Gran abstención en la primera votación voluntaria en Chile

EFE | Oct 28, 2012 | 12:43 PM

Es la antesala de elecciones presidenciales

Una alta abstención en los primeros comicios de la historia de Chile con inscripción automática y voto voluntario va confirmándose a medida que se aproxima el cierre de los colegios en las elecciones municipales de este domingo, según coinciden diversas fuentes.
Las autoridades electorales chilenas admitieron hoy que en las elecciones municipales de este domingo, a las que están convocados más de trece millones de electores, se ha registrado una "menor afluencia" que la esperada de votantes.
"Ha habido una menor afluencia de personas a las mesas de votación", dijo a los periodistas el director del Servicio Electoral, Juan Ignacio García, una hora antes del cierre de las mesas, previsto para las 21.00 GMT.
García, no obstante, matizó que hasta cierto punto esa menor afluencia "es normal", porque es "propio de las elecciones municipales que exista un mayor nivel de abstención".
Aunque no existen cifras oficiales sobre el flujo de votantes, no se han registrado aglomeraciones en los locales de votación, ni siquiera en el Estadio Nacional de la capital, donde se concentra el mayor número de mesas.
Las imágenes de los canales de televisión muestran en muchos casos a los vocales de las mesas charlando entre ellos, a la espera de que lleguen ciudadanos a votar, una situación adelantada por las encuestas, que hablan de un una abstención cercana al 40 por ciento.
Este domingo, cinco millones de chilenos que hasta ahora no habían ejercido el derecho al voto tienen la oportunidad de elegir a los alcaldes y concejales de los 345 municipios del país.
Sin embargo, el hecho de que se trate de unas elecciones locales -que incluso cuando el voto era obligatorio registraban una abstención en torno al 15 por ciento- y un creciente desapego hacia la política hacen presagiar que muchos de los potenciales votantes, sobre todo jóvenes, no acudirán a votar.
Tres horas después de la apertura de los colegios electorales, se habían constituido el total de las 40.818 mesas receptoras de votos, en una jornada que, en general, no está registrando alteraciones del orden público.
En previsión de que la abstención pueda ser elevada, todos los dirigentes políticos, incluido el presidente, Sebastián Piñera, hicieron un llamamiento a la ciudadanía para que acuda a votar de forma masiva.
Piñera emplazó a los chilenos a votar con mucha tranquilidad y mucha calma, porque una democracia -dijo- tiene que tener la capacidad de escuchar la voz de los ciudadanos".
"Cuando vota poca gente, la democracia se debilita; si ustedes no votan, otros van a tomar las decisiones por ustedes, y eso no es bueno", declaró a los periodistas.
El único incidente de cierta gravedad se produjo cuando el alcalde del municipio santiaguino de Providencia, Cristian Labbé, militante de la derechista Unión Demócrata Independiente (UDI) y que postula a un quinto período al frente del municipio, fue increpado y escupido por un pequeño grupo de ciudadanos.
Labbé, quien fue instructor de agentes de la DINA (la policía política de la dictadura), fue recibido con gritos de "¡Asesino, asesino!" a su llegada al colegio electoral, donde se produjeron forcejeos y conatos de enfrentamiento entre sendos grupos de opositores y adherentes.
En tanto, en las afueras del Estadio Nacional -que durante la dictadura fue lugar de detención y tortura- un grupo de jóvenes permaneció durante una hora arrodillado y con las manos en la nuca, la misma postura que los represores obligaban a guardar a los presos políticos.
En estos comicios se aplica por primera vez una reciente reforma electoral que, sin embargo, no logró articular el voto de los chilenos que residen en el extranjero, entre ellos la ex presidenta Michelle Bachelet, quien actualmente es directora ejecutiva de ONU Mujeres y que mañana, lunes, debe pronunciar una conferencia ante el Consejo de Seguridad de la organización.
Esta limitación fue criticada por el expresidente Ricardo Lagos (2000-2006), quien atribuyó a la derecha la responsabilidad de haberse opuesto sistemáticamente en el Parlamento a que puedan votar los chilenos que viven en el extranjero.
"Cómo es posible que después de veinte años no podamos tener una elección como corresponde", se preguntó el exmandatario.
©EFE
Commentarios