Colbert reanima el debate migratorio

EFE | Sep 29, 2010 | 1:22 PM

Insiste al Congreso de EU que apruebe el plan de legalización

WASHINGTON - El testimonio del comediante Stephen Colbert ante el Congreso sobre las miserias de los trabajadores agrícolas indocumentados volvió a reanimar el debate migratorio, aunque no está claro si su fama logrará persuadir a los detractores de la reforma.
A cinco semanas de las elecciones legislativas en Estados Unidos, la comparecencia de Colbert ante un subcomité de Inmigración en la Cámara de Representantes, el viernes pasado, dejó al descubierto las profundas fisuras en el Congreso sobre el futuro y viabilidad de una reforma migratoria integral.
Colbert llegó a la audiencia armado únicamente con su conocido humor punzante, haciendo las veces del ultraconservador que representa en su programa "Colbert Report" del canal "Comedy Central", sólo que sus sátiras no hicieron gracia a los republicanos en el subcomité.Extensa cobertura
Sus comentarios sí consiguieron, al menos, una extensa cobertura mediática sobre los abusos y las condiciones laborales a los que a diario están sometidos los trabajadores agrícolas en Estados Unidos, la mayoría de ellos indocumentados.
La audiencia fue un punto a favor del sindicato de trabajadores agrícolas UFW, que desde el pasado 24 de junio mantiene la campaña "Tomen nuestros trabajos", en respuesta a las quejas de que los indocumentados "roban" los empleos a estadounidenses.
Es un trabajo duro, que exige gran rendimiento físico e involucra largas horas bajo un sol calcinante, a cambio de baja remuneración.Siete entre 800,000
Hasta ahora, de los más de 800,000 que han contactado a UFW por mera curiosidad, sólo siete han aceptado sumarse a quienes trabajan la tierra en varios estados del país.
Colbert, quizá sin quererlo, también ayudó a los legisladores republicanos que, frente a las cámaras, se lucieron argumentando sus conocidas posiciones en contra de la legalización de la población indocumentada.
La recuperación económica no termina de despegar y sería indebido dar una "amnistía" a indocumentados cuando hay millones de estadounidenses sin empleo, han señalado los republicanos.
En un breve momento de seriedad, Colbert explicó en la audiencia que enarboló esta causa porque los migrantes "sufren y no tienen derechos".
Material fresco
A nadie debe sorprenderle, entonces, que Colbert utilice la audiencia como material fresco para su programa nocturno, en el que se mofa a diario de los conservadores. Ese día, su imitación de los conservadores produjo caras largas en más de un republicano y risitas burlonas del público hacinado en el salón.
Colbert no es el primero, y probablemente no será el último, del firmamento de Hollywood o de la pantalla chica en sumarse a la defensa de una causa social en los últimos años.
Susan Sarandon abogó en contra de la pena de muerte y por los derechos humanos; Drew Barrymore acudió al Congreso a pedir ayuda por la hambruna en África; Angelina Jolie lo ha hecho por los refugiados, y Eva Longoria, por los trabajadores agrícolas hace un par de semanas.
La lista de celebridades con vínculos a la filantropía o a causas humanitarias de diversa índole incluye a Julia Roberts, Christie Brinkley, Mia Farrow, Bono, George Clooney, Michael J. Fox, Kevin Richardson, Kevin Costner, y hasta el ex campeón del cuadrilátero, Mohammed Alí.A tiro de cámara
Cuando estas estrellas acuden al Capitolio, lo hacen sabiendo que la enorme atención mediática que atraen puede tener un efecto multiplicador para su causa. Baste ver las cuantiosas donaciones que estas celebridades han logrado recabar para, por ejemplo, combatir la pobreza en el llamado Tercer Mundo.
De paso, celebridades como Colbert buscan crear conciencia sobre un problema que, como en el caso de la inmigración ilegal, no va a desaparecer así los políticos deciden postergar una solución.
El presidente de UFW, Arturo Rodríguez, ha registrado un aumento de interés significativo para la lucha de los trabajadores migrantes, especialmente en la red social Facebook.
Rodríguez y el resto de los activistas pro-reforma esperan que la arenga de Colbert en el Congreso sirva para algo más que llenar un espacio en los noticieros de televisión.
©EFE
Comentarios