Tercer y último round Obama-Romney, duelo a muerte

Univision.com | Oct 21, 2012 | 9:15 AM
Con empate técnico se... Con empate técnico se...
3 Pausar Auto Play

El tercer encuentro será crucial para ambos candidatos qué deberán estar muy bien preparados para lidiar con preguntas de política exterior.

La carrera por la Casa Blanca lleva siete meses empatada y todo indica que las campañas echarán ahora mano a todas las armas disponibles

El presidente Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney libran este lunes (en la Universidad Lynn, Boca Ratón, Florida) el tercer y último debate presidencial televisado. El primero lo ganó el republicano y el segundo remontó el demócrata. Pero ambas victorias no han sido suficientes para amarrar una victoria anticipada y las encuestas revelan que la contienda por la Casa Blanca sigue sin resolverse. La última muestra de NBC News y The Wall Street Journal, el domingo, reveló que ambos tienen el 47% de apoyo.
Mire aquí el tercer debate presidencial en vivo con traducción simultánea a partir de las 9PM (ET) / 6PM (PT).
Desde mayo están técnicamente empatados, codo a codo. Ambos candidatos no han logrado diferencias determinantes, firmes. Sólo se han registrado algunos saltos que en no más de una o dos semanas se desmoronan. Por ejemplo después de las convenciones nacionales de Tampa y Charlotte, y entre el primer y segundo debate. Pero han sido repuntes frágiles, ventajas poco consistentes y las encuestas predicen que la elección más reñida en la historia de Estados Unidos no se resolverá sino hasta el martes 6 de noviembre.
La revista alemana Der Spiegel dijo el miércoles que luego del segundo debate en Nueva York todo indicaba que Obama estaba de regreso, que había recuperado el terreno perdido en Denver, Colorado, dos semanas antes, pero no estaba segura si su actuación iba a ser suficiente para tomar distancia. Tres días más tarde el diario español El Mundo aclaró las dudas: el mandatario “no consiguió cambiar la carrera de manera sustancial” y “no logró compensar el hundimiento tras su somnolienta aparición” el 3 de octubre.
En el primer debate los candidatos hablaron del ataque al consulado de Estados Unidos en Bengasi (Libia), de economía, desempleo, impuestos y la reforma de salud, entre otros. En el segundo debatieron sobre educación, empleo, impuestos, la esquiva reforma migratoria y el futuro de los 11 millones de inmigrantes indocumentados. Pero sobre todo de economía.
El tercero será, quizás, el menos atractivo si se toman en cuenta las los resultados de las encuestas sobre qué temas son los que más interesan a los electores (economía, desempleo, seguridad e inmigración). La agenda anunciada por la Comisión de Debates Presidenciales adelantó que las preguntas incluyen el rol de Estados Unidos en el mundo, el conflicto en Afganistán, la guerra al terrorismo, la confrontación entre Israel e Irán, Medio Oriente y China. Ninguno de los temas figura en la parte alta de la lista de asuntos de mayor importancia para la mayoría de los electores en general, y para los latinos en particular, pero se espera una audiencia récord estimada en unos 70 millones de telespectadores e internautas.
¿Inclinará el tercer debate presidencial la balanza el martes 6 de noviembre? Participe en el Foro Destino 2012.
Acelerador a fondo
Después de Boca Ratón, las urnas. El escenario se reduce a dos semanas intensas con giras a los estados clave para conseguir el mayor número de votos indecisos posible. Por ello el tercer debate es determinante. “Será el más importante, porque la elección es aún muy incierta. Temo que habrá más ataques que especificaciones de sus políticas”, dijo a Univision.com el profesor y analista político Roberto Izurieta, director del departamento de Política Latinoamericana de la Universidad George Washington.
A la pregunta si Obama y Romney incrementarán los ataques mutuos para intentar convencer a los últimos indecisos, dijo que “lastimosamente es más fácil bajar al otro candidato atacándolo que subir uno de manera específica”, con respuestas contundentes. Y agregó: “Si la diferencia entre ambos candidatos es menos de 2 puntos en el voto popular a nivel nacional, esta elección puede decidirse por los estados batalla. Solamente tres veces en la historia de Estados Unidos ha pasado esto, y esta puede ser otra de estas excepciones”.
Advirtió además que a pesar que en el tercer debate está contemplado que se hable sólo de política exterior, nada quita que se mencione a América Latina (un tema ausente por ahora) y otros que se han quedado en el tintero. “Creo que el debate del lunes será lo más decisivo que queda. A no ser sorpresas en el mundo o en Estados Unidos. Ojalá que no”.
Entre esas sorpresas pudiera ser el reporte de empleo que vendrá muy cerca del día de las elecciones “y no se esperan sorpresas”, apuntó Izurieta.
Guerra de posturas
En cuanto al papel de ambos contendientes en los debates de Colorado y Nueva York, el analista dijo que se trata de candidatos extraordinarios y preparados para este duelo.  “Rommey ha estado muy bien en ambos debates: atacó sin ser agresivo, fue corto y claro en sus respuestas y se posesionó (de nuevo luego de la elección interna) en el centro político. Barack Obama se lo permitió en el primer debate, pero no ya en segundo. La diferencia del rol de Obama entre el primero y segundo debate fue que en el segundo le puso las ganas que se requiere de alguien que aspira liderar Estados Unidos”.
“Pero la segunda diferencia fue en estrategia. Por alguna absurda razón, en el primer debate pensaron que era mejor obviar y no confrontar con Romney, pues a los votantes indecisos no les gusta que se ataquen (lo cual es cierto); pero se olvidaron que también a los votantes no les gusta cuando uno ataca al otro y este no se "defiende" (pues parece una persona débil y el líder no puede ser débil).
“Bien, Obama aprendió esta lección a un costo muy alto (perdiendo la poca ventaja que tenía) y lo compuso en el segundo debate”, indicó.
En cuanto al desempeño de los candidatos en los debates y sobre quién o qué al final de cuentas inclinará la balanza, Izurieta dijo que “la elección (del martes 6 de noviembre) está entre dos grandes temas: empleos y deuda (más favorable a Romney) o quién defiende los intereses de la clase media (más favorable a Obama (…). Y la elección, en mi opinión, se está definiendo más que en estados que pueden cambiar (swing states) en segmentos de los votantes que están todavía cambiando: mujeres, clase media y tercera edad. En Los dos primeros, considero que Obama tiene más que ganar. De ser así, pienso que igualmente tendrá más posibilidades de ganar esta elección”.
Consultado si los debates han tenido impacto en la elección, Izurieta fue enfático: “Por supuesto que han servido, millones de votantes se han tomado el tiempo de verlos” (Los tres debates han registrado una audiencia estimada entre 60 y 70 millones de telespectadores e internautas).
Sin espacio para errores
A dos semanas de la elección no hay espacio para equivocaciones. Y el que se equivoca no tendrá tiempo para reparar los daños. “Cuando la cifra de indecisos debería comenzar a reducirse, es cuando más cuidado deben tener los candidatos de no cometer errores que terminen alejando a los votantes que todavía están en juego, o cambiando la opinión de quienes ya habían decidido votar por ellos”, dijo a Univision.com Maribel Hastings, asesora ejecutiva de America’s Voice. “Es una danza muy delicada y, como hemos visto, los debates son una herramienta con el potencial de alterar opiniones o de movilizar o desanimar a las bases”.
En cuanto a la igualdad entre Obama y Romney a tres semanas de la elección, Hastings dijo que “el hecho de que los sondeos nacionales concluyan que prácticamente hay un empate técnico entre los candidatos, es evidencia, en parte, del problema de falta de entusiasmo que sigue plagando a ciertos sectores electorales en esta elección”.
“El debate de este lunes, que se supone se centre en política exterior, es la última oportunidad de estos candidatos de tratar de hablarle directamente a esos votantes y de fijar sus contrastes”, apuntó.
Voto latino, clave
Hastings no duda de que el voto latino se haya vuelto a convertir en un “voto clave” en la elección presidencial 2012. “Sobre todo en los estados claves para lograr los 270 votos electorales”, subrayó. Y en ello el tema de la inmigración determinará “cómo y por quién votarán” los latinos en noviembre.
El tema migratorio asomó en el debate de la semana pasada en Nueva York cuando ambos candidatos, a la pregunta de qué harán con los 11 millones de indocumentados que viven en el país, reiteraron sus posturas de Campaña. Romney habló de apoyar la inmigración legal y que sólo daría residencia a dreamers que lograron la Acción Diferida y sirven en las Fuerzas Armadas, decisión que sólo favorecería entre 30 mil a 50 mil sin papeles. Obama reiteró su apoyo a una reforma migratoria comprensiva. Misma que prometió en 2008 y que el 20 de septiembre, durante un Encuentro con Univisión, reconoció que había sido uno de sus mayores fracasos.
“La gran interrogante es si esos votantes latinos saldrán a votar en las cifras esperadas”, comentó Hastings. Pero será el miércoles 7 de noviembre, “pasada la elección, cuando se llevarán a cabo todos los análisis pertinentes. Mientras, en estos 18 días, los candidatos tienen que andar con cuidado porque en un instante cualquier cosa puede alterar el rumbo de la elección”.
La activista señaló además que, contrario a lo que michos esperaban y advertían, los debates “se tornaron en concursos de quién es el más calmado, quién genera más empatía y simpatía, quién hace más o menos gestos, quién es más presidencial”, y que ello le agregó sal a una contienda de por sí condimentada y sazonada con todos los ingredientes que hacen de ella la más reñida de la historia.
Todo o nada
Para el activista Juan José Gutiérrez, director del Movimiento Vamos Unidos USA, en Los Angeles, California, en el tercer y último debate presidencial de Boca Ratón, Florida, Obama y Romney “intentarán convencer al gran auditorio televidente de que son la mejor opción, en este momento, para dirigir los destinos del país”, audiencia que en los dos debates anteriores estuvo por encima de los 60 millones de telespectadores, sin contar a quienes lo vieron a través de internet.
Agregó que en ese esfuerzo por ganar posiciones faltando solo tres semanas para la elección, “sin duda habrá más ataques mutuos”, y que en el afán de Romney “de insistir en exhibir al presidente y a su política exterior como un total fracaso, utilizará el incidente terrorista de Bengasi, Libia, obligando al mandatario a responder con toda una lista de logros conseguidos durante su administración en política exterior”.
Gutiérrez citó por ejemplo el fin de la guerra en Irak y el retiro de tropas, y que también mencionará el calendario de salida de tropas de Afganistán, conflicto que inició bajo la administración republicana de George W. Bush el 7 de octubre de 2001 en respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre de ese año en Nueva York, Washington DC y Pensilvania, perpetrado por Al Qaeda (La Base).
“Y recalcará la muerte de Osaba bin Laden”, indicó.
La muerte del disidente saudita y cabeza de Al Qaeda, Osama bin Laden, fue anunciada el 2 de mayo por el presidente Obama al término de un operativo llevado a cabo por un comando de marines (navy seals).
América Latina
América Latina ha estado ausente de los debates y nada indica que el tema aparezca en el tercero y último cara a cara entre Obama y Romney. “Es espinoso”, dice Gutierrez. “Desde hace años y no creo que el gobierno y los candidatos inviertan capital político en la región”.
El activista, sin embargo, advirtió que Romney aprovechará todo momento posible para atacar a Obama. Anticipó que podría mencionar la falta de avance de la democracia en Cuba, en Venezuela y en Bolivia, y dijo estar seguro que Obama responderá que “eso es completamente falso” y que su gobierno “jamás a impulsado ni impulsará políticas que o favorezcan la libertad y la democracia en dichas naciones”.
“También en esto el presidente recitará toda una lista de éxitos”, y previno que como se trata del último debate y los temas ya están determinados, tanto Romney como Obama “estarán preparados para abordar cualquier otro que les represente oportunidades para golpear al contrario”, y que eso no quita que asuntos como la economía, los empleos y la crisis financiera sean “re abordados” el lunes en Boca Ratón.
Sobre los puntos flacos de los candidatos, Gutiérrez mencionó que la inmigración y el futuro de los indocumentados sigue siendo el Telón de Aquiles de Romney y la economía el telón de Aquiles del presidente. Y que el peor momento del presidente en los debates fue el cara a cara en la Universidad de Denver, hace dos semanas, mientras que su mejor momento fue el debate de la semana anterior en Nueva York.
Gutiérrez también dijo que la elección, al fin de cuentas, se decidirá el 6 de noviembre en las urnas, y que quien cometa un error en estas tres semanas “pondrá en riesgo” su carrera por la Casa Blanca, porque no tendrá tiempo para corregir faltas.
©Univision.com
Commentarios