Conmoción por brutal ataque con fuego contra periodista boliviano

Univision.com | Oct 31, 2012 | 2:01 PM

Veterano fue atacado cuando conducía programa de radio

El periodista boliviano Fernando Vidal, dueño y director de radio Popular del pueblo sureño de Yacuiba, fronterizo con Argentina, fue quemado el lunes por desconocidos cuando conducía un programa, informó esa emisora.
El periodista Esteban Farfán, de ese medio de comunicación, dijo a Efe que cuatro personas con los rostros cubiertos con barbijos ingresaron a la radio, derramaron gasolina sobre Vidal, de 78 años, y los equipos de la emisora y encendieron el fuego.
Vidal está en terapia intensiva en un nosocomio al haber sufrido quemaduras de tercer grado en la cabeza, el pecho, el estómago y los brazos, según mostraron los canales de televisión.
¿Por críticas a los políticos?
Según Farfán, Vidal, que también es su suegro, hace periodismo desde los 18 años, y en los últimos días ha sido muy crítico con los políticos de la provincia del Gran Chaco, que pertenece a la jurisdicción del departamento de Tarija.
Efe detalló que la policía de Yacuiba ha detenido a tres personas para investigar si están vinculadas con el atentado sufrido por el informador que minutos antes del ataque analizaba el tema del contrabando en la zona fronteriza con Argentina.
Víctima identificó a uno de sus agresores
Por otro lado, la Agencia France Press detalló que Fernando Vidal identificó a uno de sus cuatro agresores y dijo sospechar que el móvil del ataque está relacionado a sus denuncias sobre corrupción, indicó este miércoles su hijo Kinn.
"Mi padre reconoció a uno de los cuatro individuos que cometió el hecho y ya se dio parte a la Policía", afirmó Kinn Vidal, entrevistado por la radio privada Erbol, e indicó que su progenitor se encuentra en Santa Cruz, 900 km al este de La Paz, para ser sometido a una operación.
El individuo señalado como autor material fue detenido junto a otras dos personas por la Policía. Ellos comparecen este miércoles ante un juez que definirá las medidas cautelares y la apertura del proceso legal. Una cuarta persona se mantiene prófuga.
Kinn Vidal detalló que se descarta que el autor intelectual del ataque contra su padre sea el gobierno de Evo Morales, enemistado con buena parte de los medios privados, y precisó que se sospecha que el móvil tiene origen en alguna autoridad del ámbito local que no identificó.
"Sí se nos pasó por la cabeza que sea gente del medio local de Tarija (la región donde se halla el poblado de Yacuiba), alguna autoridad. Eso sucedió a raíz de las denuncias que hace la gente por Radio Popular", afirmó, citó AFP.
Fernando Vidal recibía denuncias sobre corrupción y las transmitía, acotó.
Condenas nacionales e internacionales
El ataque contra el periodista generó condenas de organizaciones internacionales, como la Sociedad Interamericana de la Prensa (SIP), Amnistía Internacional y Naciones Unidas, que pidieron al gobierno boliviano aclarar el hecho y a la justicia sancionar a los responsables.
Periodistas en Bolivia han anunciado marchas en la ciudad de Santa Cruz para condenar el hecho y exigir una sanción.
El portavoz del Alto Comisionado de la ONU, Rupert Colville, condenó el ataque y advirtió que el organismo está preocupado por el número de periodistas que son asesinados por su trabajo.
En este sentido, insistió, citado en un comunicado, en que los gobiernos tienen la responsabilidad de respetar "completamente el derecho a la libertad de expresión y proteger a los que ejercen su trabajo", informó Efe.
Por su parte, Amnistía Internacional (AI) condenó el "brutal ataque" contra el periodista boliviano Fernando Vidal.
"Este brutal ataque es uno de los peores casos de violencia contra periodistas en Bolivia en los últimos años. La investigación de las autoridades bolivianas del incidente debe ser independiente e imparcial, y los responsables deben ser llevados ante la justicia sin dilación", dijo en un comunicado Javier Zúñiga, asesor de AI.
Indignación generalizada
En tanto, las asociaciones de diarios y periodistas, el Gobierno y la oposición de Bolivia expresaron una indignación generalizada por el ataque.
La Asociación Nacional de la Prensa (ANP), que agrupa a veinte diarios y revistas, condenó el atentado. Señaló que el ataque viola el ejercicio de la libertad de expresión y expresó su preocupación porque cree que las autoridades no tienen voluntad para aclarar las agresiones contra periodistas.
La institución pidió en un comunicado que la investigación anunciada por el Gobierno concluya "con el enjuiciamiento y la sanción a los responsables" para acabar "con el clima de impunidad".
El presidente de la Asociación de Periodistas de La Paz, Antonio Vargas, dijo a Efe que el ataque "forma parte de una larga lista de agresiones que han sufrido periodistas en Bolivia" y recordó que en 2008 hubo un atentado con explosivos contra un canal de televisión en Yacuiba sin que hasta ahora se haya hallado a los culpables.
Según Vargas, lo ocurrido con Vidal "es una clara muestra de que se está amedrentando al gremio de la prensa".
La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, condenó "el atentado cobarde contra personas que cumplen su trabajo" y ratificó que el Gobierno ha empeñado su palabra para aclarar el caso.
Dávila subrayó que en Bolivia existe libertad de prensa y opinó que la agresión podría tratarse de una venganza de contrabandistas afectados por las denuncias efectuadas por la emisora, según la agencia estatal ABI.
El diputado opositor Roy Moroni lamentó el ataque y opinó que el Gobierno del presidente boliviano, Evo Morales, alienta las agresiones contra los medios de comunicación porque los considera sus principales opositores.
La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó su repudio ante el ataque "de extrema crueldad", mientras que la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos dijo que los gobiernos tienen la responsabilidad de respetar el derecho a la libertad de expresión "y proteger a los que ejercen su trabajo".
Según Amnistía Internacional, "este brutal ataque es uno de los peores casos de violencia contra periodistas en Bolivia en los últimos años" y pidió que la investigación sea independiente e imparcial.
IPI: 'horrorizado'
El Instituto Internacional de Prensa (IPI) expresó también su consternación por el violento ataque.
La directora ejecutiva del IPI, Alison Bethel McKenzie, señala en un comunicado emitido en Viena que está "completamente horrorizada por este descarado ataque".
"Es impensable que los periodistas en Bolivia, o en cualquier parte del mundo, puedan ser blanco de ataques tan horribles como éste", manifiesta la responsable del IPI, una red de editores y propietarios de medios de comunicación de todo el mundo.
Además de Vidal, que sigue en cuidados intensivos, también sufrió heridas Karen Delgado, una empleada de la emisora.
"El IPI desea al señor Vidal y a Karen Delgado una muy pronta recuperación y brindamos nuestro apoyo a sus familias y a todos los empleados de Radio Popular".
McKenzie agrega en la nota que "el Gobierno boliviano debe investigar lo más pronto posible este crimen y llevar a la justicia a los responsables de este ataque, que representa una seria amenaza a la libertad de prensa y a la transparencia en Bolivia".
Según destaca el IPI, Bolivia ha sido recientemente testigo de una escalada en los ataques en contra de la prensa.
En septiembre, el IPI sumó su voz a las protestas en contra de las declaraciones públicas del alcalde de Santa Cruz, Percy Fernández, quien dijo que deseaba ver a los periodistas del diario El Deber "enterrados dos metros bajo tierra".
El IPI también instó al presidente boliviano, Evo Morales, a eliminar los planes para procesar a los medios de comunicación El Diario, Página Siete y la agencia católica de noticias ANF por discriminación racial, después de presuntamente haber distorsionado las palabras de un discurso de Morales en agosto.
©Univision.com
Commentarios