Arrestan al presunto homicida de una familia de Downey

ImpreMedia Digital, LLC | Oct 28, 2012 | 11:55 AM

La tragedia 'carece de sentido'

La policía de Downey ha arrestado a un hombre sospechoso de asesinar a tres personas y herir a otras dos, todos pertenecientes a un negocio familiar, durante un tiroteo producido el miércoles.
Durante una conferencia de prensa, el abogado de la familia dijo que la tragedia "carece de sentido" e insistió en que las drogas no estuvieron involucradas en el suceso, como sugirieron miembros de la Alcaldía.
"Aún no han podido reponerse de lo ocurrido. Están en shock", dijo el abogado Arshak Bartoumian.
Descripción de los hechos
Según Martha Zerehi, portavoz de la familia agredida, el sospechoso se presentó en el negocio de las víctimas, Fire Protection Company, una empresa de venta de extintores, en respuesta al anuncio de venta de un coche marca Chevrolet Camaro.
En ese momento sacó una pistola y exigió que le entregaran el vehículo, explicó Zerehi. Forzó a un trabajador a atar a dos mujeres, una de ellas la madre de los dos propietarios de la compañía, Robert y Antonio Salinas.
Al agresor se le indicó que el vehículo no se encontraba allí, sino en otro punto de la calle, pero antes de huir mató a dos trabajadores de la empresa- Josimar Rojas, de 26 años, e Irene Cárdenas, de 35.
El sospechoso se dirigió en busca del coche y allí disparó contra otra mujer, Susana Pérez, de 34 años. Su hijo de 13 años se hizo el muerto y salvó su vida. "El asesino pensó que había matado a todos"; indicó Zerehi.
Las autoridades indicaron al comienzo de la investigación que desconocían los motivos del ataque, excepto que fue "dirigido" y no se trataba de "un acto de violencia al azar".
Los dos heridos se encuentran hospitalizados en el Centro Médico St. Francis, en Lynwood, y en el Centro Médico Long Beach Memorial, en Long Beach.
El sospechoso está en la cárcel
El jueves, el portavoz de la policía de Downey, el teniente Dean Milligan, dijo que el hombre que había quedado en custodia para interrogatorio no estaba bajo arresto y que continuará siendo interrogado por la policía.
Después del interrogatorio, fue que la policía decidió arrestarlo y enviarlo a la Cárcel Central de Los Angeles.
Los primeros relatos de los dos sobrevivientes indicaban que un hombre –descrito por los sobrevivientes como una persona afroamericana- llegó al negocio llamado United States Fire Protection, ubicado cerca del bulevar Lakewood, hubo un intercambio de palabras y el sujeto abrió fuego en contra de las tres personas que estaban en el negocio.
La primera llamada al sistema de emergencias 911 se hizo a las 11:12 am. Cinco minutos más tarde, a las 11:17 am, entró otra llamada al 911 proveniente de la vivienda de la familia Salinas.
En ese momento, la policía aún no sabía que ambas balaceras estaban relacionadas.
©ImpreMedia Digital, LLC
Commentarios