Inmigración fuera del debate Biden-Ryan

Univision.com* | Oct 12, 2012 | 7:23 AM

Ni una sola mención a los 11 millones de indocumentados y la reforma migratoria que Obama prometió en 2008

El futuro de los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos es incierto. Los candidatos a la vicepresidencia de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden (actual vicepresidente) y el republicano Paul Ryan (legislador por Wisconsin) debatieron la noche del jueves durante 90 minutos en Kentucky, pero no tocaron el tema.
Entra a Destino 2012.
Tampoco Latinoamérica. Agencias de prensa dijeron que se trató de dos grandes asuntos que fueron olvidados en el debate faltando menos de cuatro semanas para la elección presidencial del martes 6 de noviembre, la carrera más disputada en la historia del país. Ambos candidatos se encuentran en un empate técnico.
Se esperaba que tanto Biden como Ryan tocaran el tema para atraer al voto latino indeciso. Pero la seguridad nacional, la política exterior y la economía dominaron un debate intenso, duro, que contrastó con el primer duelo que celebraron los candidatos presidenciales Barack Obama y Mitt Romney la semana pasada en la Universidad de Denver, Colorado.
Aquel encuentro fue ganado por el republicano quien escalo en las encuestas y volvió a empatar la intención de voto, convirtiendo la elección en un cerrado duelo que se aclarará sin dudas el 6 de noviembre.
Biden se mostró más combativo que su compañero de fórmula, Obama, coinciden la mayoría de las cadenas de televisión que transmitieron el debate.
¿Qué le pareció el Debate Vicepresidencial? Participe en nuestra Encuesta y en el Foro Destino 2012.
Promesa rota
Durante la campaña presidencial 2008 Obama prometió que empujaría una reforma migratoria durante el primer año de su mandato, pero otros debates, entre ellos la crisis económica, las guerras en Irak y Afganistán y la reforma de salud postergaron el compromiso.
En 2010 los demócratas perdieron el control de la Cámara de Representantes y varios asientos en el Senado. Los republicanos endurecieron la postura sobre el tema migratorio y anunciaron que no respaldarían ninguna propuesta encaminada a legalizar a los indocumentados.
En 2011 y ante la ausencia de una reforma migratoria, el presidente Obama anunció un plan para revisar 300 mil deportaciones y dar prioridad a aquellos casos que representaran una amenaza seria para la seguridad nacional, pese a que en los años fiscales 2009, 2010 y 2011 su gobierno batiera récord de deportaciones con casi 400 mil por año.
Grupos que defienden los derechos de los inmigrantes sostienen que entre seis a siete por cada 10 deportados por el gobierno no representaban una amenaza seria para la seguridad del país.
En 2012 Obama anunció dos programas. El primero, que revisaría y modificaría la denominada Ley del castigo, para permitir que cónyuges indocumentados de ciudadanos estadounidenses pudieran legalizar sus permanencias sin tener la necesidad que pasar hasta 10 años fuera del territorio nacional para luego poder reingresar como residentes. La medida todavía no ha sido implementada.
El segundo, anunciado el 15 de junio e implementado el 15 de agosto, la Acción Diferida, permite que 1.7 millones de jóvenes indocumentados que ingresaron a Estados Unidos siendo niños y carecen de antecedentes criminales, se beneficien con un freno de sus deportaciones y gestionen una autorización de empleo ante el servicio de inmigración.
Las posturas de Romney
Durante la campaña presidencial 2012 Romney anunció en enero un plan de autodeportaciones para indocumentados y advirtió que vetaría el Dream Act si el Congreso lo aprobaba. También previno que rechazaría la Acción Diferida de Obama. Luego suavizó su discurso y mencionó que en caso de ser electo empujaría una versión regulada de Dream Act y que apoyaría la Acción Diferida para aquellos jóvenes que hubieran conseguido el beneficio.
De la reforma migratoria con una vía para los indocumentados sólo ha dicho que apoya la inmigración legal.
En un Encuentro con los Candidatos organizado y transmitido por Univision el 19 y 20 de septiembre desde la Universidad de Miami, Romney ratificó su postura migratoria y prometió que de ser electo no habría deportaciones masivas de indocumentados, pero no dijo qué haría con los 11 millones de sin papeles.
Obama, por su parte, reconoció que la falta de una reforma migratoria era uno de los mayores fracasos de su administración y se comprometió que, de ser reelecto para un segundo mandato trabajará para lograr un acuerdo bipartidista en el Congreso y lograr una ley que incluya una vía ordenada para que los millones de indocumentados salgan de las sombras y regularicen sus permanencias.
Biden y Rayan no hicieron ninguna mención sobre el tema anoche en el debate vicepresidencial celebrado en Kentucky.
Lamentan la ausencia
Para el congresista Xavier Becerra (demócrata por California), la ausencia del tema de la inmigración en el debate entre Biden y Ryan se debió a un "fallo de proceso" de la moderadora, Martha Raddatz, reportó la agencia EFE.
También "de los que organizan estos debates, que no saben que para muchos en el pueblo norteamericano -no dije el pueblo latino- es importante el tema de inmigración", explicó Becerra a Efe.
"Yo sé que el presidente Obama quisiera poder hablar de inmigración. No me sorprendería oír al presidente decir "por favor podemos tocar el asunto, porque sabe que hay un contraste muy grande con Romney", agregó.
Josefina Carbonell, responsable de campaña de los republicanos, aseguró a Efe que en materia migratoria Romney "va a buscar una solución que no es temporal", como la que hizo Obama con la llamada "acción diferida" para suspender la deportación de jóvenes indocumentados, "sino con un plan bipartidista que solucione el problema para siempre".
En los comicios presidenciales 2008, de poco más de 19 millones de latinos registrados para participar, 10.2 millones acudieron a las urnas y de ellos 6.7 millones votaron por Obama, permitiéndole convertirse en el 44 Presidente de Estados Unidos y el primer afroamericano en conquistar la Casa Blanca.
En 2012 unos 23.7 millones están inscritos para sufragar el martes 6 de noviembre y se espera que unos 12.2 millones voten. Al igual que en 2008, para los electores hispanos la reforma migratoria sigue siendo un factor que inclinará la balanza electoral.
Las encuestas señalan que a cuatro semanas de los comicios, el 70% de la intención de voto hispano favorece al presidente Obama.
©Univision.com*
Commentarios