Audiencias previas sobre 9/11 cierran en Guantánamo sin grandes decisiones

EFE | Oct 19, 2012 | 11:44 PM

Los cinco acusados estuvieron ausentes

La comisión militar de Guantánamo que lleva el caso contra los presuntos responsables de los ataques del 11S en EEUU cerró sus audiencias de preparación del juicio con los cinco acusados ausentes y sin tomar grandes decisiones.
Ninguno de los cinco acusados, entre ellos el autoproclamado "cerebro" de los atentados del 11 de septiembre de 2001, Jalid Sheij Mohamed, asistieron a la audiencia final del viernes, en algunos casos por celebrarse en el día consagrado al rezo por los musulmanes y en otros, por considerar el proceso inválido, según sus abogados.
Su ausencia fue la consecuencia de una de las decisiones que tomó esta semana el juez encargado del caso en la comisión militar, James Pohl, quien dictaminó el lunes que los acusados tienen el derecho de ausentarse durante las audiencias previas al juicio, a través de una petición escrita que sólo les excusaría durante una jornada.
Las peticiones hechas y las consideradas
A lo largo de esta semana, Pohl ha examinado unas veinte peticiones, pero ha decidido sólo sobre cuatro de ellas.
Entre ellas está la determinación de que los acusados pueden vestir como quieran, incluidos los chalecos de camuflaje que habían solicitado portar tanto Sheij Mohamed como Walid Mubarak bin Attash, siempre que no se trate de prendas de uniforme oficiales del Ejército estadounidense.
También resolvió dar recursos al equipo de defensa del acusado Ramzi Ahmed Adam al Hausaui para ayudar con la traducción del inglés, y proporcionar "cuando sea posible" transcripciones públicas de las conferencias llamadas "802", en las que el juez conversa con los abogados.
"Esta no es una regla rotunda, no es 100 % firme en todos los casos", advirtió Pohl.
Aunque menor, esa decisión fue considerada una pequeña victoria para quienes acusan a la comisión militar de censura, y que han hecho de la cláusula de "presunta clasificación" su batalla.
Con esa cláusula, la acusación pretende evitar que durante las vistas se difunda información secreta que los acusados pudieron conocer durante sus interrogatorios y que, según el Gobierno, puede afectar a la seguridad nacional de EEUU.
Organizaciones como la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) piensan que esa cláusula es un intento de mantener oculto al público los testimonios de los acusados sobre sus presuntas torturas, y 14 organizaciones de medios se han sumado a la queja de ese grupo.
Pohl tampoco decidió sobre si permitir el acceso público a la señal de televisión de las audiencias en todo Estados Unidos y no sólo en la base de Fort Meade (Maryland), la única que por ahora permite cobertura a los medios, aunque el juez se mostró escéptico sobre esa posibilidad.
"¿Me están diciendo que si no emitimos esto en ondas públicas, los acusados no tendrán un juicio justo?", preguntó.
Audiencias en puerta
Las próximas audiencias del 9/11 tendrán lugar del 3 al 7 de diciembre y se repetirán cada dos meses después, mientras que el juicio final se espera para 2013.
Los cinco hombres han sido acusados de las 2,976 muertes del 11 de septiembre y de varios cargos de terrorismo, además de conspirar y atacar civiles, causar intencionalmente daños, secuestro de aeronaves y violación de la ley de la guerra, entre otros.
©EFE
Comentarios