'El Lazca': historia de contrariedades

Univision.com | Oct 17, 2012 | 11:07 AM

Diario mexicano afirma inconsistencias en protocolos

La caída de Heriberto Lazcano Lazcano “El Lazca”, líder y fundador del sanguinario grupo narcotraficante mexicano de Los Zetas, parecía ser el broche de oro que cerraría el gobierno de Felipe Calderón. Sin embargo, el caso ha dejado muchas preguntas sobre el proceder de las autoridades mexicanas, que encontraron su mayor expresión en la pérdida del cadáver del capo.
La edición impresa del periódico mexicano El Universal detalla, en un reportaje, que los protocolos en el sistema de justicia han sido cuestionados gracias al proceder que se tuvo a lo largo del caso.
Por ejemplo, una de las mayores discrepancias es la estatura de “El Lazca”: mientras que para la Secretaría de Marina (SEMAR) mexicana –dependencia que abatió al capo tras un enfrentamiento en la norteña entidad de Coahuila--, el capo tenía una estatura de 1.60 metros, la DEA afirma que medía 1.76. Sin embargo, la necropsia que le fue practicada al cuerpo revela que tenía una estatura de 1.80 metros.
Sin ir más lejos, el primer eslabón de la “cadena de fallas”, como la llama El Universal, comienza con la tardía identificación del cadáver. Siendo que Lazcano era uno de los hombres más buscados no solo por México, sino también por Estados Unidos, no fue hasta 15 horas después del enfrentamiento del pasado domingo 7 de octubre que las autoridades supieron que se trataba del cuerpo de Heriberto Lazcano y del de su presunto conductor, también abatido en el acto.
La identificación se dio gracias a que las huellas dactilares del capo fueron cotejadas en la principal base de datos criminalística en todo México: Plataforma México.
En el lapso entre el tiroteo y la identificación, no obstante, El Universal destaca que el resguardo de los cuerpos abatidos no fue tomado como responsabilidad por ninguna autoridad federal o local. Los cadáveres simplemente fueron dejados en la funeraria “García”, en el poblado de Sabinas, donde se tenía programado realizar al cuerpo la necropsia de ley.
¿En manos de quién quedó el cuerpo?
Sin ninguna autoridad encargada del resguardo de los restos humanos del capo, se informó que alrededor de las 02:00 horas del lunes, un comando armado se apoderó del cuerpo. Fue hasta entonces que las autoridades se percataron de que se trataba de un criminal de alto rango.
“Nosotros no tenemos la obligación de tener resguardos en todas las funerarias donde suceden este tipo de hechos”, aseveró en su defensa el procurador General de Justicia de Coahuila, Héctor Ramos Gloria, según citó El Universal.
Por su parte, el titular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), José Cuitláhuac Salinas, señaló que el cadáver era un importante elemento de la indagatoria, por lo que su cuidado y resguardo quedaba en manos de la procuraduría local.
Habiendo sido robado el cadáver, rescata El Universal, la SEMAR emitió un boletín en el que informó que existían “fuertes indicios” de que uno de los cadáveres de los dos hombres abatidos pertenecía a “El Lazca”. En conferencia de prensa, el vocero de la dependencia admitió que la caída del fundador de Los Zetas no se dio gracias a labores de inteligencia, sino que se había tratado de un hecho fortuito gracias a denuncias ciudadanas.
Para el 9 de octubre –narra el medio--, la SEMAR confirmó: “Al realizar una búsqueda en las bases de datos dactilares de las huellas de los dedos pulgar, índice y medio tomadas de la mano derecha de uno de los criminales abatidos, se obtuvieron datos demográficos”. Entonces fue que desveló el polémico dato sobre la estatura de “El Lazca”.
El Universal presume que los datos que se extrajeron de Plataforma México fueron obtenidos de los archivos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), pues Lazcano Lazcano fue miembro del Ejército mexicano en algún tiempo.
“Hay una diferencia en la información que teníamos en la base de datos que corre a nivel nacional. Mucha de esta información proviene de inteligencia. Ojalá pudiéramos llamar a cada uno de los delincuentes para pedirles de favor que nos den su estatura y medirlos y pesarlos; son siempre datos aproximados”, explicó en una entrevista televisiva José Luis Vergara, vocero de la SEMAR.
Sin embargo, el funcionario destacó que no quedaba la menor duda de que se trataba del cadáver de “El Lazca”.
El Universal señala, por otro lado, que el dictamen médico forense difundido por la fiscalía de Coahuila, con base en la necropsia de ley practicada al cuerpo de “El Lazca”, aseveraba que el capo había recibido seis disparos de bala. Sin embargo, después el director del Servicio Médico Forense (SEMEFO) de la fiscalía local, Felipe de Jesús Cobos, admitió que cometió “un error de dedo”, pues el capo en realidad había recibido cinco disparos y no seis; recibió solo un impacto en la cabeza y no dos.
Otra de las informaciones falsamente difundidas de manera oficial y que destaca el rotativo mexicano, es la versión que difundió el procurador Ramos Gloria el 11 de octubre. El funcionario entonces dijo que el capo padecía una enfermedad terminal “muy avanzada. Traía inclusive una faja alrededor de la cintura, traía problemas de riñones y lumbalgia”.
Luego, el director del Semefo local contradijo al fiscal. El 15 de octubre, Felipe de Jesús Cobos dijo que “El Lazca” no padecía ninguna enfermedad terminal, y que la faja que traía no era ningún indicio de que el hombre estuviera desahuciado.
El forense también aseveró que el cadáver no presentaba ninguna seña de cirugía o tatuajes, aunque previamente Ramos Gloria afirmara que “El Lazca” se había cosido las orejas. Esa información sin embargo, no fue incorporada en la necropsia de ley.
©Univision.com
Comentarios