ONU dice que situación volátil en Haití desvía la atención

EFE | Oct 17, 2012 | 4:08 PM

Nuevas medidas

PUERTO PRÍNCIPE - La Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah) consideró hoy, en su informe semestral sobre la situación de los derechos humanos en el país, que la situación volátil desvía a las autoridades haitianas de la prioridad de promoverlos y protegerlos.
El informe, elaborado por la Sección de los Derechos Humanos (SDH) de la Minustah junto a la Alta Comisaría de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Haití (HCDH), estimó que "el primer semestre de 2012 conoció mejoras a nivel político, pero la situación sigue siendo volátil" en esa nación.
Según el documento, esta situación crea "un ambiente en el cual se desvía al Gobierno y el Poder Legislativo de la prioridad que debería darse al desarrollo y a la aplicación de las políticas y estrategias esenciales para la protección y la promoción de los derechos humanos".
El documento analiza las distintas medidas legislativas, administrativas y judiciales relativas a los derechos humanos que se tomaron, la situación en materia de administración de la justicia y protección, así como la integración de los derechos humanos en las políticas públicas.
"En la primera parte del año 2012, los desacuerdos entre los poderes Ejecutivo y Legislativo constituyeron un obstáculo principal para progresar en la aplicación de los derechos humanos en Haití", explica el informe.
La SDH y el HCDH subrayaron como "avances importantes" la aprobación de las enmiendas constitucionales, la instauración del Consejo Superior del Poder Judicial (CSPJ) y el nombramiento de todos los miembros del Tribunal de Casación.
Las mismas consideraciones valen por la condena de policías y de funcionarios de prisiones en enero de 2012 por su implicación en la muerte de reos de la prisión civil de Cayes (sur) en 2010.
Sin embargo, "la decisión de no perseguir a (el exdictador haitiano) Juan-Claude Duvalier por crímenes contra la humanidad es una violación profundamente decepcionante de las obligaciones de Haití de investigar, por lo menos, sobre las graves violaciones de los derechos humanos cometidas durante su régimen".
Por otra parte, el documento aborda también las condiciones de detención, "que son malas en todo el territorio, a pesar de algunas mejoras".
La SDH tomó en cuenta también con preocupación que el número de policías muertos aumentó en abril y mayo en la capital. Desde 2011 han sido asesinados más de 40 agentes, "la mayoría fuera del servicio y de una manera que sugiere que se tratara de ejecuciones", destaca el informe.
"Paralelamente", agrega el informe, "se recomienda tomar medidas para responder a las alegaciones de violaciones de los derechos humanos cometidas por la PNH (Policía Nacional de Haití)".
Desde el punto de vista social, el informe examina la situación de los desplazados del sismo de 2010 que son 390.000 que viven aún en 575 lugares, mientras los propietarios de las tierras están cada vez más preocupados en recuperar esos espacios.
No obstante, hasta ahora, "el Gobierno se mostró reservado a afrontar este reto difícil ", según el informe. El SDH y el HCDH preconizan una política de alojamiento y desarrollo urbano "basada en los derechos".
Después de la disposición constitucional que aumenta hasta el 30 % la cuota de mujeres a cargos electivos y de otros estamentos de la vida nacional, en particular, en los servicios públicos, las dos entidades de la ONU piden "una atención especial" para las denuncias presentadas por las mujeres en "los casos de discriminación y violencia en su lugar de trabajo".
©EFE
Comentarios