Capitán, un perro fiel

Univision.com | Oct 13, 2012 | 9:13 PM
Un perro ha sido más ... Un perro ha sido más ...
3 Pausar Auto Play

Noticiero Univision: ‘Capitán’, un verdadero ejemplo de fidelidad hacia su difunto amo.

Todos los días va al cementerio y duerme junto a la tumba de su amo

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre, pero una mascota en Argentina va más allá del amor y la fidelidad. Se llama Capitán y desde hace seis años, al anochecer, comienza a desfilar por los senderos del cementerio Carlos Paz en Argentina, hasta encontrar la tumba de su amo, Miguel Guzmán. Allí se recuesta y parece llorarlo en un gesto de amor eterno.
El director del cementerio, Héctor Baccega cuenta que el animal se recuesta sobre el nicho y se queda dormido toda la noche.
La viuda de Miguel, Verónica Guzmán, dice que Capitán fue un regalo que le hizo su esposo a su hijo precisamente un año antes de morir. “A mi marido lo seguía muchísimo, a todas partes. Él era taxista y cuando llegaba a las 6 de la mañana, Capitán bajaba como loco a recibirlo”.
Nadie lo esperaba
Verónica cuenta que al fallecer Miguel el perro desapareció, hasta un día que, al visitar el cementerio, lo encontraron al lado de la tumba. “Nunca nos hubiéramos imaginado que estaría acá en el cementerio. ¿Cómo puede ser?”, aún se sorprende Verónica.
Los familiares del dueño de Capitán dicen que nunca antes habían traído el perro al cementerio. Por eso es un misterio cómo Capitán llegó hasta allí, y cómo pudo encontrar la tumba de Miguel, en un panteón que tiene más de 3 mil nichos. “Quizás los animales ven lo que uno no ve… quizás él ve a mi esposo, no sé cómo explicarlo”, reflexiona la viuda.
Capitán ahora vive en el cementerio y los empleados le dan cariño y lo alimentan. “Ellos (los animales) no nos piden un BMW, no nos piden una fiesta de cumpleaños, no nos piden navidades grandiosas… solamente nos piden un poquito de comida, un poco de amor, y ellos entregan su alma”, agrega Baccega.
Siempre regresa
La familia Guzmán a veces se lo llevan a su casa, pero el perro siempre regresa al cementerio, y al caer el sol, fiel como siempre, se recuesta en la tumba de su dueño. “Yo creo que Capitán ya decidió morir acá, al lado de la tumba de Miguel. Él no se va más de acá, es parte de nuestra vida cotidiana, y nos enseña todos los días a ser un poco mejor”, asegura Baccega.
La historia de Capitán recuerda a la de Hachiko, el perro que permaneció durante años en una estación de una localidad japonesa esperando el regreso de su dueño y que inspiró una película de Hollywood.
©Univision.com
Commentarios