencia? ¿Por qué el gobierno estatal y federal lanzaron declaraciones y confirmaron cifras que resultaron ser falsas?
Centenares de militares, policías, bomberos y perros rastreadores de personas que aguardaban su salida con destino al cerro recibieron la orden de volver a casa. Cuándo se preguntó el porqué no hubo respuesta inmediata. Luego se argumentó que después del reporte final de víctimas "no era necesario".
¿Qué falló? ¿Quién mintió? ¿Por qué se exageró? ¿Quién fue el principal culpable?
Todo apunta a Donato Vargas, secretario del Comisariado de Bienes Comunales, quien advirtió a las autoridades estatales que el derrumbe de un cerro habría sepultado al menos 300 casas dejando entre 500 y mil personas muertas.
Vargas también dijo a The Associated Press más temprano que al menos 300 casas habían sido sepultadas y había por lo menos 500 desaparecidos.
"Estábamos todos durmiendo y lo único que escuchamos fue un ruido muy fuerte, y pues salimos de la casa y vimos que el cerro se había caído", dijo el funcionario municipal desde un teléfono satelital.
"Ha sido difícil informar a las autoridades, porque los caminos están muy mal y no hay buena señal de nuestro teléfono", agregó.
Hoy sólo se habla de 11 desaparecidos y un par de casas destruidas.
Buscando un "culpable"
La información de Vargas generó la movilización de las fuerzas armadas, cuerpos de rescate y de Protección Civil del orden federal y estatal hacia esa zona mixe.
El director del Cuerpo de Bomberos de Oaxaca, Manuel Maza Sánchez, aseguró que la alerta que emitió la autoridad comunal de Tlahuitoltepec distrajo la atención de rescatistas de otras zonas afectadas por las lluvias y adelantó que podrían imputársele responsabilidades por generar una falsa alerta sobre el derrumbe de ayer en ese municipio.
En el área afectada desplazan la responsabilidad a otro informador previo, a un supuesto habitante del cerro que fue quien, al parecer, hizo la primera llamada de teléfono para pedir ayuda.
El gobernador de Oaxaca ahora se quiere lavar las manos limitándose a decir que que él contó lo que le contaron, aludiendo a la supuesta alarma dada por Donato Vargas a las 4:00 de la madrugada, cuando se produjo el desastre. La pregunta es: ¿Está eximido de cualquier responsabilidad el gobernador Ruiz, quien declaró por la mañana a la cadena Televisa que en Santa María Tlahuitoltepec se había desplomado un cerro que había sepultado hasta 300 viviendas y que estarían atrapadas hasta mil personas?
¿Y qué dice ahora Calderón, quien manifestó inicialmente en un comunicado sus condolencias por las víctimas e instruyó al secretario de Gobernación que viajara al lugar para coordinar las acciones federales para apoyar a la población?
No hubo tragedia. Por fortuna. Santa María Tlahuitoltepec, zona Mixe de Oaxaca, pasará a la historia porque quedó en boca de todos y ya se sabe donde está ubicada en el mapa. Los presuntos responsables (¿chivos expiatorios?)de la falsa alarma de seguro les llamaran la atención y es posible que sean sancionados. Pero, de ahora en adelante, ¿quién juzgará la capacidad de respuesta del gobierno de México para saber cuándo una emergencia es cierta o no?
©Univision.com
Commentarios