Si no hay perdón papal, ex mayordomo irá a la cárcel

EFE | Oct 23, 2012 | 12:46 PM

Condenado a año y medio de cárcel

El ex mayordomo del papa, Paolo Gabriele, condenado a 18 meses de cárcel, cumplirá su sentencia en una prisión del Vaticano si el fiscal del Tribunal de Apelación vaticano no apela y la sentencia se hace firme, al no habérsele aplicado los beneficios de la ley sobre la suspensión de la pena.
"Paoletto", de 46 años, fue condenado a año y medio de cárcel el pasado 6 de octubre por el robo con agravantes de documentos reservados de Benedicto XVI, y hoy el Vaticano publicó el texto completo de la sentencia.
En el texto se especifica que "vista la entidad de la condena" (tres años reducidos a año y medio al aplicarse varias atenuantes) "no se le han aplicado los beneficios de la ley respecto a la suspensión de la pena" y tampoco el que no aparezca la sentencia en el boletín de la Dirección General Judicial.
Ello supone que, visto que Gabriele ha renunciado a apelar ante el Tribunal de Apelación del Vaticano, si el Promotor de Justicia (fiscal) de esa corte, Giovanni Giacobbe, no apela la sentencia en los 40 días que tiene a partir de su publicación (la fecha es 22 de octubre) pasaría a ser definitiva y "Paoletto" tendría que cumplirla en la cárcel vaticana, a pocos metros de su domicilio.
El portavoz vaticano, Federico Lombardi, dijo hoy en la presentación de la sentencia que no existe acuerdo con Italia, como se comentó el día 6 de octubre, para que un ciudadano del Vaticano cumpla una condena en ese país y que el Vaticano dispone en la sede de la Gendarmería de una celda.
Lombardi reiteró la "posibilidad" de que Benedicto XVI perdone a su exmayordomo, pero al contrario que el día 6, cuando dijo que la posibilidad del perdón era "muy concreta y muy verosímil", hoy sólo dijo que "es posible".
El jesuita reiteró que "nadie sabe ni cuándo ni cómo" puede decidirlo el papa.
"Paoletto" también fue condenado a pagar las costas del juicio, que Lombardi cuantificó hoy en "1.000 euros".
La condena a 18 meses de cárcel se refiere exclusivamente al robo con agravantes. La Fiscalía del Vaticano, sin embargo, mantiene todavía abierta la investigación por otros presuntos delitos, como daños a la seguridad del Estado y violación de la privacidad del jefe del Estado (el papa).
La sentencia del llamado caso "Vatileaks" ocupa 15 páginas y el tribunal, presidido por Giuseppe Della Torre, motivó la condena al considerar que el robo de cientos de documentos reservados enviados al papa y a su secretario, Georg Ganswein, constituye una acción lesiva contra el pontífice, la Iglesia Católica y el Estado de la Ciudad del Vaticano.
"La acción de Gabriele ha violado no sólo el fundamental derecho a la buena fama y a la privacidad de todas las personas afectadas, sino también el secreto que corresponde a los actos de un soberano (el papa es soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano)", señala el texto.

¿Abuso de confianza?

El Tribunal constató que Gabriele actuó en solitario y que abusó de la confianza depositada por el pontífice y su secretario, al que ayudaba de vez en cuando, lo que le permitió hacerse con los documentos y fotocopiarlos sin estar autorizado para ello.
El Tribunal consideró "irrelevante" el caso de la pepita de oro peruana regalada al papa, del cheque de 100.000 euros donado por la Universidad Católica de Murcia (España) y de una edición de "La Eneida" del año 1500 encontrados en casa de Gabriele.
El Tribunal consideró que no se pudo comprobar que hubieran sido robados y tampoco de manera inequívoca que fueran hallados en su casa.
En el mismo juicio a "Paoletto" iba a ser juzgado el informático Claudio Sciarpelletti, de 48 años, acusado de presunto encubrimiento, pero el Tribunal separó los casos.
Hoy, Lombardi anunció que el juicio comenzará el 5 de noviembre y que se espera sea breve.Sciarpelletti puede ser condenado hasta a un año de cárcel.
En este juicio no fue aceptada la documentación de los testigos recogida por la Comisión Cardenalicia, ordenada por el papa para investigar el caso, al considerar el Tribunal que fue creada según el Código de Derecho Canónico y sólo responde ante el pontífice.
Se desconoce si en algún momento se informará sobre esos interrogatorios.
©EFE
Comentarios