Obama atrae a las celebridades de Hollywood, diga lo que diga Clint Eastwood

AFP | Oct 28, 2012 | 2:32 PM

Pero nada asegura que los actores influyen en la decisión de los electores

 La leyenda del cine, Clint Eastwood, asegura que la idea de que Hollywood es un bastión demócrata es exagerada, pero la evidencia muestra lo contrario y George Clooney lidera una larga lista de superestrellas amigas de Barack Obama.
La estrella de "Harry, el sucio", cuya improvisación con una silla vacía se robó el show de la convención republicana, insistió en su respaldo a Mitt Romney la semana pasada, advirtiendo: "No queda mucho tiempo (...) Nuestro país está en juego".
El apoyo de un artista de tan alto perfil le viene muy bien a los republicanos -a pesar de que su show no fue lo que éstos esperaban-, pero de todos modos Eastwood es una estrella solitaria en el firmamento de Hollywood.
¿Ayuda el apoyo de los actores de Hollywood a las campañas de Obama y Romney? Participe en el Foro Destino 2012.
La lista
La lista de artistas de gran influencia que apoyan a Barack Obama incluye a Clooney, Robert De Niro, Samuel L. Jackson, Scarlett Johansson y Morgan Freeman, por hablar solamente de los actores.
"Los actores de Hollywood siguen inclinándose hacia el liberalismo y el Partido demócrata", dijo a la AFP Steven Ross, profesor de la Universidad del Sur de California.
Eastwood, ahora de 82 años, insistió en que éste no era el caso cuando hizo su famosa e inesperada actuación en la convención republicana en Tampa (Florida, sureste), poco antes de que Romney aceptara formalmente su nominación.
"Yo sé lo que están pensando. Están pensando: '¿Qué hace alguien de Hollywood aquí?' Saben, porque son todos de izquierda por allá", dijo a su conservadora audiencia.
"Al menos eso es lo que piensa la gente, pero realmente no es el caso. Hay un montón de conservadores, un montón de moderados, de republicanos y de demócratas en Hollywood".
Y explicó: "Es sólo que los conservadores, por la naturaleza misma de su manera de ser, son más reservados. No andan proclamándolo por ahí. Pero creánme que los hay".
Preferencias políticas
La estrella de "Ocean's Eleven", George Clooney, ciertamente no oculta sus preferencias políticas y en mayo fue el anfitrión de una exclusiva y lujosa cena de gala en su casa en Hollywood Hills para recaudar fondos para Obama.
Organizado por el jefe de los estudios de animación DreamWorks, Jeffrey Katzenberg, se dice que el evento recaudó más de $15 millones. La lista de invitados incluía a Barbara Streisand, Robert Downey Jr. y Billy Crystal.
Obama volvió a la ciudad del oropel a principios de este mes para asistir a otro evento de recaudación de fondos, en el que destacaron Stevie Wonder, la cantante pop Katy Perry y la banda de rock Earth, Wind and Fire -así como Clooney-. Un total de 6 mil personas pagaron al menos $250 dólares para asistir.
En momentos en que Obama y Romney están en su batalla final antes de la elección del 6 de noviembre, el dinero cobra mayor importancia. Pero también es importante la visibilidad de los candidatos.
Fijando atenciones
"El principal interés del apoyo de una personalidad es atraer la atención sobre un candidato", explicó Ross.
Y si bien los actores de Hollywood son buenos para la imagen, los cantantes son aún mejores. "Hoy en día, diría que el apoyo de los músicos es más importante para atraer la atención de los jóvenes que el de los actores", dijo.
El respaldo de Romney es igualmente exiguo en este dominio: los músicos clave que lo apoyan abiertamente son Kid Rock, el bajista de Kiss Gene Simmons, Donny y Marie Osmond y el rockero Meatloaf.
Pero por mucho que las estrellas compartan parte de su brillo con sus candidatos, realmente no hay evidencias de que los votantes tomen una decisión basándose en las preferencias políticas de las celebridades, sea Clint Eastwood o Beyonce, quien cantó una canción en la investidura de Obama.
No so idiotas
"Los estadounidenses no son idiotas", dijo Ross. "Muy pocos votan por un político porque una estrella de cine o una celebridad lo apoye. Sólo después de que un individuo hace su evaluación sobre un candidato, decide votar por él".
No todos los que apoyan a Obama lo hacen con el entusiasmo de hace cuatro años, no obstante.
La actriz Susan Sarandon, muy comprometida políticamente, declaró a la AFP: "Llegué al punto de que me siento emocionalmente muy poco involucrada".
"Si Obama no es electo y todo se desmorona, puede ser que así es como se supone que sea (...). Voy a votar, contribuí en muchas maneras, pero no va a matarme", agregó. "Obama debería ser reelegido, pero hay mucho dinero en juego ahora y hay mucha gente desilusionada de él"
©AFP
Comentarios