El huracán Sandy no alteró el escenario electoral de Estados Unidos

Univision.com | Nov 02, 2012 | 10:58 PM

Frankenstorm frenó temporalmente la contienda en algunos estados, pero es poco probable que cambie la intención de voto a nivel nacional

El azote del mortífero huracán Sandy (Frantenstorm, apodo que recibió la tormenta cuando se juntó con dos frentes invernales) y la advertencia lanzada por el Centro de Estudios Electorales Americano, de que 90 millones de votantes pudieran verse impedidos de ejercer su derecho a votar, de alguna manera cambiaron el escenario político a menos de una semana de la elección del presidente de Estados Unidos.
Directa e indirectamente, Sandy impactó en 18 estados y el Distrito de Columbia (Carolina del Norte, Connecticut, Delawere, Kentucky, Maine, Maryland, Massachusetts, Michigan, Nueva Hampshire, Nueva Jersey, Nueva York, Ohio, Pensilvania, Rhode Island, Tennessee, Vermont, Virginia, Virginia Occidental, Washington D.C.), mató a por lo menos 76 personas en Estados Unidos y 68 en el Caribe, afectó a unos 60 millones de personas y provocó daños preliminares estimados entre $15 mil y $20 mil millones.
Entre los afectados, tres pudieran tener algún grado de dificultad el martes 6 para recibir votos: Nueva York, Nueva Jersey y Virginia. De ellos, dos forman parte de la lista de estados clave o swing states (estados indecisos) que determinarán quién ganará la contienda más reñida de la historia, y una de las más caras (ambas campañas han gastado unos $2 mil millones).
Para ganar la Casa Blanca se necesitan 270 votos electorales de los 538 en juego. La lista de estados indecisos la encabeza Florida, con 27, pero entre los estados más dañados por la megatormenta hay 59 votos electorales (Nueva Jersey 15, Nueva York 31 y Virginia 13) que, sumados a los de Florida, sin duda tendrán la última palabra.
Sandy no sólo devastó las zonas costeras del nororiente (el corredor más habitado del país), sino que aumentó el grado de incertidumbre en una contienda que, desde mayo, se mantiene en un empate virtual (según encuestas Obama y Romney tienen 45-47 por ciento de la intención de voto).
Este jueves, a partir de las 7PM/4PT, Noticias Univision y Ya Es Hora discutirán estos temas en un Twitt Chat. Conéctate a @Unipolitica y @Yaeshora2012.
Sin cambios
Es un hecho que Frankenstorm alteró y complicó el escenario. Pero el duelo sigue codo a codo y todo indica que así se mantendrá hasta el día de la elección. Y no hay indicios de que Sandy cambió la voluntad de los votantes. “Sigo pensando que la economía es el gran elector”, dijo a Noticias.Univision.com  el profesor y analista político Roberto Izurieta, director del departamento de política latinoamericana de la Universidad George Washington. “Ahora, habiendo un margen muy pequeño de diferencia entre ambos candidatos, cualquier otro segmento o tema electoral puede hacer la diferencia, como por ejemplo el huracán Sandy”, agregó.
Izurieta reiteró que el gran número de electores seguirá decidiendo “por las mismas razones” que se conocen y que reflejan las encuestas, y que “una prueba de ello es que la intención de voto no ha cambiado sustancialmente después de las convenciones y del primer debate presidencial” celebrado el 3 de octubre en la Universidad de Denver, Colorado.
El primer cara a cara entre Obama y Romney fue ganado por el republicano, quien repuntó y empató las encuestas (luego de la ventaja conseguida por el presidente tras la convención nacional de su partido en Charlotte, Carolina del Norte). Los debates posteriores, celebrados en la Universidad de Hofstra, Nueva York, y la Universidad de Lynn, en Boca Ratón, Florida, fueron ganados por Obama (según las cadenas CNN y CBS), pero ello no alteró el resultado de los sondeos.
Izurieta dijo si bien en los últimos días (del domingo al miércoles de la semana previa a la elección) el huracán obligó al presidente “a ser parte del relato” y empujó a Romney a un “rol secundario”, en los días que restan para la contienda “volveremos a la normalidad en lo que respecta al relato político”.
Cifra alarmante
Un reporte entregado el miércoles por el Centro de Estudios Electorales Americano advirtió que 90 millones de votantes están en riesgo de perder su derecho a sufragar, entre ellos un importante número de hispanos y afroamericanos.
En una veintena de estados, republicanos y grupos de ultra derecha han empujado iniciativas para verificar que los electores sean ciudadanos estadounidenses. Izurieta comentó que no todas las leyes y ordenanzas que restringen el voto “fueron aprobadas o pasaron o entraron en efecto para este período electoral”, por lo que la advertencia del Centro “me parece una cifra alarmante”.
“Ambos partidos tienen una muy buena maquinaria para evitarlo”, pero no será hasta que cierren las urnas el próximo martes en que se sabrá si las medidas tuvieron algún efecto en el resultado final. “Veamos qué termina sucediendo”, dijo.
Consultado sobre el riesgo de abstencionismo, Izurieta dijo que “será mínimo, sobre todo considerando que se está votando en medio de una crisis”, y que en épocas de crisis “las reacciones comunes son dos: votar un extremo o no votar. Los Estados Unidos serán una excepción en esto”.
Respecto a si los hispanos, como en 2008, inclinarán la balanza electoral, Izurieta no tiene dudas al respecto. “Totalmente convencido”.
En 2008 de 19 millones de electores hispanos registrados, 10.2 millones acudieron a las urnas y 6.7 millones votaron por Obama. En 2012 de 23.4 millones autorizados se espera que participen 12.2 millones. De ellos 71% se inclina por el mandatario, según encuestas.
El diario The New York Times reportó que la campaña de Obama ha invertido $8.9 millones en anuncios en español frente a $4.6 millones de la campaña de Romney. El dato demuestra el peso del voto hispano en la contienda.
Voto determinante
A cinco días para la elección, la analista republicana Helen Aguirre Ferre no tiene dudas que de que la contienda “se decida por una coalición de factores, pero en algunos estados, como Florida, se puede decidir por el voto hispano, particularmente el cubanoamericano que tiende de votar Republicano, y el puertorriqueño, que en el corredor conocido como la I-4 tienden a inscribirse como demócratas o mayormente independientes”.
Pero advierte que “lo más irónico es que los puertorriqueños pueden decidir el destino electoral votando en Florida, cuando este derecho se les impide dentro de la isla”.
Añadió que en otros estados “el voto femenino o el voto religioso impera”, y que los temas del aborto y los matrimonios tradicionales “le han quitado votos a Obama” en comparación con los conseguidos en 2008. “Hoy por hoy, la mayoría de los Católicos siguen apoyando a Obama, pero los evangélicos están favoreciendo a Romney”, apuntó la analista.
De los votos independientes, Aguirre dijo que “según los sondeos, Romney tiene la ventaja entre los votantes inscritos como independientes que ven con mayor simpatía el mensaje económico y de empleos de Romney, pero la contienda sigue reñida”.
Y en cuanto al huracán Sandy, dijo no saber a quién ayudará o afectará el paso de la tormenta por el noreste del país a comienzos de semana. “Romney sigue haciendo campaña, mientras que  Obama se ve presidencial y ejecutivo, pero quizás quien más gana es (el gobernador de Nueva Jersey) Chris Christie, quien demuestra ser tan ejecutivo como compasivo con los afectados”.
“También, sus elogios al presidente demuestra que él puede poner a su estado, o la patria, por encima de los partidos. Es una gran lección para el resto del país”, Aguirre.
Punto critico
El lado critico de la contienda, que ya comenzó anticipadamente en varios estados, lo constituyen las papeletas electorales. “Boletas largas, 11 enmiendas a la constitución en la Florida y en California, están complicado el proceso electoral”, señaló Aguirre. “Hay reportes, en muchos recintos, de que la espera para votar muy larga y no todos tienen el tiempo o la disposición para esperar 2 o 3 horas para ejercer el derecho al voto”, indicó.
Explicó que las enmiendas se usan a veces “para alentar” a un grupo de votantes a participar en la contienda “apelando a temas sociales tales como el del aborto o matrimonios tradicionales, bodas del mismo sexo o aumentos de impuestos”. Y que el California, por ejemplo, “hay enmiendas que concierne el aumento de impuestos para los más acaudalados y sobre la venta para pagar por la educación, mientras que en Florida hay una que tiene que ver con el aborto, uno que podría afectar instituciones religiosas y cambios a la tasa de impuestos inmobiliarios”.
En cuanto a la posibilidad de abstencionismo, la analista comentó que “no creo que será una factor como lo hemos visto en otras elecciones. En el 2008 muchos conservadores se abstuvieron de votar. No será así esta vez. Pero recortes a los días de votación anticipada, como por ejemplo en Nueva York y Nueva Jersey, a causa del paso del huracán Sandy, puede afectar” en el resultado final.
La reforma migratoria
No es el tema más importante para la mayoría de los votantes estadounidenses, pero sí lo es para los electores latinos: el futuro de los 11 millones de inmigrantes indocumentados. Así lo reconoció el propio Obama el 20 de septiembre durante un Encuentro con Univision en la Universidad de Miami, cuando dijo que la falta de una reforma migratoria –que en 2008 prometió empujarla durante el primer año de mandato- se había convertido en uno de los mayores fracasos de su administración.
Pese a ello, el mandatario mantiene el nivel de aceptación del electorado latino. El 71% se inclina por el candidato demócrata, según varias encuestas de opinión.
“Cada momento que pasa trabajamos mano a mano con la comunidad inmigrante”, dijo Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Angeles (CHIRLA). “Su voto se hace más seguro, más fuerte para el 6 de noviembre”.
Cabrera dijo además que por lo menos “un tercio de los votantes Latinos son independientes, lo cual podría explicar la atención que en estas últimas semanas le han prestado las campañas a la comunidad latina. Yo confío que los inmigrantes, los nuevos ciudadanos, los Latinos y los independientes, ayudaremos a que la balanza se incline hacia una participación, sino histórica, verdaderamente saludable”.
El activista también dijo estar “pendiente” de los efectos que pudiera causar el paso del huracán Sandy en cuanto al funcionamiento, el martes, de centros electorales afectados, y también por los esfuerzos en algunos estados “por limitar el voto de grupos minoritarios”. Y apuntó que la actuación del mandatario ante la crisis de Sandy “lo recordaremos y lo tomamos en cuenta en las urnas”.
Los indecisos
Finalmente, el periodista y analista político Alan Rivera es de la opinión que la súper tormenta ayudará a Obama. “Le está dando una mano al presidente y puede definir a muchos indecisos y cambiar algunos votos” el día de la elección.
“Y es que un desastre de esta magnitud se convierte en una prueba concreta de la capacidad de liderazgo y gestión, tanto del que está en el poder como del que aspira a tenerlo. Y en este caso, Obama está respondiendo eficientemente, hecho reconocido incluso por el gobernador de Nueva Jersey (una de las principales áreas azotadas por el huracán) Chris Christie, quien dijo ayer que el presidente ha estado excepcional en su gestión del desastre (…) Ha sido maravilloso trabajar con el presidente. Su Administración lo ha coordinado todo con nosotros”, explicó.
Una encuesta conjunta del diario The Washington Post y la cadena ABC reveló que cerca del 80% de los estadounidenses califica la respuesta de Obama al huracán Sandy como buena o excelente.
“Con esto se concluye que Obama ha ganado bastante con Sandy”, dijo Rivera. “Y quizás esto termine siendo lo que incline finalmente la balanza hacia la reelección y rompa el empate técnico que registran las campañas desde mayo”.
A la pregunta sobre el riesgo que se cerniría sobre 90 millones de electores, denunciado el miércoles por el Centro de Estudios Electorales Americano, Rivera señaló que “la Corte Suprema de Justicia ha anulado la mayor parte de esas leyes en su aplicación para las presentes elecciones, así es que el riesgo de que 90 millones se queden sin votar ha quedado diluido a solo unos miles”.
©Univision.com
Comentarios